23 | ENE | 2019
Manejar en la lluvia es más peligroso si no se toman ciertas precauciones

Factores que hacen más peligroso manejar en lluvia

16/07/2018
17:38
CARLOS CAVAZOS
-A +A
En época de lluvias hay cinco importantes factores además del agua que también cuentan para incrementar los accidentes, y cuentan mucho.

La temporada de lluvias está cerca, y con ella llegan los choques. El incremento en el número de colisiones que se presenta en esta época suele atribuirse a la falta de pericia colectiva, y sí, existe un porcentaje de conductores en México (y según lo que he visto en Heavy Rescue por Netflix, también en Canadá) con hábitos de manejo temerarios, haya buen o mal clima, pero ese no es el único factor que dispara el volumen total de colisiones.

rain-2415610_1280.jpg

En nuestro país, según la Asociación Mexicana de la Industria de Seguros, ocurren 2.8 millones de choques al año. La mayor parte de esta elevada cifra, con cerca de 15 mil fallecimientos directos anualmente en México, es atribuible a la imprudencia al conducir. Pero existen cinco factores que hacen más peligroso manejar en la lluvia:

LLANTAS DEFICIENTES

El punto de contacto del auto con el asfalto es el componente más crítico para negociar con éxito un camino bajo condiciones de lluvia. Un factor en este sentido que el usuario necesita mantener en orden es la presión, manteniéndola en el rango definido por el fabricante, midiéndola con un manómetro confiable, y no a patadas o a ojo. 

Un neumático sin dibujo no es capaz de empujar el agua y expulsarla hacia los lados, por lo que el auto queda separado del asfalto en lo que se conoce como acuaplaneo. En esta circunstancia no hay control ni puede aplicarse frenado.

El dibujo no es el único punto de diagnóstico para determinar si un neumático es funcional o no. Llantas con hule de fórmula más dura o que han tenido poco uso tenderán a conservar el dibujo a través de los años, pero el caucho se habrá degradado y su adherencia será sólo una fracción de la original. Podemos observar esta característica en el agrietado de su superficie, señal de que el caucho se ha degradado. Defectos como bolas o rajaduras deben ser pauta para sustituir inmediatamente el neumático.

riesgos_manejar_en_lluvia1.jpg

Al momento de llevar a mantenimiento el vehículo se examina el estado general de los neumáticos. En la revisión se examinan varios factores, siendo el principal, pero no el único, el estado del dibujo. Nos menciona Fernando Trejo, Director de Operaciones de Posventa de General Motors:“incluimos una revisión del estado físico de las llantas para determinar la presión de inflado, para asegurar que están a la presión recomendada por el proveedor de llantas” detalla.  “Se revisa la profundidad del dibujo del rodado de la llanta (que se vuelve crítico para circular en pavimentos húmedos o mojados y tener el agarre necesario en el vehículo), y se revisa la necesidad de hacer una rotación de llantas para asegurar que el desgaste se lleva a cabo de manera pareja.”

MANTENIMIENTO FALTANTE

Es más sencillo para el consumidor apegarse a un calendario que estar monitoreando constantemente cada variable del auto hasta que falle. “Los mantenimientos de todos los vehículos están programados con base en un kilometraje estipulado y/o en un periodo de tiempo que garantice que los componentes van a estar en operación de manera óptima” añade Fernando Trejo. “Un componente que se revisa, que no necesariamente está relacionado con la temporada de lluvias, pero que tiene un impacto directo en la operación del vehículo es la batería. Se revisa su capacidad de carga, el estado de las celdas de carga, se buscan corrientes parásitas que pudieran estar generando carga no deseada y se revisa el sistema eléctrico para asegurar su correcto funcionamiento” señala.

