Las Instrucciones para ir al cielo de la CNT

La obra de teatro aborda una visión contemporánea de los 10 mandamientos y la vida cotidiana de la Ciudad de México. (CORTESÍA CNT)
Cultura 05/05/2018 00:23 Redacción Actualizada 00:23

[email protected]

La Compañía Nacional de Teatro (CNT) estrena la obra Instrucciones para ir al cielo, basada en relatos del Dekalog de Krzysztof Kieślowski y Krzysztof Piesiewicz, con dramaturgia y dirección de Benjamín Cann, que aborda una visión contemporánea de los 10 mandamientos y la vida cotidiana de la Ciudad de México.

La obra que se estrenó hace unos días en el Teatro de las Artes del Centro Cultural de las Artes, está ubicada en el primer multifamiliar construido en la capital, por Mario Pani en 1947, en donde se desarrolla un mosaico de historias.

En conferencia de prensa, el director de escena explicó que se ofrecen viñetas de la vida en la que se reflejan temores e incertidumbres de las que nos defendemos tratando de ser alegres. “La corrupción ha generado un lenguaje que culpa de sucesos trágicos al tamaño de las faldas de las mujeres, a las redes y a los medios de comunicación; esto nos hace vivir en una parodia. Mi esperanza es que nos podamos reír de cómo vivimos, porque así podremos reflexionar acerca de que no está bien aceptar esta forma de vida”, comentó Cann.

El director de escena partió de El Dekalog de Krzysztof Kieślowski, quien en 1989 realizó una serie sobre los 10 mandamientos, mediante la cual elaboró una reflexión en torno al comportamiento de una sociedad que supuestamente basa su fundamento moral en la decena de preceptos dictados por Dios, pero que a todas luces nadie cumple.

“Kieślowski, que es un hombre muy sabio, parte de una sociedad que es católica en su mayoría, por lo que resulta relevante hablar en este momento de una sociedad que decide respetar las leyes de Dios como mandato moral, porque las otras leyes no se respetan. Esto me dio materia prima muy útil, aunque luego todo se trastocó porque este país no es Polonia, sino México, y la obra no transcurre en los años 70’s, sino en la época actual, en la que vivimos, lo que leemos a diario en los periódicos, inmersos en una crisis y encerrados tras las rejas para protegernos, al revés que en la cárcel, por lo que el teatro tiene que hablar de lo que estamos viviendo los mexicanos”, explicó el director.

Y añadió: “Si uno sigue al pie de la letra los mandamientos se va al cielo, pero es imposible cumplirlos, por lo que se está condenado al infierno, a menos que uno decida torear estos preceptos”.

La obra tiene funciones miércoles, jueves y viernes, a las 19:00 horas; sábados y domingos, 18:00 horas, hasta el 20 de mayo.

Comentarios