Insurgentes, la avenida que creció con la CDMX

Mochilazo en el tiempo

Insurgentes cruza de norte a sur la CDMX y a lo largo del tiempo ha tenido otros nombres como “Ramón Guzmán”, “Olivo” o “Mejía”. Se tiene registro del inicio de su construcción desde el siglo XIX por etapas, de las cuales da cuenta su variada historia y arquitectura. Aquí un breve recorrido por esta importante vía capitalina

0_principal_insurgentes_80._el_universal.jpg
La Avenida de los Insurgentes desde el mirador del Hotel de México en agosto de 1970. Se admira gran parte de la también llamada “Ciudad de los Palacios”. Archivo EL UNIVERSAL.

Texto: Carlos Villasana y Ruth Gómez

La Avenida de los Insurgentes es una de las arterias más representativas de la Ciudad de México, mide 28.8 kilómetros de longitud y permite que millones de personas transiten diario la capital de norte a sur.

Si hiciéramos un recorrido por esta avenida en el pasado encontraríamos espacios que han quedado atrás en la memoria colectiva, algunos que han cambiado y otros que desaparecieron.

Por ejemplo, muchos recuerdan con nostalgia los años 70 y 80, en los que estuvo de moda acudir a los restaurantes Vips, situados en distintos puntos de la avenida Insurgentes, a tomarse un cafecito, con “refil” incluido, en compañía de los amigos.

Otros no olvidan las hamburguesas del restaurante Tomboy a unos pasos del Parque Hundido. Para los niños también estaba “El Mundo Feliz”, muy cerca de la famosa juguetería “Ara” y el curioso y llamativo restaurante “Los Comerciales”, en el que todo se valía.

También lee: Cuando comer hamburguesas estaba de moda

Para los que gustaban de bailar y cenar, el restaurante panorámico del Hotel de la Ciudad de México, hoy World Trade Center, era una muy buena opción para  disfrutar  de la música. Cruzando la cuadra se encontraba el famoso “7 Happy” de comida asiática, que encantaba a chicos y grandes.

Los amantes del rock en los 80 encontraban un lugar de reunión en Rockotitlán, a unos pasos de la enorme avenida. Otro punto de encuentro fue la discoteca Hip 70, también sobre Insurgentes. Al llegar a la esquina con Félix Cuevas, nadie se podía perder la vista de la fuente y los chorros de agua del Puerto de Liverpool, sin olvidar su gran árbol de Navidad en  épocas decembrinas. 

También lee: Hip 70, la tienda de discos que fue refugio del rock desde 1968

1_insurgentes_tranvia_colonia_roma.jpg
 La colonia Roma en los años 70 vista desde avenida Insurgentes, donde en aquellos años había tranvías en ambos sentidos. El de la imagen tenía la ruta de Glorieta Chilpancingo. Archivo El Universal.
11_insurgentes_60._el_universal.jpg
La avenida Insurgentes frente al cruce con Génova a finales de los años 60, durante la construcción de la glorieta del Metro. A la izquierda se encuentra el cine Insurgentes, todavía con la fachada original que poco después fue recortada. Archivo EL UNIVERSAL.

El cine Manacar que compartía instalaciones con la no menos popular Librería de Cristal. Para los seguidores del teatro, desde entonces está el Teatro de los Insurgentes, que durante los Juegos Olímpicos de 1968 fue temporalmente sede de las competencias de halterofilia.

Hablando de sedes olímpicas,  no podemos dejar de mencionar la pista de hielo Insurgentes, que se encontraba donde hoy vemos la Plaza Inn, y que fue sede de la lucha olímpica aquel 1968. Ahí, muy cerca, llegamos al Monumento a Álvaro Obregón, que por mucho tiempo exhibió en su interior la mano que el ex presidente perdió por un cañonazo durante una batalla en la Revolución.

Y es que “desde la carretera a Cuernavaca hasta la salida a Pachuca, esta avenida aglutina todos los años, las formas, los modos y las crisis de la ciudad que atraviesa”, escribió el periodista Pascual Salanueva Camargo hace 20 años en EL UNIVERSAL.

En este aspecto, en entrevista el investigador Rodrigo Hidalgo coincide y explica que: “Es muy interesante porque cada tramo tiene una identidad propia según las zonas y las colonias que atraviesa”.