car-repair-362150_1920.jpg

Además de estos factores, hay que considerar que difícilmente vamos a poder detener nuestro vehículo con seguridad si nuestro sistema de frenos está fuera de su rango regular de funcionamiento. Ulil De La Cerda, encargado de laboratorio de pruebas funcionales en Brembo México, sugiere estar alerta a sonidos emitidos por los frenos, así como a sensaciones en el pedal, si éste se siente más esponjoso o duro. En este aspecto, es parte de las funciones de su taller de servicio el corroborar que los espesores de balatas y discos, nivel y estado del líquido de frenos se hallan en buenas condiciones, comenta Cristóbal Zamudio, del departamento de servicio al cliente Mazda. La primera condición para reaccionar ante un evento es poder visualizarlo. Con esta finalidad, forma parte de las revisiones de seguridad verificar que se encuentran en buen estado las plumas de limpiaparabrisas y el nivel del líquido limpiador correspondiente, así como los sistemas de calefacción y aire acondicionado, para evitar que los cristales estén empañados, y también los faros de iluminación tanto exterior como interiores, menciona Zamudio.

En seguridad, un punto que el consumidor al dar mantenimiento por su cuenta suele pasar por alto es la alineación de los neumáticos, deficiencia que en frenadas de pánico sobre pavimento mojado puede hacernos perder el control del auto.

AUSENTE CAPACITACIÓN

En territorio nacional, algunos corporativos que brindan a sus colaboradores la prestación de automóvil de la empresa tienen como condición obligatoria, antes de que el empleado comience el uso de la unidad, que apruebe un curso de manejo defensivo. ¿Cuántos de quienes conducimos ha recibido capacitación para realizar esta actividad que implica riesgo de vida? Para orientar las acciones en este sentido, existe actualmente una norma, la ISO39001:2012 la cual define de manera integral el conjunto de criterios preventivos para reducir el número de percances a nivel flotilla.

hydroplaning-397360_1920.jpg

A nivel agencias existen programas de capacitación en conducción impulsados por marcas como BMW, Porsche y Harley-Davidson. Estos brindan a los propietarios una serie de técnicas y criterios probados en pista y rally, destinados no a bajarle centésimas a un recorrido sino a mejorar la calidad del manejo.

MALAS VIALIDADES

Según estudios del CESVI, el 13% de los accidentes es atribuible a las condiciones del camino. En este factor influyen tanto el deterioro de las vías como su diseño integral desde el origen. En este sentido, Suecia ha tomado la iniciativa de llevar los fallecimientos por accidente vial a cero para el año 2020, y aunque el año meta se ajustó al 2050, las iniciativas en ese rumbo han llevado a una reducción a un 50%, de cerca de 500 que se presentaban hace dos décadas cuando inició la implementación de esta iniciativa, a poco más de 250 fallecimientos al año pasado. 

road-414462_1280.jpg

Aún considerando que la población de Suecia es un 10% de la mexicana, comparando a los 15 mil decesos que se presentan en México puede verse la inmensa área de oportunidad que tenemos en nuestro país. Como parte de los criterios que se han implementado en Suecia, han instalado más rotondas para sustituir las intersecciones simples, eliminado vueltas continuas donde hay cruce peatonal, incrementado el número de puentes peatonales, y separado el tráfico ciclista del de vehículos a motor.

MALA COPA

Forma también parte de la estrategia del gobierno sueco el incrementar penas a conductores ebrios, así como la vigilancia policial y campañas de concientización para buscar eliminar la incidencia de conductores alcoholizados al volante. Manejar bajo la influencia del alcohol reduce la capacidad de reacción, y la lluvia no hace más que agravar las condiciones que precisamente requieren una reacción inmediata del conductor. Es una acción irresponsable, en la medida en que nos impide orgánicamente responder en el tiempo requerido, así como patrimonialmente, ya que las pólizas no brindan cobertura por siniestros cuando el conductor se halla estado de ebriedad.

people-2561226_1920.jpg

La lluvia es meramente una condición más presente en la vía, y como cualquier otra circunstancia, si nuestro vehículo y condiciones como conductor no son las idóneas, tiene el potencial de convertirse en el detonante de un evento adverso. Ni hace sentido que la señalemos como causante por nuestro descuido ni su ausencia garantiza una travesía segura. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios