Se encuentra usted aquí

Las cabezas de águila de la Ruta de Hidalgo

A Miguel Hidalgo y Costilla se le reconoce como el Padre de la Patria. Su recorrido como líder insurgente y como prisionero fue marcado en 1960, con estelas en forma de cabeza de águila, por órdenes del presidente Adolfo López Mateos
Cabeza de águila
25/09/2019
00:00
-A +A

Texto: Patricia Plata Cruz
Diseño web:
Miguel Ángel Garnica

 

Se conoce como la Ruta de Hidalgo a los 260 los monumentos, en forma de cabeza de águila, colocados a lo largo de las entidades de Guanajuato, Michoacán, Estado de México, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Coahuila, Durango y Chihuahua, que fueron los estados donde pasó el cura con su ejército.

El trayecto que realizó el recién nacido ejército insurgente inició en Dolores Hidalgo, Guanajuato, con el grito de Independencia, el 16 de septiembre de 1810 y terminó en la ciudad de Chihuahua con el fusilamiento del Padre de la Patria, el 30 de julio de 1811.

1_mapa_campana_de_hidalgo.png
Mapa donde se observa cual fue la ruta de Hidalgo. Imagen tomada de Creative Commons: https://bit.ly/2kGS7UH

Miguel Hidalgo es el representante patrio por excelencia, aunque para muchos su figura ha sido polémica por las decisiones tomadas durante su liderazgo en el movimiento insurgente.

De acuerdo con el libro La Ruta de Hidalgo de Carlos Herrejón Peredo, el trayecto del cura puede dividirse en dos partes, la primera como líder insurgente y posteriormente como prisionero.

La primera parte abarca desde Dolores hasta Norias de nuestra señora de Guadalupe del Baján, o lo que ahora es Acatita de Baján, en el municipio de Castaños, Chihuahua, y tuvo un lapso de 187 días.

2_acambay-san_pedro_de_los_metates.jpg
La estela de San Pedro de los Metates, Acambay, Estado de México, estuvo rota y abandonada en el suelo hasta 2013, año en el que fue restaurada, pintada y puesta en una nueva base. Su orientación cambió de norte a sur. Fotografía: Patricia Plata Cruz/cortesía.

Mientras que la segunda etapa de la ruta es cuando se vuelve prisionero del ejército realista, que va desde Acatita de Baján hasta la ciudad de Chihuahua, donde fue fusilado y abarca 131 días.

Durante los primeros días recorrió el estado de Guanajuato formando una especie de letra “U”, según menciona el maestro en historia de México en el Claustro de Sor Juana, Juan Carlos Esparza en entrevista con este diario.

La primera parte inicia en Dolores, hacia el centro del estado, rodea para llegar a la Ciudad de Guanajuato. El mismo día 16 en la tarde, el cura y todos sus seguidores llegaron a Atotonilco que es donde Hidalgo tomó el estandarte de la Virgen de Guadalupe.

3_atotonilco_estandarte.jpg

4_cabeza_de_aguila_atotonilco.jpg
El estandarte de la Virgen de Guadalupe se volvió insignia del movimiento insurgente. Fotografías: Ángel Terán/cortesía.

Las principales ciudades de la primer parte del recorrido son justamente donde se libraron batallas o se ganaron ciudades. Desde Dolores, Atotonilco, San Miguel el Grande, posteriormente en Valladolid (hoy Morelia), Ocoyoacac con la Batalla del Monte de las Cruces.

De esta última victoria insurgente, pesar de estar en Cuajimalpa, tan cerca de la Ciudad de México, decidió regresarse al norte, con la intención de ir a comprar armas a Estados Unidos.

Aunque, de acuerdo a Esparza, algunas versiones dicen que fue porque el virrey tenía presos a algunos familiares del insurgente a quien amenazó con degollarlos si entraba a la ciudad, o bien, que el mismo Hidalgo temía que, como en Guanajuato, hubiera masacre y saqueos.

Al momento de regresar al norte, resalta el municipio de Aculco, donde perdió una batalla ante el ejército realista, para luego repetir la derrota en Puente de Calderón, Jalisco, y ser aprehendido en Acatita de Baján, estado de Coahuila.

5_palo_bendito_aculco.jpg

7_placa_palo_bendito_aculco.jpg
En este encino que se conoce como “El Palo Bendito”, Miguel Hidalgo dio misa después de perder la batalla de Aculco, por lo cual debería de existir una estela en este lugar a las afueras del municipio de Aculco; sin embargo, no hay más que una placa. Fotografías: Patricia Plata Cruz/cortesía.

El último tramo de la ruta de Hidalgo comienza cuando el insurgente fue detenido por el bando realista y concluye cuando lo fusilan. Destacan las poblaciones de Monclova en Coahuila y Mapimí, en Durango, para finalizar en la ciudad de Chihuahua.


Las estelas de cabeza de águila

En el año de 1960 México estaba de fiesta y se preparaba para el festejo número 150 del inicio de la Independencia nacional.

Entre los festejos especiales que hubo ese año, Adolfo López Mateos mandó hacer 260 estelas o monumentos con forma de cabeza de águila que estarían a lo largo de lo que se conoce como la Ruta de Hidalgo.

El proyecto estaba a cargo del profesor Manuel López Dávila, Oficial Mayor de la Secretaría de Educación Pública quien, al lado del presidente, fue el promotor de la idea.

Según las páginas de este diario, el General Tomás Sánchez Fernández fue el encargado de hacer la investigación histórica para poder marcar la Ruta de Hidalgo.

6_manuel_lopez_davila_el_universal.jpg
Imagen publicada en las páginas de este diario donde se observa a Manuel López Dávila y Ruth Rivera del Departamento de Arquitectura del INBA, en el año de 1960, supervisando los últimos detalles antes de enviar las estelas a sus respectivos sitios. Hemeroteca/EL UNIVERSAL.

Las manos artesanas encargadas de diseñar y dar forma a las cabezas de águila fueron de los artistas guanajuatenses Tomás y José Chávez Morado, de acuerdo al historiador Juan Carlos Esparza.

Las estelas fueron fabricadas en el departamento de Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes. La cabeza está montada sobre un pedestal de cantera en forma de trapecio de 1.50 m de base, 2.40 de altura y remata con 70 cm en la parte superior.

8_cabeza_de_aguila-aculco.jpg
A lo largo de la ruta es evidente el descuido de las cabezas de águila, como la que se observa en la imagen del municipio de Aculco. Fotografía: Patricia Plata Cruz/cortesía.

La cabezas tienen 80 cm de altura, 1.40 m de largo y aproximadamente 40 cm de ancho. La escultura está fabricada de concreto vaciado con un armazón de varilla y malla de acero desplegado, el cual se utilizó para darles forma, además de un acabado de cemento pulido.

En cada una de las esculturas se puede leer la palabra “Libertad” realizada en bajo relieve a un costado de las mismas. Y en la base una placa de bronce o de cantera que reza “Ruta de Hidalgo, 1810-1811, año de la patria 1960”.

9_placa_del_inicio_de_la_ruta_de_hidalgo_dolores.jpg
Placa de bronce donde se indica el inicio de la ruta en Dolores Hidalgo. Fotografía: Ángel Terán/cortesía.

Pero de acuerdo con Angélica García M. licenciada en historia por la UACM, en algunos documentos posteriores se menciona que también estuvo en Querétaro y Colima, pero que en estas entidades no se levantó ninguna estela o monumento, al igual que en la Ciudad de México, donde sí estuvo pero regresó al norte.

Según las páginas de este diario, el 16 de septiembre de 1960, el presidente Adolfo López Mateos inauguró el monumento en Dolores Hidalgo, mientras que, en el resto de las poblaciones, aproximadamente a las 10 de la mañana, fueron los presidentes municipales, gobernadores o funcionarios federales los encargados de descubrir las estelas.

