Contra la neutralidad de la Red (I)

 #LaVozDeLosExpertos

Los principales opositores a la neutralidad de red son algunos de los dueños de las principales conexiones troncales —el backbone de Internet—, como AT&T, Comcast y Verizon, en Estados Unidos.

Los principales argumentos de quienes pretenden eliminar la neutralidad de la red, admiten ser clasificados en ocho grandes apartados. En esta primera entrega, por razones de espacio centraremos nuestra atención en las cinco primeras líneas argumentativas para, en otra entrega, presentar las tres restantes.

1. Existencia histórica de una no neutralidad en la red. Todos los enrutadores de red deben tomar decisiones sobre la transmisión de datos, y tales decisiones invariablemente tienen implicaciones que pueden no ser estrictamente uniformes o neutrales. Inclusive —sostienen— el protocolo TCP / IP presenta efectos diferenciales para diversos contenidos y aplicaciones. Por ejemplo, los“buscadores”y otros proveedores de contenido suelen otorgar ubicaciones Premium a los anunciantes dispuestos a pagar más. Ese modelo de negocio —denuncian— representa una negación a la estricta neutralidad en la red.

2. Requisitos de priorización, bloqueo y gestión de red. Los operadores deberían estar autorizados para restringir o bloquear datos que afecten sus redes. Un pequeño número de usuarios puede abrumar la red a través del uso de aplicaciones de ancho de banda, tales como el intercambio de archivos P2P y la transmisión de video. La gestión, priorización y otros tipos de garantías de calidad son necesarios para evitar que Internet se desacelere o colapse.

3. Eficiencias y beneficios de la priorización para el consumidor. La priorización y otras formas de calidad en el servicio permitirían asignar recursos de red escasos de manera más coherente a las prioridades reales de los usuarios finales. Por ejemplo, la transmisión de videos de telemedicina sobre correos electrónicos. Los datos no priorizados, de ninguna manera serían relegados a un carril lento, inaceptable y anticuado. Por el contrario —argumentan— el servicio básico continuará mejorando.

4. Nuevo contenido y aplicaciones, la necesidad de una red inteligente.

Nuevos servicios especializados y contenido premium implican una gestión de tráfico de datos inteligente. Los estándares del primer protocolo TCP / IP se están volviendo obsoletos. Resulta —sostienen— indispensable diferenciar el tráfico considerando necesidades particulares en materia de niveles de velocidad, latencia, fluctuación de fase, simetría, ruptura y capacidad.

5. Innovación de redes y competencia. Los operadores de red podrían innovar libremente y diferenciar sus redes como forma de competencia, ofreciendo servicios mejorados para proveedores de contenido y aplicaciones novedosas a usuarios finales (diversidad de redes). Prohibir la priorización restringe nuevos tipos de competencia, obstaculiza la innovación. Permitir que los proveedores de contenido y aplicaciones compren garantías de calidad del servicio y priorización puede permitir el ingreso de nuevos proveedores, así como la introducción de novedosas aplicaciones destinadas a contrarrestar las ventajas competitivas que hoy tienen algunos de ellos.

El debate sobre la neutralidad de la red establecerá un parteaguas en el desarrollo de Internet. Lo que se decida en Estados Unidos definitivamente trascenderá sus fronteras geográficas. Conviene estar atentos.   

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios