Se encuentra usted aquí

Duarte narra el momento de su captura

18/07/2019
05:03
-A +A

Tal como lo revelé desde principios de la semana pasada, Javier Duarte afirma que no fue capturado en un hotel de Guatemala, sino haberse entregado voluntariamente después de un pacto con el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Pero, ¿cómo ocurrió ese momento cuando el ex gobernador veracruzano fue detenido (o quizá falsamente sorprendido) por la policía guatemalteca y mexicana? Para ello, busqué nuevamente a Javier Duarte, y él, a través de una cabina telefónica desde el Reclusorio Norte, me relató su versión:

Javier, mucho se ha dicho (y especulado) sobre tu detención en Guatemala. ¿Qué ocurrió realmente? 

1. “A mi me avisaron que ese mismo día, sábado 15 de abril de 2017, tenía que entregarme de conformidad a lo acordado con las autoridades mexicanas. Me dijeron que no tenía que hacer nada, que ellos me iban a tocar la puerta del departamento donde estaba”.

2. “Después de tocar a mi puerta, (dato muy importante), me dieron el pasaporte de Karime (que ellos tenían retenido) para que se lo entregara a ella, y me permitieron despedirme de mi familia”.

3. “Posterior a ello, salí y me estaban esperando, me dijeron que no me preocupara, que me iban a tratar dignamente, que tenían instrucciones de México de tratarme bien, que no me iban a esposar, y en efecto, no lo hicieron”.

4. “Bajé con algunos de ellos en el elevador al lobby del hotel, y me custodiaron a la camioneta que esperaba en la entrada. Me trasladaron a la comandancia de la policía de Panajachel para hacer el papeleo, y ahí me esposaron”.

5. “Me trasladaron a pie a un juzgado para hacer la diligencia judicial, recuerdo que la Juez se llamaba Yuri, (me contó que le pusieron así por la cantante veracruzana), y bromeamos de eso, ahí me dieron oportunidad de pasar al baño, la juez me facilitó el suyo personal”.

6. “Después de eso, abordamos la camioneta y nos fuimos por tierra a la ciudad de Guatemala, llegando en la madrugada a la prisión militar de Matamoros. Me recibieron e hicieron el papeleo de ingreso, tomándome mis generales. Recuerdo que el equipo de cómputo era de la edad de la Segunda Guerra Mundial, se trababa a cada rato, por lo que tardamos una eternidad en efectuar mi ingreso”.

7. “Me ingresaron en la estancia número 6 de ese penal, mismo que no tenía ventanas ni luz natural o artificial, mi cama era una plancha de concreto, utilicé mi chaleco como almohada. El alcaide se apiadó de mi y me dio un poco de su papel de baño. Me despertaba cada 5 minutos, no tenía reloj, perdí la noción del tiempo. Mi baño era una cubeta con la mitad de agua”.

8. “En la zona de celdas conocí a José, mi primer amigo en el penal, me regaló dos botellas con agua sin que yo se las pidiera. Eso me salvó de la deshidratación”.

Nota: A través de su cuerpo de abogados, Javier Duarte me hizo llegar dos fotografías de su diario de memorias. Aquí las comparto. 

image2.jpeg

image3.jpeg
 

Periodista veracruzano con más de 30 años de experiencia en medios impresos y electrónicos. Ha sido columnista durante 10 años. Colabora actualmente con grandes consorcios de la comunicación de talla...