El volado de la Guía Bioética, sustentado en un plagio académico

La fuente que sustenta la decisión al azar sobre quién vive y quién muere durante la contingencia por Covid-19 proviene de un artículo del que el Journal of Human Reproductive Sciences se retractó desde 2015

nuevo leon, hospital para coronavirus
Hospital improvisado en Nuevo León. AFP
Ciencia y Salud 17/04/2020 22:49 Julio Aguilar Actualizada 05:59
Guardando favorito...

¿Las autoridades de salud del país tendrán el derecho a decidir quién podrá sobrevivir y quién tendrá que morir en la fase 3 de la epidemia de Covid-19? Debido a la falta respiradores y de otras herramientas vitales para enfrentar la fase más crítica de la pandemia en México, la respuesta es sí.

Por la falta de acciones rápidas ante los retos que ha impuesto la pandemia y por la austeridad crónica de gastos en salud pública, ese dilema trágico ya se ha dado en otras naciones, en donde el número de pacientes con necesidades urgentes ha desbordado la capacidad de las unidades de cuidados intensivos.

En México todo parece indicar que ocurrirá lo mismo, quizá no en todo el país, quizá no al mismo tiempo en todas las regiones, pero sin duda habrá momentos extremos en el caos, cuando los médicos tendrán que tomar decisiones terribles.

Ante la previsión de esa emergencia, hace unos días se publicó la “Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica”, un documento que ha suscitado entre la ciudadanía desconcierto, malestar, protestas y discusiones, y un mal manejo de la polémica por parte de las autoridades de salud. Curiosamente, un documento técnico como éste es justo lo que debe evitar. La buena noticia es que el desastre ha ocurrido unos días antes de que la situación más crítica se dé en el país y hay tiempo para enmendarlo.

Este tipo de guías son un documento rector, básico, ante un escenario de guerra como el que enfrentaremos. De hecho, la primera guía de triaje la implementó un cirujano militar napoleónico para organizar las acciones del cuerpo médico del ejército francés con el fin de salvar la mayor cantidad de vidas útiles para que continuaran luchando en el frente, y para establecer criterios de prioridad en beneficio de personal estratégico.

Hoy en los hospitales es una guía fundamental que no debe dejar lugar a dudas por el bien de los pacientes y del personal de salud en nuestra guerra contra el Covid-19. Sin embargo en México hemos arrancado mal.

Después de que fue desautorizada por la UNAM, institución que forma parte del Consejo de Salubridad General de México y que no fue consultada para su aprobación, a la guía se le ha recategorizado como “proyecto de guía”, está en calidad de borrador y ha quedado pendiente su aprobación a juicio, ahora sí, de todas las instancias que forman el Consejo.

La Secretaría de Salud y el Consejo de Salubridad General también han invitado a la comunidad médica y a la opinión pública a hacer observaciones y comentarios para mejorar un documento que afectará a cientos de mexicanos en los próximos días. Pues bien, como editor de Ciencia de EL UNIVERSAL, tengo las siguientes aportaciones:

Un volado no debe decidir quién vive y quién muere

De toda la literatura disponible en todo el ancho mundo sobre el uso del azar en la ciencia o de la aleatoriedad utilizada en la medicina, los redactores y colaboradores que participaron en la “Guía Bioética de Medicina Crítica” han elegido un artículo-basura como referencia bibliográfica para sustentar sus argumentos.

Para decidir sobre un empate en el puntaje de priorización de pacientes que sean candidatos a recibir atención de cuidados intensivos, se explica en un controvertido párrafo que particularmente ha molestado a la opinión pública: “si recurrir al principio de vida-completa no desempata la decisión de los pacientes entonces la decisión sobre quién recibirá acceso a los recursos escasos deberá tomarse al azar (por ejemplo, lanzando una moneda)”.

Los especialistas estaban conscientes de la reacción que levantaría esa propuesta de desempate, y anexan un pie de página para justificarla más: “Decisión aleatoria es una manera internacionalmente aceptada dentro de la comunidad científica para hacer asignaciones al azar simple entre dos opciones”.

E inmediatamente mandan a una referencia bibliográfica de una publicación internacional arbitrada para cerrar su justificación. Pero con eso en realidad abren un hoyo negro.

pantallazo_0.jpg

“An overview of randomization techniques: An unbiased assessment of outcome in clinical research”, publicado por el doctor Suresh Kp en 2011, es un artículo del que el Journal of Human Reproductive Sciences se retractó desde 2015, invalidándolo como fuente de conocimiento científico.

pantallazo2.jpg

La razón es que el doctor Suresh incurrió en un plagio académico en perjuicio de los autores del artículo “Issues in outcomes research: an overview of randomization techniques for clinical trials", publicado en el Journal of Athletic Training, publicado en 2008.

¿Cómo puede ser que un fraude intelectual sea parte del aparato crítico de un documento tan delicado? ¿Cómo es posible que a un plagio académico se le tome como referencia para justificar que cientos de mexicanos sean elegidos para sobrevivir o para morir por la falta de ventiladores? ¿Qué clase de especialista fue el que dio esa referencia?

El artículo original que plagió Suresh y que los mexicanos citan, en realidad explora el uso de la aleatoriedad para realizar ensayos clínicos en atletas; para este tipo de experimentos y protocolos quizá esté bien utilizar el azar como método, otra cosa es echar un volado para decidir a quién, entre dos o más personas graves infectadas de Covid-19, se le permitirá seguir viviendo. Eso no es una solución bioética y menos un método con ética médica.

En todo caso, aunque la guía propuesta lo descarta de entrada como criterio para asignar recursos médicos escasos, aplicar el principio de orden de llegada cuando haya un empate de puntaje entre pacientes es una opción mucho más transparente, justa y neutra que echar un volado al aire. Es decir, si hay ese empate que se plantea, entonces habría que darle preferencia al que pidió el servicio de urgencias primero. Que los especialistas en verdad serios decidan.

Regresando al bochornoso asunto de la referencia bibliográfica-basura, habrá quien diga que es una minucia. Pero no. Un documento de esta importancia, que tendrá implicaciones para cientos de proyectos de vida y que jurídicamente será inapelable, no puede tener este tipo de errores de tesis de licenciatura mal revisada y dirigida.

Hay otros puntos bioéticos cuestionables, debatibles, pero en principio que quede esto consignado para documentar el desaliño y la falta de rigor en esa guía. Al especialista que cometió tal error porque no está actualizado en su área o porque, como hacen algunas vacas sagradas del medio académico (vacas echadas en realidad), que encargan los trabajos incluso muy sensibles a asistentes y becarios, deberían excluirlo ya del grupo.

Es increíble en que una tarea tan delicada, en un documento que incluso avalará el Presidente de la República, individuos de nuestra élite científica y humanística no estén realmente comprometidos y a la altura de las circunstancias.

ml
 

Temas Relacionados
guía bioética
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios