27 | ENE | 2020
Por crisis, Universidad Autónoma de Oaxaca busca incremento del 45% en presupuesto 2020
Foto: Archivo

Por crisis, Universidad Autónoma de Oaxaca busca incremento del 45% en presupuesto 2020

22/10/2019
12:44
Juan Carlos Zavala
Oaxaca
-A +A
El déficit de la casa de estudios supera los 115 millones y requieren de al menos de 655 millones para un saneamiento real de sus finanzas

Oaxaca de Juárez.- La secretaria de finanzas de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), Verónica Jiménez Ochoa, adelantó que solicitarán a los diputados de la 64 Legislatura del Congreso del Estado que el presupuesto para la casa de estudios se incremente en términos reales en 45%.

Estos recursos permitirán abatir el déficit financiero y sanear de una manera real sus finanzas, según explicó durante una reunión sostenida con los diputados locales entre los que se encontraba la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Laura Estrada Mauro, y la presidenta de la Comisión Permanente de Educación, Juana Aguilar Espinoza.

Para el cierre del ejercicio fiscal de 2019, detalló, nuevamente la UABJO enfrentará una proyección negativa porque a la fecha arrastran pasivos o un déficit de 115 millones 394 mil 22 pesos; además, considerando el déficit de este año como los pasivos de años anteriores, se requieren 655 millones 703 mil 561 pesos para tener un saneamiento real de sus finanzas.

“Con este panorama, de manera institucional se ha trabajado ya una solicitud para una ampliación presupuestal para el ejercicio 2020, que nos permita un aumento real del 45% del subsidio público total, de manera que para el 2020, la universidad alcance el subsidio promedio por alumno, que es 58 mil 342.52 pesos que nos permitiría proporcionar una mejor calidad de educación”, dijo.

Actualmente la universidad atiende a 26 mil 873 estudiantes en sus diferentes campus ubicados en las regiones Valles Centrales, Costa, Mixteca e Istmo de Tehuantepec; su oferta educativa incluye 39 licenciaturas, cuatro carreras técnicas, dos instructorías, 36 maestrías, ocho doctorados, siete instituciones de educación media superior y el bachillerato especializado en Contaduría y Administración. Muchos de los programas académicos cuentan con reconocimiento y son acreditados por organismos externos.

La plantilla de trabajadores asciende a cuatro mil 660 empleados, entre administrativos y académicos, y cuenta con seis sindicatos.

Jiménez Ochoa detalló que la universidad recibe cada año una asignación presupuestal a través de la firma de un convenio de apoyo financiero tripartita. Este año, recibió asignación ordinaria presupuestal de mil 082 millones 938 mil 553 pesos, de los cuales el 89.45% es aportación federal y el 10.54% es estatal.

“Al recibir la institución recursos públicos estatales como federales, hemos sido sujetos a un gran número de auditorías. Dentro de ellas desde el ejercicio 2008 hasta 2018, se han recibido 39 auditorías a los recursos. Actualmente atendemos nueve auditorías de la cuenta pública 2018, entre ellas revisión la de la ASF, pero también de la Contraloría, y este año la del Órgano Superior de Fiscalización del Estado, cosa que no ocurría desde el año 2013.

“Debo aclarar que desde el 2008 hasta el 2017 que son auditorías cerradas. Nos auditaron un monto total de tres mil 839 millones 180 mil 442 pesos, de los cuales solamente fueron observados un porcentaje del 1.86%, que equivalen a 71 millones 333 mil 403 pesos, que fueron solventadas a tiempo. Cifras pueden ser corroboradas a través de portales de transparencia”, agregó.

La funcionaria universitaria mencionó que la UABJO se ha visto involucrada en una serie de gestiones para el cierre de ejercicios fiscales. En 2018 se iniciaron gestiones a nivel federal y se concretó para nueve universidades del país, un trabajo de revisión e integración de autodiagnóstico elaborado por la SEP y la ANUIEs, entre otros.

Lee también: Anuncian dos fondos para universidades públicas que estén en crisis

El resultado fue que la UABJO recibió el año pasado una asignación federal de 51 millones de pesos, que hacían falta para cubrir prestaciones de fin de año de trabajadores pero que no abatía de manera directa el déficit que tenía acumulado en nómina

En mayo de 2019, la Comisión Técnica de la universidad confirma datos respecto al déficit, así como la falta de correspondencia que existe entre subsidio público y matrícula.

Desde el 2010 al 2019, destacó, el incremento del subsidio sólo ha sido para cubrir el efecto inflacionario, no así la aportación estatal en donde podemos observar que en 2016 y 2017 el monto se mantuvo; es decir no fue reconocido el efecto inflacionario por la aportación estatal.

En las participaciones presupuestales a educación superior, particularmente a la UABJO, desde el 2016 a la fecha, la asignación de recursos ha ido a la baja: del 53.15% que era en 2016 para 2019 bajó a 51.68%.

Lo anterior, afirmó, contrasta con el crecimiento de la matrícula de 2013 al 2018, en nivel superior y nivel medio superior, además del aumento en los programas educativos que se ofertan. “No tenemos una correspondencia real como para que el subsidio vaya emparejado al crecimiento de la matrícula”, dijo.

Otro de los factores que ha contribuido a esta crisis, de acuerdo con Jiménez Ochoa, es la disminución de fondos extraordinarios como el Fondo de apoyo para el Saneamiento Financiero, que se dejó de percibir en 2017 y desde entonces no se ha asignado a la universidad.

Lo mismo ocurre con el acceso a los recursos del programa de Reconocimiento de Plantilla ya que en el 2016 fue el último año que se recibió y por lo tanto no se ha podido regularizar:

“Tenemos ocho preparatorias y bachillerato especializado, que generan gastos en servicios personales y de operación que no están considerados en convenio de apoyo y que representan un costo aproximado del 18.2% este 2019 y que así se han mantenido desde el 2013 a la fecha y no tienen cobertura presupuestal”.

Un factor más del déficit financiero es el personal o plantilla de trabajadores no reconocida por la SEP y que por tanto carece de un presupuesto para devengar sus salarios y prestaciones laborales; mientras que de la plantilla sí autorizada por la SEP se tiene que pagar las pensiones a jubilados y eso hace que la plantilla sea superior a la reconocida en convenio de apoyo financiero.

“El cuarto problema toral es falta de un sistema de pensiones y jubilaciones, es un problema porque con subsidio ordinario tenemos que cubrir las percepciones de jubilados, y estas ascienden ya al 32.1 por ciento de la plantilla total, totalmente por debajo del total de la plantilla de académicos, de 33 por ciento, es decir prácticamente ya estamos a la par”.

Finalmente, apuntó que otra causal el déficit que se registra en el pago de prestaciones no reconocidas por la SEP y que está ligadas y no ligadas al salario; es decir, como los compromisos de la UABJO que están contenidos en los contrato colectivos con cada uno de los seis sindicatos.

Lee también: Protestas de universidades no son un chantaje

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios