22 | ENE | 2020
Como de costumbre, “maleantes climáticos” en la reunión COP24 de Polonia
Vapor is released into the sky at a refinery in Wilmington, California - Photo: Bret Hartman/REUTERS

Como de costumbre, “maleantes climáticos” en la reunión COP24 de Polonia

14/12/2018
13:23
Gabriel Moyssen
Ciudad de México
-A +A
Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudita y Kuwait, bloquearon la adopción del reporte crucial del IPCC que pide acciones urgentes para impedir que el calentamiento global rebase 1.5 grados

Read in English

Katowice, capital del distrito carbonífero silesiano en Polonia, fue sede de la Conferencia de las Partes (COP24), donde cuatro grandes productores de petróleo, Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudita y Kuwait, bloquearon la adopción del reporte crucial del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) que pide acciones urgentes en los próximos doce años, para impedir que el calentamiento global rebase 1.5 grados y se eviten los peores efectos del fenómeno.

El reporte, encargado hace tres años por la emblemática cumbre COP21 de Naciones Unidas en París y difundido en Corea del Sur en octubre, advirtió que el planeta se encamina hacia un aumento de la temperatura de 3 grados, más que de 1.5 grados.

Mantener el objetivo menor requeriría “cambios rápidos, de largo alcance y sin precedente en todos los aspectos de la sociedad”, subraya el estudio.

Si el calentamiento global fuera a mantenerse en 1.5 grados este siglo, las emisiones de dióxido de carbono deberían reducirse en 45% para 2030, afirmó.

Sin embargo, las naciones mencionadas bloquearon el respaldo total del documento el fin de semana pasado.

Sus delegaciones en Katowice, congregadas en el “Spodek”, estadio para deportes y conciertos en forma de platillo volador construido sobre una antigua mina, objetaron que la conferencia “diera la bienvenida” al reporte.

En su lugar, buscaron apoyar una frase mucho más tibia, que la conferencia “tomaría nota” del reporte, que establece la necesidad de fijar metas más ambiciosas en la disminución de los combustibles fósiles.

Pese a los esfuerzos desesperados de los negociadores de la Unión Europea, los pequeños estados insulares, países en desarrollo, científicos y organismos no gubernamentales, el encuentro, programado para terminar hoy, no pudo acordar un texto.

Sin consenso debe descartarse la aprobación de un documento, según las reglas de la ONU.

Muchos expresaron su frustración por el desenlace, al criticar a los “maleantes climáticos” y los “gobiernos y empresas aliados del combustible fósil”.

Michael Mann, destacado científico estadounidense, calificó al grupo de productores de petróleo como “eje del mal” en un tuit.

“El triunvirato de los combustibles fósiles de Trump, Putin y Arabia Saudita se coludió para vender el futuro del planeta por ganancias a corto plazo”, escribió.

De su lado, Pawel Szypulski, vocero de Greenpeace en Polonia, recalcó que “esta COP no puede ser calificada como un éxito sin que responda a los últimos datos científicos con un enérgico llamado a la acción. La presidencia de la COP24 necesita elevar urgentemente sus ambiciones”
 

Artículo

Qatar abandona la OPEP mientras el mundo enfrenta el riesgo de una nueva sobreoferta de petróleo

La decisión de Qatar de abandonar la OPEP en 2019 y el riesgo de una nueva crisis de sobreoferta han atraído la atención internacional alrededor del encuentro del grupo y sus Estados asociados—México—, del Comité Ministerial de Monitoreo No Integrante de la OPEP en Viena
Qatar abandona la OPEP mientras el mundo enfrenta el riesgo de una nueva sobreoferta de petróleoQatar abandona la OPEP mientras el mundo enfrenta el riesgo de una nueva sobreoferta de petróleo

Nivel récord

Poco antes de la conferencia en el sur de Polonia, la Organización Meteorológica Mundial divulgó un reporte en el que establece que los niveles de dióxido de carbono en 2017 alcanzaron 405 partes por millón, un punto que no se había registrado en casi cinco millones de años.

No obstante, en un mundo que enfrenta tendencias nacionalistas opuestas a la cooperación multilateral —simbolizado por las críticas contra el pacto migratorio de la ONU suscrito esta semana en Marrakech y el retiro estadounidense del Acuerdo de París de 2015—, la conferencia fracasó en resolver los temas fundamentales tal como las pasadas cumbres COP en Dinamarca, México, Sudáfrica y Qatar.

Por coincidencia, en 2013 Polonia fue también escenario de la conferencia COP19, donde el gobierno derechista organizó una reunión paralela con la Asociación Mundial del Carbón, denominada “Cumbre Internacional del Carbón y el Clima”.

Entonces, las autoridades polacas resultaron acusadas de retrasar y minimizar el borrador de un capítulo clave de las negociaciones, que incluyó un calendario para fijar objetivos nacionales de reducción de emisiones antes del encuentro decisivo en París.

Este mes, el pabellón del país europeo oriental en Katowice fue considerado “provocador” por algunos ambientalistas, ya que exhibió canastillas de carbón con el estribillo “transformación del negro al verde” insinuando que ese mineral—el combustible fósil más sucio—, puede usarse para disminuir notablemente la huella de carbono.

En tanto, el impacto del cambio climático es una realidad para muchas naciones, como los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo. Saben que un incremento en la temperatura de 4 grados este siglo representaría el colapso de las capas heladas de Groenlandia y la Antártida Occidental—donde ya se derrite el Glaciar Thwaites, del tamaño de Florida—y un aumento del nivel del mar de seis a ocho metros.

El peligro de desaparecer bajo las aguas llevó a los estados insulares a exigir en la cumbre un mecanismo de financiamiento, para pagar y compensar las pérdidas y daños que ya suceden y son irreversibles.

Sus delegados también intentaron liberar el financiamiento mediante subsidios en lugar de créditos, que los ayudarían a adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

Los países desarrollados se han comprometido a canalizar USD $100 mil millones por año para 2020 pero condicionados, cuando mantener el aumento de la temperatura en 1.5 grados requeriría quintuplicar esa cantidad.

El Foro del Secretariado de las Islas del Pacífico aseguró que otorgar créditos en vez de subsidios revictimiza a las naciones que menos han contribuido al calentamiento global.

Ralph Regenvanu, ministro de Relaciones Exteriores de Vanuatu, resaltó que “la idea de cobrar impuestos a la industria del combustible fósil es razonable y moral”.

Antes de las negociaciones, Vanuatu anunció que estudiará emprender acciones legales contra las empresas y países del combustible fósil, por su responsabilidad en la generación del cambio climático.

Editado por Sofía Danis
Más artículos de Gabriel Moyssen
 

Mantente al día con el boletín de El Universal