Covid-19: Para buenas predicciones se necesitan datos de calidad, dicen matemáticos

Emmanuel Candès, ganador del Premio Princesa de Asturias, destacó la importancia de que los estudios también sean compartidos

pandemia
Un hombre camina por una calle durante la nueva normalidad. Foto: EFE/ Fabio Motta
Ciencia y Salud 15/10/2020 15:19 EFE Actualizada 15:25

El matemático francés Emmanuel Candès, galardonado con el Premio Princesa de Asturias de la Investigación Científica y Técnica 2020, subrayó la importancia de que los países cuenten con datos "de muy buena calidad" sobre la evolución del coronavirus y que éstos puedan ser compartidos entre los diferentes territorios para aumentar la eficacia de los estudios.

"Para poder hacer predicciones de calidad, hay que tener datos de calidad. Eso es muy importante y hay que tener una inmensa disciplina para poder cosecharlos de forma eficaz y después compartirlos", dijo en una rueda de prensa un día antes de la entrega del premio que comparte con junto a su compatriota Yves Meyer, la belga Ingrid Daubechies y el australiano Terence Tao, todos ellos matemáticos.

Candès, (París, 1970) que ha participado en contribuciones pioneras y trascendentales a las teorías y técnicas modernas del procesamiento de datos y señales, subrayó que las matemáticas son "muy importantes" a la hora de estudiar e investigar la pandemia de Covid-19, dado que aporta modelos de propagación del virus que, no obstante, son "más o menos fiables" debido a la "incertidumbre" que gira en torno a la enfermedad. 

Reconocido por su trabajo en el campo de la detección comprimida, el matemático señaló que la labor de los estadísticos es poder presentar a las autoridades públicas "los hechos científicos de la forma más clara posible" para que luego ellas "tomen las decisiones que les parecen pertinentes".

También lee: Matemáticas revelan el circo de irregularidades en rifa del avión presidencial

En este punto, señaló que los dirigentes evalúan los riesgos "de forma diferente", algo que puede deberse, según sus palabras, a que "los datos no son los mismos en los distintos países". 

"Los riesgos de cerrar a toda la sociedad durante un tiempo son muy importantes y los responsables dudan ante ese tipo de medidas", añadió al respecto.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL CAMBIARÁ NUESTRAS VIDAS

Candès, que al igual que el resto de galardonados es miembro de diversas academias como la Nacional de Ciencias de Estados Unidos, dijo que la Inteligencia Artificial "está cambiando nuestras vidas" y ha vaticinado que "va a sustituir a muchas profesiones".

En este sentido, explicó que la sociedad tendrá que ser capaz de ofrecer a los profesionales, cuyo empleo ha sido reemplazado de forma total o parcial, "nuevos oficios y oportunidades".

También lee: Las grandes interrogantes que quedan por descubrir de las matemáticas

"Hay que ser muy cauteloso el futuro de la gente que ejercía esa profesiones", indicó el matemático.

También opinó que la Inteligencia Artificial se está utilizando cada vez más en la toma de decisiones y especialmente en "situaciones muy críticas". 

Como ejemplo, apuntó que la aplicación de algoritmos en procesos judiciales puede ayudar a los magistrados a intentar predecir las probabilidades de que un acusado pueda repetir sus actos delictivos.

Antes de subrayar la importancia de que estos algoritmos "no estén sesgados", incidió en que estos también pueden ayudar a hora de conceder préstamos bancarios o generar información sobre la aceptación de un estudiante en una universidad. 

LA TECNOLOGÍA COMO NUEVA HERRAMIENTA DOCENTE

Este experto matemático y catedrático de la Universidad de Stanford y codirector de Data Science Institute también se refirió al importante papel que han jugado las nuevas tecnologías en el ámbito de la docencia durante el confinamiento al que obligó la pandemia.

También lee: Matemáticas responden por qué el Covid-19 daña algunos órganos

A este respecto, resaltó que las herramientas informáticas han permitido impartir conocimiento de forma telemática y han evitado las consecuencias "dramáticas" que se hubieran producido en una situación hace tan sólo dos décadas.

"La suerte de los estudiantes y los docentes es que no han sido brutalmente separados, porque las nuevas tecnologías nos permiten comunicarnos de forma bastante eficaz", valoró. 

A pesar de la ayuda que suponen los nuevos medios, Candès opinó que "nada sustituye" a la interrelación personal entre docentes y alumnos. 

nrv

Comentarios