Crimen desplaza a 2 mil tzotziles

Hombres armados rescatan a tres detenidos por homicidio; fiscalía estatal no puede entrar a Chavajebal; Iglesia pide ayuda

Crimen desplaza a 2 mil tzotziles
La Iglesia católica sepultó un cuerpo sin que se le practicara la autopsia de l ey, y dijo que algunos desplazados se ubican en una parroquia. (CORTESÍA)
Estados 13/11/2018 04:16 María de Jesús Peters - Corresponsal Actualizada 13:47

Read in English

[email protected]

El Bosque.— Al menos un muerto y más de 2 mil indígenas tzotziles desplazados de Chavajebal es el saldo del ataque perpetrado por un grupo armado, que rescató a tres de sus compañeros detenidos por el presunto asesinato de dos personas de esta comunidad, incluido el comisario ejidal.

En un comunicado, el coordinador de la Pastoral Social en Chiapas, Marcelo Pérez Pérez, explicó: “El fin de semana pasado llegamos a la comunidad junto con el párroco Helder López Velázquez, donde se presentó un ataque armado el miércoles anterior y encontraron un cuerpo sin cabeza y sin un brazo, el cual fue comido por animales”.

Ante la ausencia de la Fiscalía Especializada de Chiapas para el levantamiento del cadáver, la Iglesia lo llevó a cabo con el consentimiento de las autoridades, quienes localizaron a adultos mayores —uno de ellos de 110 años—, que se encontraban enfermos y sin alimento desde días atrás.

Escala conflicto. De acuerdo con pobladores de esa comunidad —ubicada a 75 kilómetros de San Cristóbal de las Casas— el conflicto inició en octubre, cuando una persona identificada como Vicente “N” hizo comentarios en una asamblea del pueblo sobre la desarticulación de una organización social, lo que molestó a los pobladores, quienes acordaron que como castigo pasaría un día en la cárcel. El comisariado ejidal, Miguel Pérez Hernández, avisó a Vicente de la condena, la que aceptó, pero pidió tiempo para hacer actividades de su trabajo como enfermero del Centro de Salud.

Tras entregarse y pasar dos horas en la cárcel, aproximadamente 30 personas armadas con piedras y garrotes, encabezadas por un maestro identificado como Raymundo “N”, rescataron al detenido.
desplazados.jpg

El pasado 24 de octubre, Miguel Pérez Hernández y Manuel Ruiz Jiménez, comisariado y agente rural, respectivamente, así como Andrés Méndez Hernández y Carmelino de Jesús Ruiz Álvarez, fueron emboscados cuando regresaban de Tuxtla Gutiérrez, donde habían acudido a la Secretaría de Educación para entregar un documento en el que se solicitaba el retiro de la escuela donde daba clases Raymundo.

En la emboscada perdieron la vida el comisariado ejidal Miguel Pérez y Carmelino de Jesús, y resultaron heridos Manuel Ruiz y Andrés Méndez.

Tras identificar a los presuntos autores materiales del atentado, pobladores detuvieron el pasado miércoles a tres supuestos implicados, quienes fueron encerrados en la cárcel de la comunidad.

Por la tarde, un grupo de hombres armados y embozados bloqueó la carretera para impedir que fueran sacados de la comunidad tzotzil y horas después ingresaron al poblado para rescatar a sus compañeros.

Hasta el momento, la fiscalía estatal no ha ingresado al lugar; únicamente la Iglesia católica realizó el levantamiento del cuerpo, que fue sepultado sin que se les practicara la autopsia de ley.

El párroco López Velázquez informó que en esa localidad hay cerca de mil 500 indígenas desplazados que se ubican en la parroquia con sus familiares; unos “400 en la comunidad Tierra Caliente y otros dispersos en  comunidades de Chenalhó, Chalchihuitán, Simojovel y San Cristóbal”.

En tanto, la Iglesia católica pidió ayuda para la donación de alimento para los desplazados. Desde el 24 de octubre, se han registrado tres muertos en el municipio.

Comentarios