Se encuentra usted aquí

¿Y los elefantes en la sala?

27/10/2018
02:15
-A +A

Hace unos días se entregaron al presidente electo las resultados de los “Foros Escucha para la pacificación y la reconciliación nacional”. Foros siempre han habido, con el sello y sesgo de cada gobierno. Ahora es la realidad la que impuso el énfasis en las víctimas, lo que resulta natural y justo. Ojalá que, a pesar de las dificultades que obligaron a cancelar o posponer otros foros en distintas partes del país, continúen celebrándose. Bien lo dijo López Obrador: con las víctimas lo que procede es callar y escuchar.

Ojalá también que los resultados de los foros se hagan públicos, para dar seguimiento a las acciones que deberán responder a los reclamos y exigencias de víctimas y ciudadanos en general. Por lo pronto, Alfonso Durazo apuntó algunos temas relevantes que todos ya conocemos, como estudiar una nueva normativa para las drogas, el control de armas o la puesta en orden de cuerpos de seguridad privada… ¿Y luego? Las dudas no se van y más bien se acumulan. ¿Qué visión tiene el próximo gobierno sobre la despenalización de las drogas? ¿Cuáles son los alcances del “perdón” y de la amnistía? ¿A qué se refiere el presidente electo cuándo habla de excarcelar a presos políticos? ¿En quiénes está pensando y porqué considera que son presos de conciencia? ¿Se cuenta con los elementos para denunciar a ministerios públicos y jueces que hubieran encarcelado a alguien por sus ideas?

Por otra parte, preocupa que el presidente electo y su equipo siguen sin mencionar, y ya no digamos desarrollar, temas fundamentales. Ya tenemos varios elefantes en la sala… Menciono tres:

El primero tiene que ver precisamente con las víctimas. La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, cuyo responsable tuvo una participación anodina y sin sustancia, no está a la altura del reto. Con los miles de asesinatos y desaparecidos que acumulamos año con año, sólo se han emitido 246 proyectos de dictamen de acceso a recursos del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral. Las Comisiones estatales se encuentran en peor situación. En síntesis, el sistema nacional de atención a víctimas va para convertirse en una simulación. ¿Hay algún plan o la intención de un plan para atender realmente a las víctimas?

El segundo elefante es el de la militarización. Si como siempre nos recuerda el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, éstos deben guiar las actuaciones del Estado mexicano, cómo vamos a lograrlo si el próximo gobierno no ofrece ninguna señal para revertir la creciente militarización de la seguridad pública? Bautizar a las Fuerzas Armadas como “ejército de paz” no será suficiente, y esto me lleva al tercer elefante: Salvo Olga Sánchez Cordero, que se refirió al fortalecimiento de las procuradurías, ningún otro integrante del equipo de transición tocó el tema de la emergencia que enfrenan, no sólo las procuradurías, sino desde luego las policías, el propio sistema judicial y ya no digamos el mal llamado “sistema” penitenciario. Es urgente que se entienda que no podemos continuar posponiendo los programas de salvamento que les permita a estas instituciones cumplir con las responsabilidades que la ley les impone.

Retomando lo dicho por López Obrador, claro que se requiere crecimiento económico, claro que se requieren mejores políticas sociales, y claro que nadie espera del próximo gobierno las calamidades que él mismo mencionó en el foro: “guerra”, “represión” ni mucho menos “exterminio”, pero… ¿y los elefantes en la sala?

Presidenta de Causa en Común.
@MaElenaMorera

Activista ciudadana en seguridad pública y fortalecimiento ciudadano. Actualmente es ‎Presidenta de Ciudadanos por una Causa en Común A.C.