La infancia de Cuarón conquista NY

El director mexicano presentó el filme ROMA , en el que recrea la Ciudad de México de su infancia
Yalitza Aparicio, Marina de Tavira y Alfonso Cuarón explicaron que ROMA es un filme sobre amor y dolor en la familia. NYFF
Yalitza Aparicio, Marina de Tavira y Alfonso Cuarón explicaron que ROMA es un filme sobre amor y dolor en la familia. NYFF
06/10/2018
00:47
Alejandra Musi / Enviada
-A +A

[email protected]

Nueva York.— Tras ganar el León de Oro en Venecia, ROMA era la cinta más esperada del 56 Festival de Cine de Nueva York. En su pase a la prensa y crítica neoyorquina, el filme no defraudó pese a jugar en contra con la altas expectativas que ya se habían creado en torno a ella.

Una larga fila confirmaba que los periodistas de la ciudad de los rascacielos habían hecho un hueco en sus agendas para acudir a la película, a la cual muchos nombraron como la candidata a los Oscar.

“La gran sutileza, las capas con las que se desenvuelve, la narrativa del contexto, de una época y de un México lleno de texturas que nunca había visto y no sabía que existía... fue absolutamente hermoso”, dijo a EL UNIVERSAL el crítico Hubert Vigilla, colaborador de varias revistas especializadas de cine.

A la proyección del filme siguió una conferencia de prensa a la que acudieron Alfonso Cuarón y sus actrices Yalitza Aparicio y Marina de Tavira.

Cuarón contó cómo el primer impulso que tuvo para hacer ROMA fue desde que filmó Children of men. “Pero en ese entonces no me sentía con la seguridad para realizarla. Y creo que esta película es acerca de saber soltarse, de no tener redes de seguridad.

“Por otro lado fue un proceso de acercamiento hacia situaciones de mi propia vida e infancia y es una cinta muy cercana a mí”, explicó el director, quien también escribió y fotografió el filme.

“ROMA es una película que puedo pensar después de actuarla porque al filmarla estaba completamente volcada en la experiencia y no en la racionalización pero cuando la vi todo empezó a conectar conmigo como un modelo de mi infancia perdida, de un padre que también se fue, todo empezó a tomar forma y a conmoverme mucho”, contó Marina de Tavira para quien interpretar el papel de Sofía le hizo tener que olvidar todo lo que había aprendido respecto a la actuación.

“Por lo general tienes un guión y vas desarrollando al personaje acorde a lo que le va a suceder pero aquí no teníamos nada.

“Alfonso tenía el guión completo pero nosotros no, así que íbamos rodando día a día y reaccionando según lo que nos ocurría. Nos iba dando trozos de información a cada actor y no sabíamos lo que le había dicho al otro, así que la magia de pronto empezaba a aparecer. Era como la vida, en donde las cosas te sorprenden y no sabes cómo vas a reaccionar hasta que suceden”, contó la actriz, a lo que Cuarón aclaró que la película se rodó de forma cronológica lo que permitió ir viviendo las situaciones a los personajes.

Para Yalitza Aparicio, que interpreta a Cleo, la nana de la familia, su experiencia fue completamente diferente a la de Marina.

“Fue la primera vez que hacía una película, una nueva experiencia, pero una vez que estábamos en la filmación me olvidé de que era una película y la fui viviendo como si fuera mi vida”, aseguró la actriz, que junto con Marina vio por primera vez la cinta terminada en el Festival de Cine de Venecia.

“Me pareció impresionante ver lo que Alfonso había logrado porque durante la filmación muchos me decían que había escenas que no iban a quedar y otras cosas que sí se iban a incluir y todo fue cierto”.

Para hacer ROMA, Cuarón recuperó muchos espacios del México de los años 70. Según contó, fue un largo proceso.

“Desde lograr recrear todos esos lugares hasta conseguir a los actores que fueran iguales a las personas que rodeaban nuestra vida en ese entonces, que tuvieran las mismas posturas, costumbres, vestuario; quería ver si al recrearlo todo, algunas partes de mi memoria también se activaban. El sonido fue otro elemento importante porque creo que cada sociedad tiene su ritmo musical, es algo que está en nuestro alrededor. Y quise contar esta historia desde un punto de vista muy objetivo porque quería que la audiencia fuera parte del momento”.

Para el cineasta, lo más gracioso es que su idea era hacer un filme acerca de la nana Cleo y la familia iba a ser parte de su contexto. “Pero luego pasaron otras cosas que fueron dándole peso a otros personajes del filme como el de Sofía que se convierte en el jefe de la familia y sí, que conecta también con mi vida porque mi padre también se marchó de la casa. Por si fuera poco, también el padre del bebé de la Cleo de la vida real (Libo) en la que está inspirada la historia, los abandonó. Pero espero que la película no quiera hacer juicios sino que conecte con las experiencias individuales que las personas obtienen de la cinta. Es como la vida, que es un gran mural en dónde escogemos nuestras experiencias y a través de ellas es cómo vemos nuestro alrededor”.

En ROMA la naturaleza tiene mucha importancia, de lo cual el cineasta dijo: “Empieza con una imagen en el suelo reflejando el cielo, eventualmente avanza hasta un punto en el que todos se sumergen en el agua y termina mirando directamente hacia el cielo por primera vez. Parte de ello es porque la vida es algo que te confronta, nuestras experiencias individuales son algo que no podemos controlar, pero nuestras relaciones y afectos sí podemos controlar y fluir con ellas. Al final la vida no es otra cosa que una experiencia compartida de soledades”, finalizó el director.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS