Suscríbete

Acusa gobierno de Vila Dosal faltante de mil 900 mdp

La administración de Rolando Zapata gastó de más y el ISSTEY está en riesgo de quiebra, indica

En la entidad se encontró un “desorden administrativo y financiero”, señala la nueva administración, que encabeza el panista Mauricio Vila Dosal. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Estados 12/11/2018 03:26 Yazmín Rodríguez / Corresponsal Actualizada 03:38

Mérida.— A 40 días de haber tomado posesión, el gobierno del panista Mauricio Vila Dosal se quejó públicamente de que las cuentas que le entregó la administración anterior, encabezada por el priísta Rolando Zapata Bello, no son correctas, puesto que hay un faltante de mil 900 millones de pesos que, asegura, gastó de más el gobierno pasado.

La nueva titular de la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF), Olga Rosas Moya, junto con el Consejo Ciudadano de Presupuesto —creado por la nueva administración y en la que se incluyen empresarios— destacó que hay un faltante de mil 900 millones de pesos y que en el caso del ISSTEY, dependencia encargada de cobrar cuotas a los trabajadores estatales, “está en riesgo de quiebra y de no poder pagar pensiones en dos años”.

“Todo esto es debido a que se ejercieron recursos en forma anticipada y dejaron a la nueva administración en una situación muy complicada”, apuntó la funcionaria panista.

El gobierno actual asegura que, según documental probatorio en sus manos, la administración de Zapata Bello obtuvo en forma anticipada lo correspondiente al ejercicio de los tres últimos meses del año.

Rosas Moya explicó que de acuerdo a la Ley de Ingresos 2018, para el período enero-septiembre se autorizaron recursos de libre disposición por 13 mil 812 millones de pesos, pero se recibieron 17 mil 234 millones, es decir, un monto adicional de 3 mil 421 millones de pesos, 30% más de lo estimado. Mientras que para el cuarto trimestre de este mismo año se estiman casi 2 mil millones de pesos menos.

De acuerdo con la nueva administración —que tomó posesión el pasado 1 de octubre—, se encontró un “desorden administrativo y financiero”, así como cuentas por pagar y riesgos sobre el presupuesto para el cierre de del año en curso. En ese sentido sostuvo que están revisando toda la documentación y vertientes sobre lo que recibieron. De inmediato, el ex titular de la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) de la administración tricolor, Alfredo Dájer Abimerhi, defendió los números del gobierno saliente.

Señaló que entregaron “números negros y que no se vale mentir, cuando tienen los expedientes y la documentación que sustentan el uso de los dineros públicos”.

Dájer Abimerhi afirmó que dejaron 4 mil 148 millones de pesos de libre disposición y que había proyectado durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, 4 mil 151 millones de pesos de ingresos.

Sobre el caso del ISSTEY, el ex funcionario no respondió en qué condiciones dejó esa institución la ex directora Gabriela Cáceres Vergara.

Comentarios