¿Urgencia por gastar?

Editorial EL UNIVERSAL

El presupuesto para 2016 asciende a 4.7 billones de pesos, un número difícil de imaginar. Pero, por poner un ejemplo, si esa cifra se repartiera entre los 120 millones de habitantes del país, a cada uno le tocaría poco más de 39 mil pesos; una familia de cinco integrantes recibiría casi 200 mil pesos. De ese tamaño son los recursos de los que disponen todas las dependencias y organismos del Estado mexicano.

Debido a que este 2016 el gobierno federal “se va a apretar el cinturón”, el gasto es prácticamente similar al de 2015. La situación de incertidumbre por la volatilidad que se dio en los mercados financieros internacionales el año pasado llevó a la Secretaría de Hacienda a realizar varios recortes y adoptar el compromiso de austeridad y de ejercer los recursos de manera oportuna y con total transparencia.

Sin embargo, en el Instituto Nacional Electoral la austeridad no parece ser prioritaria. El presupuesto solicitado para 2016 se le asignó sin hacerle el menor ajuste, por lo que cuenta con recursos para comenzar la construcción de nuevas instalaciones, cuyo costo se ha estimado en mil 100 millones de pesos. EL UNIVERSAL ha dado cuenta de los planes, los cuales en principio proyectaban edificar dos torres de 14 pisos cada una, pero el documento más reciente establece ahora dos torres de 17 niveles, una “plaza de la democracia”, pórtico y plaza central; además de una macrosala y un deportivo.

El INE ha argumentado que con ello se generarán ahorros al no tener que erogar en rentas para alojar organismos desconcentrados, y que al informar sobre el proyecto envían el mensaje de que no hay pretensión de ocultar algo. Han sostenido, además, que no se trata de un “gasto”, sino de “inversión pública”.

EL UNIVERSAL da a conocer hoy que el INE gastará durante cuatro años 935 millones de pesos por concepto del arrendamiento de mil 096 vehículos, a pesar de que la Contraloría interna recomendó la compra de los automotores, pues significaba hasta 53% de ahorro.

Para su nueva sede requiere mil 100 millones de pesos y ahora sabemos que eroga 935 millones en arrendamiento de vehículos. Más de dos mil millones de pesos previstos para autos y edificio nuevos, situación que poco se relaciona con la idea de “apretarse el cinturón”, que se aplica a casi el conjunto de la población.

Organismos como el INE deben ser los primeros en hacer un correcto uso de los recursos. En momentos en que el crecimiento económico no es el óptimo y en el que los ingresos por ventas de petróleo han caído, el despilfarro del INE o de cualquier otra entidad pública es un argumento más para que el sentimiento de desconfianza hacia instancias de autoridad permanezca o aumente, en lugar de desaparecer.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios