Christian Chávez se libera entre las flores

Con su personaje en "La casa de las flores", Chávez retrata el movimiento drag en los 70

Christian Chávez se libera entre las flores
El actor interpreta al mejor amigo de Virginia de la Mora en su juventud. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
Espectáculos 07/04/2020 00:16 Sughey Baños Actualizada 01:30

Si había algo a lo que Christian Chávez se había negado hacer en otros proyectos, era a vestirse de mujer para un personaje, pero el papel que Manolo Caro le ofreció en la tercera temporada de La casa de las flores, que se estrena el 23 de abril, lo hizo reconsiderarlo.

“La verdad es que los personajes que quiero hacer últimamente son personajes que digan algo, que tengan un mensaje, que sean complicados de interpretar para mí como actor. No había querido tomar papeles gays porque no por serlo iba a hacer uno, pero en el proceso me di cuenta que las personas homosexuales son distintas unas de las otras, así como lo son los heterosexuales, y descubrir a un ser que tiene su feminidad a flor de piel y entregarme a eso, fue todo un reto”.

Christian explica que tenía tiempo que quería trabajar con Manolo Caro, pero no se le había presentado la oportunidad, hasta que llegó a sus manos el personaje de Patricio Aguirre, el mejor amigo de Virginia de la Mora en su juventud.

“Él viene a cerrar muchas ideas que se quedaron en el tintero y que de pronto la gente no entendía. Para mí es el personaje más difícil que he interpretado en mi vida, es un papel que habla de ser uno mismo, de la libertad y del costo que hay que pagar por ella. Pato pasa por muchas etapas y en los 70 es otra forma de pensar, pero te das cuenta que muchas cosas no han cambiado en México y el mundo”.

Entre esas etapas se encuentra su gusto por el arte drag, lo que le lleva a travestirse. El también cantante explica que a pesar de que lleva muchos años declarado abiertamente gay, jamás había tenido un acercamiento al mundo drag queen.

“Creo que hasta cierto punto me identifiqué como persona, en lo que te puede costar vivir en libertad y tomarla en tus manos, ya sea en la parte social y emocional. Yo nunca me había vestido como mujer para un proyecto y que además fuera drag en un momento, entonces para mí ese proceso fue muy interesante, descubrí que la gente que a veces critica lo hace por ignorancia, me dejó una gran enseñanza”.

Pero Christian aclara que no esperen ver su caracterización tan elaborada como los son los drags ahora, porque en los 70 era un movimiento que apenas se estaba gestando.

“Es una forma maravillosa de poder mostrarle a la gente cómo ha evolucionado este movimiento”.

El exRBD declara que aunque si bien en la serie hay escenas de sexo muy fuerte, no le dieron tantos nervios y miedo como salir vestido de mujer, a tal grado que en una escena donde tenía que bajar una escalera usando unas plataformas, terminó rodando 10 escalones; piensa que tal vez sus pies planos, sus juanetes y su estrés lo traicionaron.

“No me arrepiento de haber escogido este personaje, siento que lo necesitaba como ser humano al que le hacía falta encontrar eso, pero también creo que es un mensaje muy especial hacia la gente”.

Comentarios