Se encuentra usted aquí

La pandemia que pudo evitarse

27/03/2020
04:02
-A +A

Aunque durante la Guerra Fría existían muchas amenazas a la seguridad internacional, fueron soslayadas ante el abrumador peso de la confrontación bipolar EU-URRSS. Al concluir dicha guerra ya se reconoció la peligrosidad de las “nuevas amenazas” que era urgente atender, siendo las principales: la competencia por los recursos, la militarización global, el crecimiento demográfico, la pobreza, el crimen organizado, el cambio climático y las pandemias. Pero como a la gravedad de los problemas del mundo y de la humanidad se antepusieron los intereses político-económicos cortoplacistas, hoy pagamos las consecuencias de ello. Se les ignoró, toleró, considero inexistentes, ser inventos alarmistas, etc., y a partir de los ataques terroristas contra EU de 2001, nuevamente se asignó la prioridad a la tradicional amenaza bélica estatocéntrica, centrándose artificialmente la atención, los esfuerzos y los recursos en la lucha antiterrorista. Adicionalmente lo primero no atraía votos, y lo segundo sí.

En el caso de las pandemias y como lo destaqué en un artículo anterior (31 de enero), existen desde siempre, siendo la mas mortífera la de “Influenza Española” (surgida en Kansas), que de 1918 a 1919 aniquiló a alrededor de 100 millones de personas. Si bien se esperaba que la imparable globalización propiciara otra mas devastadora, como en 1928 el británico Alexander Fleming inventó la penicilina, se llegó a la ilusa conclusión de que las enfermedades contagiosas pronto serían doblegadas. Pero no fue así, pues a pesar de los impresionantes avances de la medicina, en 2000 el National Intelligence Council de EU, reveló que, desde 1973 habían aparecido 30 nuevas enfermedades contagiosas, que otras 20, consideradas extintas, reaparecieron, y que no había cura para la mayoría de ellas. Explicablemente, en el mismo año la OMS reconoció que enfrentábamos una nueva era de peligro microbiano, y la CIA concluyó que las enfermedades infecciosass eran una de las principales amenazas a la seguridad nacional e internacional. En efecto, en los últimos años se ha registrado una “pandemia de pandemias”, pues se han desatado múltiples brotes pandémicos causados por la transmisión de agentes patógenos de animales a humanos (zoonosis): Cólera, Paludismo, Dengue (clásico y hemorrágico), Fiebre de Lassa y del Nilo, Ébola, Sars, Chagras, Gripe Aviar y Porcina, Chicungunya, Mers, Zika, Sida/VIH, etc.

Por ende, era previsible que una devastadora pandemia global ocurriera, pero como no se hizo mucho para evitarla o para estar preparados para confrontar sus efectos, la actual del corona virus sorprendió a los gobiernos como si fuera algo inesperado. La ciencia y la academia lo advirtieron, como también han pronosticado la otra gran catástrofe que se avecina por el calentamiento global. Los políticos neoliberales de la posguerra fría ignoraron la amenazante realidad con tal de complacer al mercado, a las grandes corporaciones depredadoras del medio ambiente y a la codicia. Sus sucesores populistas también la han menospreciado y minimizado para privilegiar sus agendas personales de corte nativista, aislacionista y unilateralista. EL impacto pandémico será brutal en término de salud y vidas, pero también para la economía que tanto se ha favorecido y mimado, e igualmente para los gobernantes que no tomaron las medidas preventivas y paliativas acordes a la magnitud de la crisis. Los políticos pueden seguir ignorando los graves problemas del mundo, pero no así, como lo estamos constatando con altísimo costo humano y material, las consecuencias de dicha realidad. La madre naturaleza ya comenzó a restaurar el equilibrio del ecosistema que la ambición e irresponsabilidad humana han desbalanceado.

Internacionalista, embajador de carrera y academico

Walter Astié-Burgos
Estudió en la FCPyS de la UNAM y cuenta con posgrados en Londres, Bruselas y Caracas. Adscrito a misiones de México en Roma, Londres, Bruselas, embajador alterno en Washington y titular en Dinamarca...