La Constitución que queremos

César Cravioto

Pugnaremos por la participación ciudadana directa y rendición de cuentas. Debemos romper con el comportamiento político, que posibilita que el gobierno se conduzca con opacidad

Para Morena, la Constitución de la Ciudad de México debe tener como eje a la ciudadanía, y darle a ésta las herramientas legales para el ejercicio del poder. Para que se respeten los derechos adquiridos mediante largos años de combate en busca de condiciones dignas de vida.

Los capitalinos que bailan, juegan y sueñan en sus calles, colonias, barrios y pueblos deben tener derecho, y la nueva Constitución debe garantizársela, a la felicidad.

Por una reforma política de la Ciudad de México, la sociedad civil libró una larga y añeja batalla. Pero la que se nos pretende imponer no satisface, ni de manera remota, las expectativas de sus habitantes. En efecto, en la propuesta aprobada por los partidos políticos —con el rechazo de Morena, por supuesto— y la cúpula del poder, se establece que no seremos el estado 32, y las delegaciones no se convertirán en municipios (célula básica de la de la conformación política de una nación), sino en alcaldías, un concepto acorde con el derecho anglosajón.

En una democracia sus representantes deben ser electos mediante el voto popular, pero, cabe subrayarlo, en la integración del Constituyente propuesta por la cúpula política, de cien diputados que deberán conformarlo, sólo 60 serán electos en las urnas, mientras los 40 restantes serán designados por los respectivos dedazos de Enrique Peña Nieto (seis), Miguel Ángel Mancera (seis) y las cámaras de Diputados y de Senadores (14 cada una).

Morena pugnará, con el apoyo de los ciudadanos, por cambiar esta antidemocrática y arbitraria repartición de cargos populares, que hace caso omiso de la voluntad popular.

La Constitución que quiere Morena responde a los postulados de nuestro partido. Organizados, de la mano de los ciudadanos, habremos de conseguir que los capitalinos decidan el rumbo de la Ciudad, para que ellos determinen el destino de los ingresos y del gasto, y a quiénes nombran como sus representantes. Porque con la reforma política propuesta peligran estos derechos.

Pugnaremos por la participación ciudadana directa, es decir por el empoderamiento ciudadano, la transparencia y rendición de cuentas. Debemos romper con el lamentable, inmoral e ilegal comportamiento político, que posibilita que el gobierno se conduzca con opacidad y los delegados actúen como virreyes que, a su antojo, manejan los recursos públicos.

Morena propugna por una Constitución que no limite la facultad de decisión ciudadana. Por tanto, buscaremos incorporar al texto constitucional propuestas acordes con la época en materia de derechos humanos, colectivos y garantías individuales. Buscaremos establecer con claridad las atribuciones de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y de los órganos autónomos de gobierno.

Respetaremos y habremos de reforzar los derechos sociales, e incidir en la creación de un orden urbano eficiente y respetuoso de la dignidad humana para establecer una ciudad sustentable con servicios públicos de calidad, en donde el servicio del agua sea un derecho, no una dádiva, y podamos transitar por calles limpias, iluminadas y sin baches. En la cual el transporte público sea eficiente y seguro, los peatones y ciclistas transiten sin temor. Y toda la población tenga acceso gratis a internet.

Para Morena, educación y empleo deben ser los ejes rectores de la Constitución. Y referéndum, plebiscito, revocación de mandato y consulta popular, instrumentos inalienables del poder directo del ciudadano.

Propondremos, asimismo, que honestidad, transparencia y combate a la corrupción sean sustanciales en la conformación del bagaje legislativo de la Constitución. E impulsaremos un modelo honesto de seguridad pública y procuración de justicia acorde con el respeto a las garantías individuales y los derechos humanos.

Plantearemos que se garantice el fortalecimiento de las finanzas públicas de la Ciudad, que la política tributaria sea justa, y estableceremos criterios para una distribución equitativa e imparcial de ingresos y gastos.

La redacción de la Constitución debe garantizar la inclusión de los ciudadanos, y decretar con diáfana claridad los derechos y obligaciones de gobernantes y gobernados.

Para lograr el cumplimiento de nuestras propuestas, Morena debe vencer en las elecciones del 5 de junio y llevar al Constituyente el mayor número posible de diputados.

Coordinador de los diputados de Morena en la ALDF

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios