Se encuentra usted aquí

Rebasados

16/05/2019
02:03
-A +A

El pasado 28 de febrero, el chofer Javier Zapata González, taxista de 58 años, pidió ayuda a consecuencia de un dolor en el pecho. Se encontraba en un sitio lleno de policías y reporteros, pues acababa de registrarse un accidente vial. Logró que le pidieran una ambulancia: el hombre esperó en la calle durante 40 minutos, y luego se desvaneció.

Cuando los servicios de emergencia llegaron, carecía de signos vitales.

Unos días más tarde, el lunes 4 de marzo, un motociclista fue arrollado a unas cuadras de la estación del Metro Peñón Viejo. Los vecinos solicitaron una ambulancia. No una vez, sino varias. Eran las 11:30. La ambulancia no llegó. La periodista Azucena Uresti, a quien llegó la noticia, llamó en dos ocasiones al 911. La primera a las 13:18 y la segunda a las 13:55. Una ambulancia del ERUM llegó al lugar del accidente a las dos de la tarde. Exactamente dos horas y media después.

La jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, anunció que a consecuencia de estos hechos cambiaría el modelo de atención de emergencias. “A veces tiene que ver con el despacho del 911”, dijo. “Hablan por teléfono al 911, solicitan una ambulancia y no había en el 911 un médico o una médico que pudiera saber si es de gravedad, si no es de gravedad y qué tipo de servicio de emergencia tenía que atenderse […] Es una pena que haya pasado esto con una persona en la Ciudad de México, y yo espero que en más o menos dos meses podamos contar ya con un sistema de emergencia más eficiente”.

El 15 de abril la Secretaría de Salud capitalina lanzó un mapa de regionalización cuyo fin es agilizar la llegada de los servicios de emergencias. Al Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas, ERUM, se le encomendó atender llamadas procedentes del 37% del territorio capitalino (en alcaldías como Iztapalapa, Coyoacán, Benito Juárez, Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta). A la Cruz Roja le correspondió un 36% (Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Tlalpan, Magdalena Contreras, Cuajimalpa).

Al Centro Regulador de Urgencias Médicas, de la Secretaría de Salud local, el 27 restante (Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco).

Dos semanas más tarde, el 30 de abril, una estudiante del CCH Oriente, Aideé Mendoza, recibió un disparo de 9 mm, mientras asistía a una clase de matemáticas. La muchacha se quejó de un dolor muy fuerte. Luego se desvaneció. Un familiar suyo reveló que la ambulancia tardó aproximadamente 50 minutos en llegar.

El 11 de mayo, a las cuatro de la mañana, un joven y su esposa derraparon en su motocicleta en el puente de Rojo Gómez en la colonia Pantitlán. Solicitaron auxilio de inmediato. La respuesta fue que no había unidades disponibles. El conductor permaneció cuatro horas sobre el pavimento. A las ocho de la mañana llegaron dos ambulancias, una del ERUM y otra del CRUM. Los técnicos refirieron que acababan de recibir el reporte por parte del 911.

El pasado 4 de mayo, técnicos en urgencias médicas de la Cruz Roja recibieron una solicitud de servicio. Eran la 1:35. Al llegar al lugar encontraron a un grupo de gente enfurecida. Habían estado llamando desde las nueve de la noche al 911. La ambulancia no fue despachada, sin embargo, sino hasta la 1:20: cuatro horas y media más tarde. Cuando llegaron al domicilio, el paciente, que tenía un coma diabético, “cayó en un paro respiratorio que no logramos revertir”, me explica uno de ellos. El paciente murió esperando. “Y no debía morir, si el servicio hubiera llegado a tiempo él estaría vivo”, agrega el técnico en urgencias.

Para los tripulantes de la ambulancia, aquel día maldito no había terminado. Una muchacha con cáncer terminal saltó desde una ventana. Se fracturó la pelvis y ambos fémures, y se quedó tirada en la calle durante casi dos horas. “La solicitud de servicio nos llegó 15 minutos antes de nuestra llegada. ¿Por qué tardó tanto el 911 en hacer el reporte? No lo sabemos, pero esto pasa todos los días”, denuncian.

Para los técnicos, “los encargados del C-5 carecen de experiencia”. Por lo demás, dicen, la división de la ciudad en zonas suele inhibir o desincentivar el desplazamiento de ambulancias hacia zonas que les están restringidas. Lo peor: “Los hospitales públicos tardan hasta tres horas en liberarnos cuando llevamos pacientes”.

Rebasado, pues. También aquí se ve un gobierno rebasado.

@hdemauleon [email protected]

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN