Suscríbete

Brilla a Manhattan con los Tony

La entrega número 73 a lo mejor del teatro fue emocionante y divertida

Juan Torres en los Premios Tony
Juan Torres en los Premios Tony. Foto: Cortesía
Espectáculos 11/06/2019 00:10 Nueva York Juan Torres Actualizada 09:04

El pasado domingo se llevó a cabo la entrega número 73 de los Premios Tony a lo mejor del teatro en Broadway. Esta ceremonia esperada siempre por quienes forman parte de la industria teatral más importante del mundo y por los amantes y fans del teatro no sólo de Nueva York sino de cualquier latitud, fue una de las más emocionantes y divertidas de las que he tenido oportunidad de asistir.

Bajo la conducción de James Corden, conocido por su talk show “Late Late Show”, quien hizo gala de sus tablas como actor y cantante, hizo que la entrega fuera hilarante, dinámica y muy entrañable esta edición.

La fiesta comenzó desde la alfombra roja que en esta ocasión por primera vez incluyó como detalle en su press wall y como mensaje al mundo una bandera de arcoíris hecha con flores haciendo alusión al mes del Pride y al activismo constante de la comunidad en Broadway en temas de inclusión y lucha contra el VIH, entre otros. 

Favorecida la noche con un clima estupendo inició el arribo de los nominados, figuras del teatro en Broadway, estrellas de cine que también han hecho teatro en otras temporadas y son invitadas a conducir algún segmento como Lucy Liu (“God of Carnage”) y personalidades latinas que son parte de este gremio también como Thalia, quien hizo su debut como productora de teatro la temporada pasada (“Summer: The Donna Summer Musical”).

Llena de discursos emotivos, premios por trayectoria, discursos de inclusión, de género y de “El sueño americano” de los migrantes, fueron los que hicieron que el recinto ocupado en su máxima capacidad, se pusiera de pie espontánea y auténticamente cada que un galardonado movía y conmovía con sus palabras.

Desde Terrence McNally, gran dramaturgo americano a quien tengo el gusto de conocer y tenerle afecto por ser el creador de la adaptación a musical de mi pasada producción “El Beso de la Mujer Araña”, que conmovió con su discurso al recibir el premio Tony por trayectoria y mencionar que era un premio “al amor, valor y compasión del teatro” hasta Bryan Cranston protagonista de la serie “Braking Bad” quien recibió el Tony al mejor actor por la obra “Network” quien dijo haciendo alusión a su texto y al contexto histórico de los Estados Unidos con el Presidente Trump que “los medios de comunicación no son el enemigo. La demagogia es el enemigo del pueblo”.

Así vimos entre números musicales de las obras que están en cartelera, divertidas rutinas de Karaoke en comerciales, que no se pudieron apreciar en la transmisión en vivo con James Corden y famosos invitados cómo Ben Platt (“Dear Even Hansen”) interpretando el clásico de Annie “Tomorrow” y el controvertido Billy Porter con el número emblemático de la obra “Gypsy” protagonizada en México por Silvia Pinal “Everything’s Coming Up Roses” poniendo a cantar y arrancando la ovación más fuerte de la noche, y esto ocurrió en el corte comercial.

La ganadora de la noche “Hadestown” basada en el mito de “Orfeo y Eurídice”, pasando por muchos montajes antes de llegar a Broadway, un camino largo pero bien recorrido que con mucho jazz, grandes intérpretes y una de mis directoras favoritas Rachel Chavkin (directora también de “The Great Comet of 1812”) obtuvo 8 premios de catorce nominaciones. Si van a NYC no deben perderse este musical, que como dijo su productora: “significa que en tiempos oscuros, el cambio es posible, y la primavera volverá”. Les garantizo que saldrán cantando y les llegará esta historia hasta lo más profundo de su ser.

Finalmente, para compartir mi experiencia, la ceremonia comienza una hora antes entregando algunos premios que en la transmisión en vivo pasan en las cortinillas. Siempre veremos en los premios finales, mejor obra y mejor musical, subir a muchas personas a recibir su premio. Por qué? Porque un grupo grande de personas, productores, productores asociados, son los que hacen posible trabajos de este nivel y de estos presupuesto en las producciones locales. Broadway es una verdadera industrial teatral muy lejana a nuestra realidad en México.

Siempre exhortaré en estos espacios a varias cosas: 

1. Al espectador a asistir al teatro en México, las obras necesitan de su presencia y apoyo para la cada vez más difícil labor de producir teatro en nuestro país.

2. No compren mundos ajenos y diferentes, Broadway no pertenece a nuestra realidad en todos los sentidos, sigamos siendo parte de ambos mundo en presencia y a distancia pero no comparemos contextos diferentes. Cada quien tiene su propia realidad.

3. Los Premios Tony son únicos e irrepetibles, jamás podrán compararse con cualquiera del mundo, los más cercanos son los Olivier del West End en Londres y aún así son diferentes. Nuestras premiaciones tienen su propia naturaleza por pertenecer a mundos diferentes.

Estás líneas las comparte un espectador que ama el teatro, que es productor y que sigue soñando como la gran mayoría de los ganadores, recordando por último las palabras de la ganadora a mejor actriz de musical, Stephanie J. Block por “The Cher Show” quien después de protagonizar varios musicales recibe su primer Tony a los 47 años: “no se trata de ganar, se trata de presentarse, hacer lo mejor posible, amar a todas las personas y encontrar alegría” y recordarle a esa niña de 13 que soñaba con este momento que todo es posable.

Después de 11 ceremonias me despido de ustedes y nos leemos en la próxima.

al
 

Comentarios