Suscríbete

La corrupción no se ha ido de Pemex

Raúl Rodríguez Cortés

Carlos Correa Guerrero formó desde 2015 una red de corrupción que sigue operando, ahora en la gestión de contratos de mantenimiento terrestre

La corrupción en Pemex parece no temer remedio. Si de verdad se ha desterrado al más alto nivel de dirección como asegura AMLO, sus redes siguen operando entre funcionarios menores de la petrolera. Aquí un botón de muestra de este aserto.  
   
Un simple gerente como Carlos Correa Guerrero gestiona a modo licitaciones para adjudicar contratos de 250 millones de pesos a empresas de nueva creación. Para ello dispone de un presupuesto cuyo monto es mayor que el de los estados de Tlaxcala, Colima y Nayarit juntos. Le basta con echar por delante ante propios y extraños su cercanía y cobijo del director general de Pemex Exploración y Producción (PEP), Miguel Ángel Lozada, recién reinstalado de una inhabilitación por sus presuntos vínculos con la llamada estafa maestra. 
   
Un ejemplo es la licitación PEP-CAT-S-GCP-401-57503-20-1 cuyo objeto es el “reacondicionamiento y servicio para unidades de bombeo mecánico en las instalaciones del activo integral de producción bloque número 2” en Villahermosa, Tabasco; en la que resultó ganadora, mediante las argucias técnicas autorizadas por Correa Guerrero -actual gerente de Contrataciones de la Subdirección de Servicios a la Producción de Pemex-, la empresa Circuito Reductivo S.A. de C.V., creada este año, sin dueños visibles ni conocidos en el ámbito petrolero, con domicilio fiscal en un gimnasio de poca monta ubicado en la Plaza Jacinto Canek de Villahermosa, con solo cinco empleados que ni siquiera están inscritos en el IMSS y sin experiencia curricular comprobada. 
   
La evaluación técnica de la licitación de marras entregada a dicha empresa en participación conjunta con Petroquímica del Golfo S.A. de C.V., fue firmada el pasado dos de septiembre por Correa Guerrero en calidad suplente por ausencia del gerente de Servicios de Mantenimiento, Confiabilidad y Construcción de Infraestructura Terrestre. 
   
Correa Guerrero, aseguran los denunciantes de estos hechos, formó desde 2015 en los activos de Poza Rica, con el exfuncionario de Pemex, Gabriel Soto Pinatta, su amigo, socio y entonces subalterno en la subgerencia de Contrataciones Región Norte, una red de corrupción que sigue operando, ahora en la gestión de contratos de mantenimiento terrestre y apoyo a la producción.  
   
Mediante ella otorgan contratos a empresas nuevas y sin experiencia, a través de procesos que a primera vista parecen impecables, pero que en realidad se conceden a empresas de papel. La clave está –explican los denunciantes– en que Soto Pinatta dejó Pemex para convertirse en operador desde afuera de Correa, pues él se encarga de validar la experiencia demostrada sobre la base de documentación apócrifa cuya ilegalidad –aseguran– puede ser fácilmente comprobada si se realizan las verificaciones correspondientes. 
    
El contrato al que nos referimos fue asignado el 29 de septiembre pasado en medio de una auditoría interna que podría haber derivado en una denuncia formal. Por eso Correa Guerrero, con la autorización, según dijo, del director de PEP, Miguel Ángel Lozada, precipitó el fallo en el que se asignó a Circuito Reductivo S.A. el contrato por 250 millones de pesos. 
   
Para justificar los requisitos de puntaje exigidos por las bases de la licitación, se argumentó que los cinco empleados de Circuito Reductivo S.A. cuentan con doctorados y cargos contractuales no comprobados. De esta manera dejaron fuera a 17 empresas participantes, muchas de las cuales cuentan con más de 10 años de experiencia en este tipo de trabajos. 
   
Si la 4T ha dicho que la corrupción se barre de arriba hacia abajo como las escaleras, pareciera con ejemplos como este que la escoba no ha pasado del primer peldaño, la dirección general de Pemex Exploración y Producción, y mucho menos ha llegado tres peldaños abajo, la gerencia de Contrataciones para Producción de Correa Guerrero. 
  
De nada sirve el discurso anticorrupción tan políticamente rentable de AMLO, del director de Pemex, Octavio Romero o de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval cuando topa con realidades como esta. 

Instantáneas: 


1. FICHAJES. Luego de obtener el aval del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) como partidos políticos nacionales, Fuerza Social, Redes Sociales Progresistas y Encuentro Solidario ya empezaron a buscar candidatos competitivos para obtener al menos tres por ciento de la votación y mantener su registro. En Michoacán, por ejemplo, ya se andan peleando por fichar como candidato a gobernador a quienes muchos ven como el “caballo negro”: el abogado Juan Antonio Magaña de la Mora, expresidente del Tribunal Superior de Justicia del estado. 

2. FIDEICOMISOS. El Senado recibió el miércoles de la Cámara de Diputados la minuta con proyecto de decreto que determina la polémica extinción de 109 fideicomisos. El presidente de la Junta de Coordinación Política de la cámara alta que el análisis de la minuta ya aprobada por los diputados no se hará por medio de parlamento abierto. Pasará para su dictamen a las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público que preside el morenista Alejandro Armenta, y de Estudios Legislativos que encabeza la también morenista Ana Lilia Rivera, que convocaron para su análisis a la Comisión de Derechos Humanos de la panista Kenia López Rabadán; de Ciencia y Tecnología de la priista Claudia Anaya; y de Zonas Metropolitanas de la emecista Patricia Mercado. La convocatoria es para el lunes próximo a las cuatro de la tarde. 

3. ¿Y LOZOYA? Qué mensaje quiso mandar AMLO en la mañanera de ayer al decir que la FGR debe informar sobre el caso de Emilio Lozoya porque se percibe que se bajó el asunto. ¿Será que vienen sorpresas sobre el asunto? 

4. EN GIRA que iniciará con un recorrido por las obras del aeropuerto de Santa Lucía en Zumpango, Estado de México, el presidente López Obrador visitará este fin de semana Oaxaca, Chiapas y Tabasco. Hoy y mañana estará en el Istmo de Tehuantepec para supervisar avances de los programas de reconstrucción de inmuebles dañados por los sismos y Sembrando Vida. AMLO ha sido asiduo visitante a Oaxaca y huésped del gobernador Alejandro Murat, por el énfasis que ambos tienen puesto en el corredor interoceánico como detonador del desarrollo del sureste. Apenas el martes pasado, Murat y el coordinador del proyecto, Rafael Marín Mollinedo se reunieron en San Lázaro con la diputación federal oaxaqueña. Ahí el gobernador de Oaxaca informó que en estos momentos ya están dispersados nueve mil millones de pesos en el Istmo de Tehuantepec como parte del proyecto. Consideró esto un ejemplo de que sirve más a la gente la política que construye y no la que destruye. Y destacó que para llevar a buen puerto proyectos transformadores como este, no solo hace falta la voluntad de llevarlos a cabo, sino la construcción de las condiciones para que esa voluntad se haga realidad. Así describió la coordinación que ha tenido con el gobierno federal y los gobiernos municipales.

[email protected] 
@RaulRodriguezC
raulrodriguezcortes.com.mx

Comentarios