Se encuentra usted aquí

La dictadura electrónica

30/06/2019
03:48
-A +A

Después de las elecciones en donde los británicos decidieron abandonar la Unión Europea por medio de un referéndum y los norteamericanos elegir a Donald Trump como presidente de los EUA, en diversos círculos de análisis se empezó a pensar cuáles habrían sido las razones de ambos pueblos para tomar decisiones tan polémicas y tan difíciles de entender, dadas las consecuencias creadas por ambas expresiones populares.

En los ejemplos mencionados, los resultados no fueron apabullantes, pero sí, lo suficientemente holgados, para que no quede duda el sentido de la voluntad de la mayoría. En el caso Inglés, es el día en que aún no pueden ponerse de acuerdo para establecer los criterios con los que van a resolver su divorcio definitivo de su antigua alianza Europea. Quieren salir pero no saben cómo. Quieren cumplir con un mandato popular, pero en el fondo, ya se dieron cuenta que no es tan fácil. Se dieron cuenta que el pueblo se equivoca y que sin querer puede actuar en contra de los intereses de la nación. Sencillo, porque el pueblo no está llamado a tomar las decisiones fundamentales de la política pública, al menos ese ha sido el acuerdo de las principales democracias desde el siglo XIX, fecha en que se terminó de instaurar la democracia liberal, que es esencialmente una democracia representativa.

Con los americanos, sucede algo similar, tienen diversos temas en donde los principales actores guardan posiciones irreconciliables, derivado de un discurso prejuicioso de odio y discriminación, generando con ello, polarización y división, elementos muy complicados de administrar para el gobierno de consenso, para el gobierno de la democracia que estimula el diálogo y el debate público, con el fin de lograr un determinado ambiente de acuerdos y convergencias entre los jugadores de la política.

Lo cierto es que después de estas elecciones, cambio la democracia y la política, trayendo a nuevos actores, que no necesariamente son los políticos tradicionales, al contrario son agentes externos al sistema de los partidos y de la clase política en lo general. Ahí está el caso de Salvini en Italia, antes ya había estado Berlusconi, Bolsanaro en Brasil, muy probablemente Johnson en Inglaterra y otros que se caracterizan por su inclinación al populismo, al nativismo y al conservadurismo político. Utilizan un discurso de odio y segregación, señalan al migrante como el culpable de todos los males, incluyendo el de la seguridad pública, sin considerar las causas reales de este fenómeno, entienden la política como una relación de amigo-enemigo, y no como la forma de propiciar acuerdos por consenso, para lograr cambios que puedan mejorar las condiciones de millones de personas.

Interesante que actores externos sean los nuevos emperadores romanos sin haber ocupado oficinas de gobierno previamente, sin tener adherencias electorales prexistentes y sin haber logrado nada relevante en favor del interés público. ¿Cómo fue que pasó? Probablemente el hartazgo de ver las mismas caras con las mismas propuestas y los mismos resultados, pero adicionalmente, se ha sugerido que los grandes señores feudales de Sillicon Valley, son parcialmente los culpables de estar creando a nuevos autómatas políticos en sustitución del antiguo ciudadano, que ejercía sus derechos políticos en conciencia.

Ya hemos escuchado que muy probablemente, por medio de algoritmos programados, se puede lograr incidir en el voto de las personas, dado que nuestro consumo en las redes sociales y el internet, deja una huella para decir a determinados grupos que monitorean nuestros hábitos electrónicos, quiénes somos, qué queremos, en qué creemos y eventualmente a qué le tenemos miedo o al menos no es de nuestro agrado. Si fuera el caso, Orwell se quedó corto en sus predicciones y las profecías de Sartori se han cumplido e incluso, los hechos han ido más lejos.

Una democracia sin partidos y sin elecciones justas e imparciales, es su negación y para nuestra desventura, el inicio de un sistema que nos puede hacer sentir que tenemos libertad, dentro de una dictadura electrónica. ¿Será?

 

Cónsul General de México en Nueva York.
@Jorge_IslasLo

Licenciado en Derecho por la UNAM, con Maestría en Leyes por la Universidad de Columbia, Nueva York, EUA. Ha sido un firme precursor del derecho a la información y la transparencia en México. Fue...