Suscríbete

Oro Negro vs. Oro Negro

Alberto Barranco

La posibilidad de que la empresa Perforadora Oro Negro abandone el concurso mercantil a que se acogió en septiembre del año pasado se complica por dos demandas cruzadas, una en la que acusan a sus accionistas de fraude, y otra en que éstos a su vez acusan a sus accionistas de fraude, y otra en que éstos a su vez acusan a Petróleos Mexicanos de haberla empinado a un escenario de quiebra

La primera se ventila ante la Procuraduría General de la República; la segunda ante un panel de solución de controversias en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La arena se calienta al reclamar los promotores de ésta que la ventilada en el país es en represalia, en cuyo marco se acusa al gobierno de uso faccioso de la PGR, aseverando, de pasadita, que la derrota de la firma propietaria de cinco plataformas marítimas sumergibles, la propició su negativa a entregar mordidas, es decir, sobornos a la empresa productiva del Estado.

De acuerdo con el despacho Quinn Emanuel Trial Lawyers, quien representa a los accionistas de la compañía creada en la expectativa de la reforma energética por los primos Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White, con la asesoría del ex director general de Pemex, Luis Ramírez Corzo, Petróleos Mexicanos conspiró con sus acreedores para incautar una plataforma y entregarla a una empresa rival a la que se le dieron contratos en mejores condiciones y sin posibilidad de reducir unilateralmente la renta pactada.

La denuncia alude a una filial de la noruega Seadrill LTD, cuyo control lo mantiene el fondo Fintech Internacional del inversionista de Monterrey, David Martínez, el mismo que asumió la mayoría del capital del grupo ICA tras la reestructura de su deuda vía un concurso mercantil.

Colocadas las plataformas bajo contrato de arrendamiento con Pemex, la empresa, al fragor de su debacle, empezó a reducirle unilateralmente el monto de éste, lo que afectó también a firmas similares, para llegar de plano a cancelarle contratos.

El documento-denuncia señala que asumida la plataforma por los acreedores de Oro Negro, ésta se la había entregado originalmente a la empresa Blataformas, quien se le habría concesionado a Seadrill.

La andanada contra el gobierno, la PGR y Pemex se hizo pública vía un desplegado en el diario estadounidense The New York Times.

En este se alude a la demanda presentada hace unas semanas por la firma que administra los bonos de deuda colocados por Oro Negro para financiar la compra de las plataformas, de razón social Nordic Trustees, de la mano de cinco contratistas de la firma.

La acusación concreta en la que etiquetan la palabra fraude, habla de desvío de las rentas recibidas por Oro Negro de parte en Pemex entre 2013 y 2015.

El total de financiamiento otorgado a la firma de los hijos del ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, y del alguna vez presidente de la FIFA, Guillermo Cañedo, fue de 900 millones de dólares.

De acuerdo con lo pactado, parte de los recursos obtenidos irían a un fondo para amortizar los papeles. “Represalias”, dicen los accionistas de la firma:

Oro Negro contra Oro Negro.

Balance general. Aunque señala no tener preocupación alguna por el gobierno al relevo que encabezará Andrés Manuel López Obrador, el Fondo Monetario Internacional colocó en la mesa algunas recetas para éste.

De entrada se recomienda observar una estricta disciplina fiscal, mantenimiento, en paralelo, el dedo en el renglón para reducir la relación entre deuda y PIB, que en este momento se ubica en 48%.

Adicionalmente, se le pide mantener la libre flotación del dólar como antídoto para choques externos.

La lista habla también de ubicar más reformas estructurales orientadas a mejorar la competitividad del país y fortalecer las exportaciones.

Las recetas están incluidas en un documento denominado “Prospectiva para las Américas: una recuperación nada difícil”.

Aunque el país, a diferencia del pasado, concretamente bajo los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo, tenía como uno de sus principales acreedores al organismo, está en lista de espera desde hace una década una línea de crédito por 88 mil millones de dólares.

Otra vez. En la última y nos vamos en un Congreso local dominado por el PRI, el gobierno del Estado de México, encabezado por Alfredo Del Mazo, logró el sí para iniciar un procedimiento de restructura de su deuda, cuyo monto alcanza 43 mil millones de pesos.

Los acreedores se ubican en la banca comercial y la de desarrollo, con énfasis en Banobras, contratados los préstamos entre 2004 y el año actual.

En total hablamos de 28 de ellos.

El último fue de mil 300 millones, en el papel para apoyo de damnificados del sismo del año pasado.

La última reestructura o refinanciamiento en el pago de la deuda de la entidad se realizó al crepúsculo del gobierno de Arturo Montiel, vía el despacho Protego del ex secretario de Hacienda, Pedro Aspe.

El responsable del proyecto fue Luis Videgaray, a quien se colocaría después como secretario de Finanzas en el arranque de su carrera política al lado del presidente Enrique Peña Nieto.

Airbus en falta. La tardanza en la entrega de aviones A320 neo solicitados a la empresa francesa Airbus, vía su filial Airbus para América Latina y el Caribe, por las líneas aéreas Volaris y Viva Aerobus, está provocando demora en la asignación por parte del Departamento de Transporte en Estados Unidos de horarios de aterrizaje y despegue, conocidos como slots, a favor de las firmas en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

El escenario es idéntico al del aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México

Como usted sabe, ante la concentración de Aeromexico y la empresa estadounidense Delta se fijó como condición ceder los espacios.

El pedido de las líneas aéreas mexicanas encabezadas por Enrique Beltranena y Carlos Zuazo, es de 30 aeronaves.

De acuerdo con el presidente de la empresa en mora, Rafael Alonso, el retraso se debe a problemas con los motores.

En 2011 la línea aérea Qatar Airways amenazó con cancelar un pedido de 50 aviones Airbus 320neo por retrasos en la entrega, amenazada incluso con reclamar compensaciones.

Asamblea financiera. Aunque hasta el momento no hay fecha, sí se realizará la Asamblea General Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social en que se plantea su situación financiera.

El evento tiene como pauta el tercer trimestre del año.

La confusión la planteó un inédito, el que el director general del organismo, Tuffic Miguel, haya presentado el documento base para el evento, “Informe al Ejecutivo y al Congreso de la Unión sobre la Situación Financiera y los Riesgos del Instituto Mexicano del Seguro Social 2017-2018”, en la residencia presidencial de Los Pinos.

Este se había entregado a finales de junio.

 

[email protected]

Comentarios