Compara el antes y el después deslizando la barra central (clic aquí para ver más grande)

 La avenida Insurgentes vista hacia el norte desde el cruce con Tabasco en los años 40. La primera construcción de la izquierda aún existe; en la siguiente cuadra destacan un par de casas donde ahora hay un Sanborns y un edificio de oficinas, y hacia el fondo, el del anuncio de Corona estaba en la esquina con Durango y desapareció tras los sismos de 1985. Colección Carlos Villasana. Diseño web: Carlos Sandoval.


Un poco de sus orígenes

Su traza se remonta a mediados del siglo XIX, cuando estaba conformada por antiguos caminos intermitentes, cada uno de sus tramos ha tenido múltiples nombres e historias.

De acuerdo con el investigador Rodrigo Hidalgo, un primer momento de la actual Avenida Insurgentes se puede ver en el Plano de la Ciudad de México de 1867, con dos trechos ya definidos:

“El primero era parte de la ruta de ferrocarril a Tacubaya, que tuvo una estación en la actual esquina con la Avenida de la República, frente a la antigua Colonia de los Arquitectos; el segundo era un camino dentro de la Hacienda de la Condesa que continuaba el mismo trazo al sur de la avenida Chapultepec. A partir de 1902, con el fraccionamiento de la colonia Condesa, este último se convertiría en la avenida Veracruz, ahora llamada Insurgentes Sur”.  

7_insurgentes_sur.jpg
El cruce de Insurgentes Sur, Yucatán y Medellín, en la frontera de las colonias Roma e Hipódromo, en una postal de los años cuarenta. Colección Eduardo Zárate.
16_insurgentes_sur.jpg
La colonia Hipódromo en la década de los 80, con el cruce de Insurgentes, Michoacán y Coahuila en la parte inferior derecha. A la izquierda se encuentra el Parque México. Colección Eduardo Zárate.

También lee: Cuando la Condesa era una pista de carreras para caballos

El segundo momento se encuentra registrado en el Plano Oficial de la Ciudad de México, publicado por la Compañía Litográfica y Tipográfica S.A. en 1900, donde había un tramo medianamente trazado que atravesaba el Paseo de la Reforma y ostentaba el nombre de “Ramón Guzmán” para más adelante cambiar a “Camino Particular de los Ferrocarriles del Distrito”.

Estos nombres prevalecieron por muchos años, Rodrigo Hidalgo comenta que en la Guía Flecha de 1955 aún se mencionan las vialidades “Ramón Guzmán”, “Mejía” u “Olivo”, hacia al norte de Reforma.

Por su parte, según Salanueva hay diferentes versiones sobre los orígenes de Insurgentes, algunas apuntan que tuvo sus inicios en febrero de 1903, cuando el ayuntamiento de la ciudad y la compañía Colonia de la Condesa S.A. firmaron un contrato para urbanizar la colonia.

“A diferencia de otras arterias, la avenida Insurgentes nació como lugar exclusivo para los nuevos ricos que habían medrado con la Revolución. Incluso, muchos años después su extremo norte, surgiría como una importante anexión para comunicar con el resto de la ciudad a los habitantes de la colonia Lindavista, cuyas casas pretendían equipararse con las de las zonas residenciales del este de Estados Unidos”, expuso el periodista.  

5_insurgentes_1931_el_universal_ilustrado.jpg
6_insurgentes_roma-1932.jpg
Tramos de Avenida Insurgentes en 1931 y 1932. La primera foto describe que “los arbolillos” daban una sensación de estar observando un “paisaje tropical”. En la segunda ya se considera una las principales vías de la ciudad. EL UNIVERSAL ILUSTRADO.

¿Por qué se llama Insurgentes?

No se cuenta con un registro exacto sobre cuándo la avenida de los Insurgentes empezó a llamarse de esa manera, pero algunas noticias o anuncios publicados en el Gran Diario de México a partir de 1916 ya se referían a esta vialidad como “Insurgentes”, al menos en algunos tramos de la actual avenida.

Este diario publicaba en 2001 que José Antonio Suárez, un vecino y aficionado a la historia de la colonia Roma, decía que en 1921 adquirió su nombre como consecuencia de los preparativos por el centenario de la Independencia, cuando se le puso a un tramo el nombre de Insurgentes:

“Le cambiaron el nombre a una calle que se abre entre Sonora, Agustín Melgar y la avenida Veracruz. Se basaron en un hecho histórico: fue lo más cercano que estuvo Miguel Hidalgo de entrar a la ciudad de México."