10_estela_de_dolores_hidalgo.jpg
Estela de Dolores Hidalgo, Guanajuato, donde el cura Hidalgo dio el grito de Independencia. Fotografía: Ángel Terán/cortesía.

En el patio del Palacio de Gobierno de Chihuahua, quien develó la estela del final de la Ruta fue el gobernador en ese entonces Teófilo Borunda.

“Es muy interesante, porque las cabezas de águila no están puestas de manera aleatoria, sino que la dirección hacia donde apunta el pico del águila es justamente la dirección hacia donde continua la ruta”, comenta Esparza.

En el inicio de la ruta se inauguró también el Monumento a los Héroes de la Independencia, con las figuras de Hidalgo, Morelos, Aldama y Allende de 25 metros de altura y labrada en cantera rosa, obra del arquitecto Carlos Obregón Santacilia y el escultor Jorge González Camarena.

11_monumento_a_los_heroes_de_la_patria.jpg

12_monumento_a_los_heroes_de_la_independencia_dolores_hidalgo.jpg
Arriba, la inauguración del Monumento a los Héroes de la Independencia en Dolores Hidalgo, Guanajuato, el 16 de septiembre de 1960/Hemeroteca/EL UNIVERSAL. Debajo, el mismo monumento en 2007. Imagen tomada de Creative Commons https://bit.ly/2kXoOx0).

Juan Carlos Esparza menciona también que aunado a esto, López Mateos ordenó la reproducción de la campana de Dolores y se donó una a cada capital estatal, junto con una réplica de la Constitución de 1917.

A pesar de que la Ruta de Hidalgo fue marcada en 1960 con 260 estelas, desafortunadamente, la mayoría ya no se encuentran en el sitio y posición en que fueron colocadas originalmente, luego de restauraciones u otras modificaciones.

13_primaria_isidro_fabela_aculco.jpg
Esta cabeza se encuentra dentro de la escuela primaria “Lic. Isidro Fabela”, en la cabecera municipal de Aculco y, de acuerdo a los directivos, llegó entre los carros de piedra que llevaron para construir la barda perimetral. Fue restaurada en el 2010 en el marco del Bicentenario de la Independencia. Fotografía del año 2019 cortesía de Patricio Plata Jiménez.

14_busto_de_hidalgo_aculco.jpg
Originalmente, la estela de la fotografía anterior se encontraba en el centro del jardín, pero fue sustituida por un busto del Padre de la Patria. Fotografía: Patricia Plata Cruz/cortesía.

Gran parte de estas esculturas también se encuentra en el olvido total, tanto por parte de las autoridades locales y federales, como por los pobladores quienes pasan junto a ellas sin saber que están en presencia de sitios muy importantes en la historia de México.

“Me parece que una tarea pendiente para el próximo año que sería el 210 aniversario del inicio de la independencia valdría la pena darle un mantenimiento a estas cabezas, que finalmente son marcadores del patrimonio y de la historia que debemos conservar”, concluye el historiador.

Nuestra foto principal es de una de las estelas que se encuentran en el municipio de Aculco, Estado de México, a un costado de la avenida Miguel Hidalgo.
La fotografía comparativa antigua pertenece a las páginas de este diario del año 1960 dentro del departamento de Artesanías del INBA, mientras que la fotografía actual es de 2019 y es una de las estelas que están en Acambay, Estado de México, debido a restauraciones, la base es de basalto (piedra volcánica con la que hacen los molcajetes) y la cabeza está pintada y en dirección opuesta a la original. La foto principal y la actual son de Patricia Plata Cruz.

Fuentes:
Hemeroteca EL UNIVERSAL
Carlos Herrejón Peredo. La Ruta de Hidalgo.
Entrevista a Angelica García M. Historiadora por la UACM
Entrevista a Juan Carlos Esparza Ramírez, maestro en historia de México u profesor del Claustro de Sor Juana.