Suscríbete

ASF: La experiencia gana en Playoffs

Roethlisberger y Rodgers impusieron condiciones en sus juegos

Reuters
Universal Deportes 11/01/2016 00:15 Iván Pirrón México, DF Actualizada 00:15
Guardando favorito...

Cuatro quarterbacks debutaron en los Playoffs 2015 de la NFL. Los cuatro jugaron como locales en el Wild Card y los cuatro están eliminados de la postemporada.

Sí, la experiencia cuenta -y mucho- cuando se trata de los Playoffs.

Brian Hoyer (Houston), AJ McCarron (Cincinnati), Teddy Bridgewater (Minnesota) y Kirk Cousins (Washington) aprendieron, junto con sus equipos, la dura lección de que los Playoffs son juegos diferentes, y que hay jugadores que están hechos para ellos.

Ben Roethlisberger y Aaron Rodgers son los mejores ejemplos.

El “Big Ben” pasó para 229 yardas y un touchdown en el triunfo de los Steelers en Cincinnati. Sí, los Bengals se autodestruyeron al final, pero Roethlisberger comandó la serie ofensiva del triunfo pese a una lesión en el hombro (de la cual hoy sabremos si es grave).

Cuando fue sustituido por Landry Jones, todo parecía perdido para Pittsburgh, pero el “Big Ben” demostró una vez más que, mientras pueda caminar, estará en el campo para tratar de ayudar a su equipo.

Rodgers llegó a los Playoffs arrastrando una mala racha y muy poca ofensiva para Green Bay. Después del primer cuarto en Washington, parecía más de lo mismo: un solo pase completo y 11 yardas.

Pero, repentinamente, el quarterback de Green Bay hizo ignición y con él todo el ataque de los Packers, que anotaron en cinco series consecutivas para sentenciar a los Redskins.

La clave fue usar una acelerada ofensiva sin reunión. La defensiva de Washington nunca encontró la manera de frenar a Rodgers y en un par de ocasiones fue castigada por tener 12 hombres en el campo, en su intento por realizar sustituciones.

Ajustes, ajustes, ajustes. Lo hizo Green Bay y Washington no.

Por cierto, Eddie Lacy y James Starks se convirtieron en la primera pareja de corredores de los Packers que corre para 45 o más yardas y una anotación en un mismo juego de postemporada desde que Jim Taylor y Elijah Pitts lo hicieron en el Super Bowl I, en 1967.

Cincinnati pagó muy cara su indisciplina, particularmente la de dos de sus mejores defensivos: Vontaze Burfict y Adam Jones.

No entiendo cómo el presidente de los Bengals, Mike Brown, mantiene en el cargo al coach Marvin Lewis, quien está 0-7 en Playoffs. Los equipos de Lewis son especialistas en encontrar maneras de perder en la postemporada, pero la derrota del sábado en la noche fue demasiado.

También ridículo fue lo que le pasó al pateador de los Vikings, Blair Walsh, quien falló un gol de campo de 27 yardas en los segundos finales del partido que Minnesota debió ganar… y que ganaron los Seahawks.

Es cierto que el holder Jeff Locke no pudo girar el balón para evitar que Walsh le pegara a las costuras, pero el pateador de los Vikings ya había conectado un gol de campo con las costuras al frente. De hecho, Walsh convirtió los únicos puntos que pudo hacer Minnesota, gracias a sus goles de campo de 22, 43 y 47 yardas.

Con las derrotas dominicales de Minnesota y Washington, es la primera ocasión que los cuatro equipos locales pierden en los juegos de Wild Card desde que se instauró el actual formato de Playoffs en la NFL, en 1990.

LOS JUEGOS DIVISIONALES

¿Qué nos espera en la Ronda Divisional? Muy probablemente más juegos parejos y también más sorpresas.

Por el momento, Carolina (-3), Arizona (-7), Denver (-7) y Patriots (-5) parten como favoritos en las casas de apuestas. Y, créeme, esta vez no perderán los cuatro locales.

Seattle en Carolina. En la Semana 6, Cam Newton conectó un pase de touchdown de 26 yardas con Greg Olsen a 32 segundos del final del juego y las Panthers vinieron de atrás para vencer 27-23 a los Seahawks en Seattle.

Las dos últimas series ofensivas de Carolina recorrieron 80 yardas y terminaron en sendas anotaciones, después de ir abajo 23-14.

Newton, quien pasó para 269 yardas, tuvo un impresionante cuarto periodo, en el conectó 12 de 15 para 162 yardas, un touchdown y rating de 133.9.

Panthers rompió así una racha de cinco derrotas ante los Seahawks, que eliminaron a Carolina en uno de los Juegos Divisionales de la campaña pasada, 31-17 en Seattle.

Hay cuentas pendientes.

Green Bay en Arizona. En la Semana 16, la defensa de los Cardinals capturó 8 veces a Aaron Rodgers y regresó dos de sus fumbles a las diagonales, en la paliza de Arizona, 38-8.

Carson Palmer pasó para 257 yardas y dos touchdowns.

Dwight Freeney terminó el juego con tres capturas y Calais Campbell agregó otras 2.5, en la peor derrota de Green Bay en la campaña.

Arizona no cerró bien la campaña regular, pues cayó 36-6 ante Seattle, en casa, una semana después de vapulear a los Packers.

¿Podrá Aaron Rodgers mantener el ritmo mostrado en Washington ante la defensa de los Cardinals?

Kansas City en Nueva Inglaterra. Estos equipos se verán las caras por primera vez en postemporada. Los Chiefs lideran la serie, 17-13-3, incluido el sonado el triunfo de la campaña pasada, 41-14 en un Monday Night Football.

Sí, fue la derrota que enfureció a Bill Belichick, quien se limitó a responder en la conferencia de prensa “We’re on to Cincinnati”. Una semana después, los Patriots aplastaron 43-17 a los Bengals y… bueno, ya sabes el resto de la historia.

Kansas City podría extrañar al receptor Jeremy Maclin, mientras Tom Brady espera contar con Rob Gronkowski, Danny Amendola y Julian Edelman por primera vez desde la Semana 10, cuando los Patriots vencieron 27-26 a los Giants. Desde entonces, Edelman se ha perdido 7 juegos, Amendola dos y “Gronk”, uno.

Pittsburgh en Denver. En la Semana 15, Ben Roethlisberger pasó para 380 yardas y 3 touchdowns en el triunfo de los Steelers en casa, 34-27 sobre Denver.

Antonio Brown atrapó 16 pases para 189 yardas y un par de anotaciones ante la mejor defensiva de la NFL.

Los Broncos, que dejaron ir una ventaja de 17 puntos, eran comandados por el joven Brock Osweiler, pero el coach de Denver, Gary Kubiak, ha decidido que el veterano Peyton Manning será su quarterback titular en los Playoffs.

Una intercepción a Osweiler (de Ryan Shazier) resultó muy costosa para los Broncos en aquel juego decembrino, pues Roethlisberger conectó una espiral de touchdown de 23 yardas con Brown a 3:34 del final.

Osweiler no tuvo un mal partido. Pasó para 296 yardas y 3 touchdowns, y corrió para otra anotación, pero en la segunda mitad sólo completó 7 pases para 82 yardas.

Denver y Pittsburgh se han enfrentado 7 veces en postemporada y los Broncos ganan la serie 4-3, incluida aquella humillante derrota para los Steelers en 2011, 29-23 en Mile High, cuando un tal Tim Tebow lanzó el pase de touchdown de la victoria en tiempo extra.

Cómo olvidarlo.

Temas Relacionados
NFL asf Wild Card
Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos