Fiebre en las gradas

Víctor Alvarado

La Liguilla está siendo oxígeno puro. Y la presencia de la afición en las tribunas lo hace todavía más especial

Usando el título del famoso libro de Nick Hornby, no hay mayor demostración de “salud” de un espectáculo deportivo que ver una tribuna extasiada de pasión. La Liguilla nos ha traído esa dosis de esperanza al ver el famoso Volcán, o estadio Universitario, sede de los Tigres, en verdadera erupción, lo que nos recuerda a todos los que amamos al futbol el porqué seguimos a tal o cual equipo.

Lo vivido en el partido de ida de la semifinal contra el León alcanza niveles muy, muy altos. Ser un aficionado de raza es de lo más grande que uno puede ser. Y es que, aunque suene a cuento mercadológico, la realidad es que vivir esa montaña rusa de emociones, ese sentimiento por lo que representa tu equipo, tiene tintes poco comparables con otras identificaciones que los seres humanos podemos tener.

Puedes leer: "¿Cuánto tiempo tienen sin ser campeón los semifinalistas del Apertura 2021?"

Resalto lo vivido en San Nicolás de los Garza, porque de verdad que es un espectáculo, una fiesta en sí. Nos despierta la esperanza de volver a disfrutar aquello que amamos con la misma o mayor pasión que antes de la pandemia que sumergió al mundo en la incertidumbre.

Justo comentaba con unos amigos que el fenómeno regio de estadios casi llenos es producto de una construcción mediática que se viene gestando desde hace varias décadas, y les mostraba un video-resumen que se puede encontrar en YouTube, de un Tigres vs Atlante de la temporada 1994-95, donde se puede apreciar el mismo estadio Universitario en su esplendor.

El marcador fue de 2-0, con cuatro jugadores expulsados y una afición desbordada en pasión. Esto se contagia. Leo en medios sociales a los aficionados del Atlas ilusionados con su equipo, apoyando; y lo mismo con los de los Pumas, que andan en estado de gracia, y el llamado del León para que su afición haga lo propio y haga valer las condiciones que impone la localía.
 

El futbol nos muestra que los valores que lo soportan están más vigentes que nunca, que se trata de la cancha, del texto, pero también de la tribuna y sus aficionados, el metatexto (ahora que están muy de moda los metaversos). La Liguilla está siendo oxígeno puro respecto a lo vivido en la temporada regular. Y la presencia de la afición en las tribunas lo hace todavía más especial.

Hace mucho tiempo que no percibía tal nivel de comunión tribuna-cancha. Es especial. No sé si es la pandemia, la nostalgia, el deseo de estar o simple y sencillamente los equipos están haciendo lo suyo para reconectar con los fans. Al final, y sigo insistiendo, se trata de disfrutar, de vivirlo. Deseo que esta Liguilla termine con la intensidad que estamos viviendo.

@vic

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios