“The King” cumple su juramento

LeBron James regresó a Cleveland para guiar a los Cavaliers al ansiado cetro

James al fin pudo levantar el trofeo con el equipo de sus amores (JOHN G. MABANGLO. EFE)
Universal Deportes 20/12/2016 00:34 Ramón Treviño Actualizada 00:34

[email protected]

LeBron James regresó a casa para cumplir con su deber.

Después de perder el campeonato de la NBA el año pasado ante los Warriors de Golden State, el hijo pródigo de Ohio, le dio el título a los Cavaliers de Cleveland ante el MVP Stephen Curry y compañía.

El drama se vivió en cada partido de las finales. Los Warrios arribaron al quinto duelo con una ventaja de 3-1. En California, los “Cavs” alargaron la serie, con la esperanza de sacar otro triunfo ya en casa, pero el último juego era en el Oracle Arena, fortaleza para Curry, Klay Thompson, Harrison Barnes y Draymon Green. La historia de 2015 parecía repetirse para James.

“The King” levantó el ánimo de sus compañeros y puso a toda la franquicia sobre sus hombros. Algo en él le decía que ésta podría ser la última oportunidad para hacer al equipo que lo seleccionó en el Draft de 2003, campeón de la NBA por primera vez en su historia.

El juego 6 hizo temblar a todo Cleveland. LeBron anotó 41 puntos, mientras que Kyle Irving aportó con otros 23. El duelo culminó 115-101 forzando el partido decisivo en la Bahía del Pacífico.

El Día de Padre festejó al basquetbolista, pero no sólo por sus tres hijos. En un partido que arrancó suspiros, gritos y lágrimas, por fin Cleveland pudo probar el dulce sabor del éxito (93-89). Con el 23 de Michael Jordan bordado en su camiseta, Lebron James guio a los Cavs al título de la NBA.

“The Chosen One” marcó 27 puntos, 11 asistencias y 11 rebotes para levantar el trofeo y llevarse un nuevo MVP de las Finales.

En 2010, James se marchó del conjunto que lo vio nacer para buscar el ansiado anillo de campeón. Firmó con el Heat de Miami, donde llegó a cuatro finales de forma consecutiva y conquistó dos de ellas.

El profesional se pudo haber quedado tranquilo con esos triunfos. Sin embargo, su conciencia no lo estaba. Tras cuatro años de romper marcas en Florida, empacó sus maletas de regreso a Ohio, a cerrar lo que había prometido en el ya lejano 2003 y cumplió. Es por esto que será recordado como “The King”.

Temas Relacionados
SUCESOS DEL AÑO / BASQUETBOL

Comentarios