23 | FEB | 2019
Maribel Robles, esposa de Rogelio Guerra, posa con su hijo Carlo. (Foto: Archivo / EL UNIVERSAL)

La esposa de Rogelio Guerra reaparece pero no habla

30/09/2017
00:00
Alfombra Roja
-A +A
Alfombra Roja

La esposa de Rogelio Guerra reaparece pero no habla.
Luego de la polémica por la salud y cuidados de su marido, Maribel Robles reapareció en público en una obra de teatro pero lo hizo de incógnita y sin hablar sobre el actual estado de Rogelio Guerra. Robles y Maty Huitron (presidenta de La Casa del Actor), se acusaron mutuamente de descuidar e incluso maltratar al actor, quien padece parálisis luego de haber sufrido un derrame cerebral. El pleito terminó con Robles sacando de La Casa del Actor a Rogelio Guerra para hacerse cargo de él. Eso fue hace tres meses y desde entonces poco se sabe del histrión.
 

Lunario sí, Auditorio aún no.

Las actividades en el Auditorio Nacional todavía no se reanudan pero el Lunario (su foro alterno, ubicado en uno de los costados) poco a poco vuelve a la normalidad luego del terremoto del 19 de septiembre. Carlos Macías, nos cuentan, es uno de los primeros que ha decidido reanimar las noches de la ciudad con su concierto, originalmente para el 22 de septiembre y que ahora se realizará el 4 de octubre.

 

Horacio Villalobos graba de madrugada.

A propósito de recuperar la vida cotidiana después del terremoto, resulta que Horacio Villalobos tiene una anécdota. El día del temblor, él y su equipo estaban programados para grabar su show de televisión Farándula 40. Pero obviamente los estudios fueron ocupados para hacer las noticiarios, enlaces y cobertura de la tragedia, por lo que Villalobos terminó grabando en la madrugada, por lo que espera que la próxima semana vuelvan a su horario habitual.

Tres familias con mucha hambre.

“¡Ánimo! que somos de los pocos que hacemos lo que nos gusta”, gritó el director de la serie Tres familias durante una de las locaciones en Azteca. El grito se hizo necesario porque los actores llevaban varias horas trabajando y retrasando la hora de la comida. Así que, aunque todos mostraron su mejor actitud, cuando por fin se dio el corte a comer se escuchó el suspiro de alivio porque por fin probarían bocado. Ingrid Martz, una de las más hambrientas, contó que la grabación empezó a las siete de la mañana y el corte se dio hasta las tres de la tarde. Esto demuestra que por más amor que se le tenga a la profesión, el hambre es el hambre.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios