Santa Rita, otra zona de riesgo

Metrópoli 02/12/2015 03:10 Gerardo Suárez y David Fuentes Actualizada 19:01
Guardando favorito...

Habitantes se aferran a sus viviendas, a pesar del peligro. Afirman que desde 2011 reportaron a la delegación agrietamientos

Colonos que habitan en una de las laderas refirieron que desde 2011 reportaron a la delegación Cuajimalpa agrietamientos en muros hasta que el pasado 31 de agosto ocurrió un deslave que afectó sus casas y tuvieron que desocupar algunos cuartos por riesgo y temor a otro derrumbe.

Guardando favorito...

“Vinieron del gobierno federal y local, nos dicen que estamos en zona de altísimo riesgo y nada más”, recuerda Leticia Chaire, residente de una de las casas dañadas, en Cerrada de Retama lote cinco, donde se cayó una bodega y parte de lo que era su patio.

Guardando favorito...

Añadió que a pesar de que el gobierno delegacional actual y el anterior han estado más atentos “no le dan solución”. El caso más crítico es la casa de Vanesa Camacho, contigua a la de Leticia, pues se cayó parte de una habitación y otra quedó volando.

Guardando favorito...

Ambas vecinas dijeron que el miedo es latente, sobre todo cuando llueve; atribuyeron el deslave a un drenaje que dejó inconcluso la delegación hace unos 20 años y cuyas descargas van directo a la barranca.

Guardando favorito...

En la barranca hay 58 viviendas construidas, algunas hace casi 50 años, cuentan con agua corriente, luz, pavimentación. Del total, 10 están en máximo riesgo y se planea reubicar a sus habitantes, informó el jefe delegacional, Miguel Ángel Salazar.

Guardando favorito...

[email protected]

 

 

Mientras en una zona residencial de Santa Fe inició la reparación de un talud afectado por deslaves, habitantes de al menos ocho viviendas afectadas por derrumbes en la barranca de Santa Rita, delegación Cuajimalpa, llevan tres meses a la espera de una solución.

Colonos que habitan en una de las laderas refirieron que desde 2011 reportaron a la delegación Cuajimalpa agrietamientos en muros hasta que el pasado 31 de agosto ocurrió un deslave que afectó sus casas y tuvieron que desocupar algunos cuartos por riesgo y temor a otro derrumbe.

“Vinieron del gobierno federal y local, nos dicen que estamos en zona de altísimo riesgo y nada más”, recuerda Leticia Chaire, residente de una de las casas dañadas, en Cerrada de Retama lote cinco, donde se cayó una bodega y parte de lo que era su patio.

Añadió que a pesar de que el gobierno delegacional actual y el anterior han estado más atentos “no le dan solución”. El caso más crítico es la casa de Vanesa Camacho, contigua a la de Leticia, pues se cayó parte de una habitación y otra quedó volando.

“Desde 2011 notábamos que salían cuarteaduras en muros, avisábamos a la delegación, desde entonces venían pero nada más”, añadió.

Ambas vecinas dijeron que el miedo es latente, sobre todo cuando llueve; atribuyeron el deslave a un drenaje que dejó inconcluso la delegación hace unos 20 años y cuyas descargas van directo a la barranca.

Leticia afirmó que su padre, vecinos y autoridades acordaron entonces atravesar por debajo del predio un drenaje que aún capta las descargas de 29 lotes y desemboca en la barranca, por lo que el agua caía apenas unos metros debajo de las viviendas.

En la zona se observó que otras viviendas también tienen descargas a la barranca y hay mucha basura en el fondo. En la otra ladera de la barranca, la señora Socorro Martínez mostró a EL UNIVERSAL otro deslave que colapsó un baño y parte de su patio.

“Este terreno era el más grande y ahora es el más chico”, dijo.

En busca de soluciones. En la barranca hay 58 viviendas construidas, algunas hace casi 50 años, cuentan con agua corriente, luz, pavimentación. Del total, 10 están en máximo riesgo y se planea reubicar a sus habitantes, informó el jefe delegacional, Miguel Ángel Salazar.

Los vecinos desconocen el plan. Leticia dijo que no han definido algo, “no sabemos qué nos darían, aquí somos siete hermanos y tampoco nos vamos a estar arriesgando, si no arreglan esto se va a seguir deslavando”.

Ante diputados locales, el pasado 20 de noviembre, Salazar dijo que hay una propuesta del gobierno local de reubicar a las familias en alto riesgo; se les otorgarían créditos del Instituto de Vivienda del DF (Invi) y se proyecta construir sus nuevas casas en dos predios de las colonias Adolfo López Mateos y Cuajimalpa Centro.

El delegado también solicitó 20 millones de pesos para el rescate ambiental de la barranca Santa Rita.

Los vecinos pidieron apoyo, pues a diferencia del talud que sufrió deslaves en Santa Fe y ya es atendido, “nosotros tenemos tres meses así y no sabemos cuándo empiecen a arreglar”.

Mientras, habitantes de la colonia Tepetongo aseguran que no dejarán sus viviendas a pesar de la advertencia de las autoridades de Protección Civil del gobierno capitalino y de estar
conscientes de que viven en una zona de alto riesgo al estar en un asentamiento irregular; su argumento: que no quieren perder su patrimonio.

“Tenemos años con este problema, la verdad es que ya le hemos propuesto que rellenen la barranca con piedras, tierra, escombro o lo que sea, pero no quieren porque dicen que es una propiedad federal, entonces nos han dejado aquí solos y a nuestra suerte, hemos visto cómo poco a poco las casas de nuestros vecinos, cada que llueve o hay un temblor, se vienen abajo”, comentó María de la Luz Villegas.

La situación que se vive en Santa Rita no es la única de la capital del país, a lo que el mandatario, Miguel Ángel Mancera, comentó ayer que el tema de los predios en zonas de riesgo se debe resolver en conjunto con las jefaturas delegacionales para reubicar a los residentes. Apuntó que en los casos donde se garantice que existen condiciones de seguridad se optará por la regulación de los predios.

“La ciudad tiene varias zonas en donde nosotros tendríamos que trabajar de manera consistente. Fueron muchos años en donde se permitieron estas invasiones y donde ahora estaremos trabajando”, sentenció.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios