La esfinge de Salah

Víctor Alvarado

Mohamed Salah está jugando a un nivel que no tiene otro futbolista en la Premier League y Europa en este momento

Le dicen el Faraón, pero quizá habría que elevarle la categoría al nivel de Horus, Anubis, Isis y otros dioses del panteón egipcio. Mohamed Salah está jugando a un nivel que no tiene otro futbolista en la Premier League y Europa en este momento. Las últimas exhibiciones del delantero del Liverpool han sido dignas de elogio y admiración. Ningún análisis puede resistirse al rendimiento de cara al arco y las oportunidades generadas. En Anfield, el estadio del Liverpool, debieran considerar colocarle una efigie o un obelisco. El arquitecto debe ser Jürgen Klopp, y el ingeniero de obra, Roberto Firmino. Déjenme explicarlo.

En la Premier League, durante la pretemporada y la ventana de transferencias del verano, muchos equipos movieron sus piezas y desembolsaron millones de dólares para fortalecerse. Y el equipo rojo fue muy discreto, comparado con lo que hicieron Manchester City, Manchester United o Chelsea. Se fueron Xherdan Shaqiri, Marko Grujic, Georgino Wijnaldum, Harry Wilson, Taiwo Awoniyi, y al menos seis jugadores cedidos.

Puedes leer: "Xavi no piensa en dirigir al Barcelona, está concentrado con el Al Sadd"

Los que llegaron fueron pocos. Lo más relevante fue la contratación de Ibrahim Konaté, más los regresos de Takumi Minamino, Loris Karius y Harvey Elliot. Hay que recordar que a este equipo lo dirige Klopp, con 61% de victorias, y sabe lo que hace. Ha puesto nuevamente a los jugadores en un nivel altísimo y muestra de eso es Firmino como “falso 9”. Es un generador de espacios y caminos para transitar. Es fantástico verlo moverse.

Es futbol asociación, y el gran beneficiado ha sido Salah. En la construcción de esa esfinge hay que considerar también a otros que le ayudan al arquitecto. Y han sido los otros refuerzos de los que poco se habla; por ejemplo, los especialistas/entrenadores de saques de banda. Sí, entrenan los saques de banda. Y también, durante la pretemporada, contaron con la presencia de los coaches mentales Niklas Hausler y Patrick Hantschke.
 

Su empresa, neuro11, trabaja para ayudar a los jugadores a controlar su mente y encontrar lo que describen como el “estado mental óptimo”. Los futbolistas del Liverpool lanzaban tiros libres y registraban su actividad cerebral para calcular el índice de actividad neuronal. Posteriormente, adaptaron los entrenamientos para que aprendieran a controlar la mente. Es decir, los mejores refuerzos para el equipo estuvieron lejos del mercado de transferencias.

Contrataciones clave, mejoras en los entrenamientos, manejo de las relaciones humanas y una idea clara que pueda ser ejecutada, nos están permitiendo ver a un Liverpool que incluso sus aficionados no pensaban ver. Gracias a EL UNIVERSAL Deportes por permitirme compartir mis reflexiones y opiniones sobre el mundo del deporte. Espero que podamos sincronizar estos pensamientos.

@vic

 

 

Comentarios