Giovanni López, un asesinato y muchas dudas

El homicidio de Giovanni López, en el Área Metropolitana de Guadalajara, es considerado una ejecución extrajudicial; como el suyo hay muchos más casos de abuso policial en el país

Giovanni_López
En Jalisco la muerte de Giovanni desató reclamos y protestas. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
Estados 14/06/2020 00:49 Raúl Torres / Corresponsal Actualizada 04:43

Alejandro Giovanni López Ramírez, de 30 años, de oficio albañil, murió el 5 de mayo a causa de los golpes que le dieron policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, en el Área Metropolitana de Guadalajara; aunque su homicidio es considerado una ejecución extrajudicial por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) y hay 3 agentes bajo proceso, aún hay muchas dudas sobre lo que realmente ocurrió.

La noche del 4 de mayo Giovanni fue arrestado afuera de su casa por los policías de la patrulla M-39 y aunque las autoridades estatales han intentado negar por todas las vías que la detención se debió a que no portaba cubrebocas –como lo denunció su familia– esto sigue sin esclarecerse: el Informe Policial Homologado sólo habla de una falta administrativa.

“El detenido los agredió a golpes y verbalmente (a los policías), puso resistencia a la detención y forcejeó con él porque intentó desarmarlo, por tal razón, utilizó la fuerza para evitar que le quitara la pistola”, señala el documento sin explicar la causa del arresto; la saña de los agentes fue tal que le causaron “contusiones localizadas en ojo derecho y ojo izquierdo, pómulo izquierdo; tórax anterior parrilla costal lado derecho; epigastrio, mesogastrio, múltiples contusiones”, según el informe especial realizado por la CEDHJ.

También lee: Policías entregaron esposado a Diego y apareció muerto a golpes

Antes de ingresar a la cárcel municipal, poco después de las 22 horas, Giovanni ya se encontraba en mal estado de salud y según el parte médico elaborado de forma irregular media hora antes de ser presentado ante un juez municipal, los golpes ameritaban tomas de radiografías y tomografías para determinar su gravedad; aunque el parte habla de consumo de drogas y alcohol, esto no fue corroborado y al respecto hay inconsistencias en las declaraciones de los policías que intervinieron.

El joven fue encerrado en una celda y los estudios solicitados nunca se hicieron; por la madrugada se sintió mal y lo trasladaron a los Servicios Médicos Municipales, donde permaneció tres horas hasta que se ordenó su traslado a un hospital privado del municipio de Chapala.

También lee: Un tiro de la policía esfumó el sueño de ser futbolista de Alexander  

La ambulancia que lo trasladó llegó a las 10 horas del 5 de mayo al hospital, lo acompañaban dos paramédicos, dos policías y un especialista; ahí se pidió practicarle una tomografía de cráneo y según declaraciones de personal del hospital, Giovanni se encontraba muy agitado, tratando de bajarse de la camilla, moviendo pies y manos.

Cuando llegó el turno para pasarlo a la máquina en que se haría el estudio, el especialista dijo que éste no se realizaría y se retiraron sin indicar motivo alguno; a las 12 horas de ese día el Ministerio Púbico recibió la notificación de que Giovanni había muerto en los Servicios Médicos Municipales de Ixtlahuacán.

También lee: "Mi hijo no falleció de un paro cardiaco”, ven violencia policial

En el fraccionamiento Los Olivos, donde Giovanni vivía, los vecinos lo recuerdan como un joven tranquilo que compartía la casa con su tía y su hermano; hoy su hogar está vacío, pues sus familiares también se fueron tras denunciar públicamente lo ocurrido y acusar al alcalde, Eduardo Cervantes Aguilar, de tratar de acallarlos, primero con 200 mil pesos, después con amenazas.

Comentarios