Van por círculo de García Luna y por calderonistas

Salvador García Soto

Con la Unidad de Inteligencia Financiera como el ariete, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador comenzó a lanzar las redes en torno a la detención de Genaro García Luna en los Estados Unidos, y han empezado a rastrear los movimientos financieros de varios integrantes de su círculo cercano, además de buscar también que otros personajes del gabinete de Felipe Calderón pueden aparecer vinculados con el exsecretario de Seguridad Pública, hoy acusado de narcotráfico por la justicia estadounidense.

Así, mientras García Luna llegaba ayer esposado de pies y manos a Nueva York, donde se definirá su proceso en la Corte Federal de Brooklyn; en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su sabueso, el titular de la UIF, Santiago Nieto, revelaban el “hallazgo” de una transferencia financiera de 2 mil millones de pesos, que fueron “desviados” desde la Secretaría de Gobernación, en el sexenio de Felipe Calderón, entre 2009 y 2012, y que habrían sido depositados a la cuenta de una empresa vinculada con Genaro.

Con motivo de esa investigación, Santiago Nieto mencionó ayer a la prensa el nombre de excolaboradores cercanos al  extitular de la SSP que estarían siendo investigados por este desvío millonario: Luis Cárdenas Palomino, excoordinador Regional de la SSP y uno de confianza de García Luna. Aunque Nieto se negó a dar más nombres o datos “por la secrecía de las investigaciones”, varios medios difundieron ayer también otros nombres de exfuncionarios que estarían siendo investigados por la Fiscalía General de la República y por la UIF como el de Facundo Rosas, excomisionado de la Policía Federal y también exsecretario de Seguridad en Puebla en el gobierno del fallecido Rafael Moreno Valle; Javier Garza Palacios, otro de sus hombres más cercanos desde la AFI y a quien García Luna envió como agregado de la Policía Federal en la embajada de México en Colombia; además de Maribel Cervantes, excomisionada también de la PFP y quien sustituyó en ese cargo a Cárdenas Palomino.

Pero el tema del desvío de los 2 mil millones no pararía en García Luna y su círculo cercano y toca también a la Secretaría de Gobernación, de donde se supone que salió el dinero público que terminó en cuentas vinculadas al exsecretario de Seguridad. Ayer mismo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció no tener información de ese desvío y que se enteró por los medios de comunicación de la investigación que involucra a la dependencia que encabeza.

Pero por las fechas que dio Santiago Nieto del tiempo en que se sacó ese dinero de la Segob, entre 2009 y 2012 hubo tres titulares de Gobernación con Calderón: Fernando Gómez Mont, que llegó en 2008 y estuvo en el cargo hasta 2010; Francisco Blake Mora, designado en 2010 y en el cargo hasta noviembre de 2011 cuando falleció en un accidente de helicóptero; y Alejandro Poiré, que sustituyó a Blake y terminó el sexenio en noviembre de 2012. ¿Cuál de ellos tres sería el titular de Gobernación que permitió el desvío de los 2 mil millones de pesos?

Veremos hasta dónde llegan las investigaciones que han iniciado tanto en la FGR como en la UIF, pero sobre todo hasta dónde el gobierno de López Obrador va a aprovechar la detención y el proceso en contra de García Luna en Estados Unidos, para iniciar aquí una cacería ya no sólo en contra de todo lo que tocó el extitular de Seguridad federal y de sus excolaboradores cercanos, sino también de otros funcionarios calderonistas que tuvieron relación con la estrategia de seguridad en aquel sexenio. Por lo pronto han empezado en Gobernación, pero podría haber muchos otros expedientes en distintas dependencias y áreas de la administración federal entre 2006-2012 y, eventualmente uno de esos expedientes, nombres o indagatorias, conectará con el expresidente Felipe Calderón. ¿Será ese el objetivo final?

NOTAS INDISCRETAS… Justo un día después de que en este espacio comentábamos de su activismo político y su comida con su viejo amigo Carlos Romero Deschamps, la maestra Elba Esther Gordillo reapareció ayer en las redes sociales, después de varios años de silencio entre su encarcelamiento y su recuperación tras ser exonerada. El video en cuestión parece un simple “mensaje navideño” en el que la exlideresa magisterial, hoy jefa de un partido político en ciernes (Redes Sociales Progresistas) aparece radiante, ataviada con colores y decoración navideñas, y desde un mullido sillón, emulando aquel programa de Silvia Pinal, manda “cariñosos saludos y buenos deseos a todos los maestros y maestras de México”, pero al mismo tiempo, si se analiza bien su contenido, el mensaje de fondo en ese video es el llamado que hace Elba Esther Gordillo a que sus seguidores en el magisterio, que ya no son tantos como antes, estén atentos en el 2020 ya cercano porque ella regresará “a cambiar muchas cosas en el sistema educativo y en nuestra organización sindical”, el SNTE, al que no menciona por su nombre. Es decir, que entre su imagen de la tía benevolente que manda saludos y parabienes, Gordillo Morales también anuncia que con el nuevo año volverá a la carga en su intento de recuperar la dirigencia del sindicato de maestros y con ello su influencia y poder en la educación en México. ¿Es aviso o amenaza?.. Se lanza el tiro. Capicúa de los dados.

[email protected]

Comentarios