4_insurgentes_30._el_universal.jpg
Vista de la Avenida de los Insurgentes en los años 30. Archivo Fotográfico EL UNIVERSAL.
15_insurgentes_anos_40._coleccion_particular_0.jpg
El cruce de Insurgentes, Chapultepec y Oaxaca en la década de los 40. Las casas del lado izquierdo aún existen ahora ocupadas por distintos negocios; al fondo destaca el cine Insurgentes, cuya fachada después fue recortada para construir la glorieta del Metro Insurgentes. Colección particular.

Su expansión significó la urbanización capitalina

Según el arquitecto Jorge Legorreta, la expansión de la avenida Insurgentes en las primeras décadas del siglo XX significó la urbanización de muchas zonas de la capital: 

“Podemos decir que Insurgentes conserva una arquitectura de 20 siglos, si empezamos por Cuicuilco, que es del siglo I. Y nos lleva al siglo IV si nos vamos a San Juan Teotihuacán, porque Insurgentes es la vía que nos saca a ese lugar; entonces, si consideramos que cerca de Insurgentes está Tlatelolco, perteneciente al siglo XIV, podemos decir que por lo menos la parte más contemporánea de Insurgentes tiene siete siglos de arquitectura”, considera el arquitecto.

2_insurgentes_raza_setenta._coleccion_carlos_villasana.jpg
 La avenida Insurgentes Norte, el Monumento a la Raza y sus alrededores en una toma de los años sesenta. Colección Carlos Villasana / "Ciudad de México, 1952-1964".

En la película “El Revoltoso” (1951) protagonizada por Tin Tan, se aprecia Insurgentes Norte y la base del Monumento a la Raza.

La avenida fue prolongándose en ambas direcciones a lo largo del siglo XX, siguió tanto el crecimiento de la ciudad como el surgimiento de nuevas colonias; sin embargo, se interrumpía según las zonas por las que pasaba, por ejemplo: en la vieja estación de Buenavista, en los ranchos ubicados al sur del Río de la Piedad y también al llegar a San Ángel.

También lee: Los ríos de la capital que ya no vemos

En enero de 1922 se anunciaba en EL UNIVERSAL que la “calzada” de los Insurgentes se extendería en línea recta desde “México a San Ángel”, cruzando por Reforma y las colonias Roma y Del Valle. Este nuevo tramo de ocho kilómetros se prometía como la avenida más hermosa de la capital ya que tendría gran anchura, con árboles en los costados, contaría una moderna pavimentación, además de una iluminación de gran potencia.

En aquel entonces se decía que la extensión de la avenida beneficiaría a los pueblos de Mixcoac ya que atraería a gente a visitar esta zona. El tramo fue inaugurado el 2 de noviembre de 1924 a las 11:30 de la mañana por el entonces presidente Álvaro Obregón, quien se transportó en ocho minutos de la colonia Roma hacia San Ángel.

8_hoy_inauguracion_de_calzada_insurgentes_2_de_noviembre_de_1924.jpg
9_inauguracion_calzada_insurgentes_3_de_noviembre_de_1924.jpg
Publicaciones del 2 y 3 de noviembre de 1924 sobre la inauguración de la calzada Insurgentes. Fotos: Hemeroteca EL UNIVERSAL.

Previo a la extensión de la avenida hasta San Ángel que se hizo en 1924, esta vía iniciaba en Reforma y terminaba en el cruce con el actual viaducto Miguel Alemán.

Para 1927 se avisaba del término de la construcción de una glorieta sobre la avenida de los Insurgentes, que por cierto no es la que actualmente conocemos, donde entonces daba vuelta el tranvía para la colonia Del Valle y que tendría el propósito de embellecer la ciudad. La glorieta Insurgentes que hoy vemos surgió a fines de los años 60 con la construcción del Metro.

12_insurgentes_-_juarez_1932.jpg
En 1932 ya se le llamaba a Insurgentes una de las vías de “mayor importancia” de la capital, comunicaba las principales poblaciones del entonces Distrito Federal. Foto: EL UNIVERSAL ILUSTRADO.
13_primera_tienda_sears_roebuck_de_mexico.jpg
La multitud se congrega en las inmediaciones de la primera tienda Sears Roebuck de México,  ubicada en  la esquina de San Luis Potosí y la avenida de los Insurgentes, en la colonia Roma, el 27 de febrero de 1947, día de la inauguración. Colección Carlos Villasana.

Ya en la segunda mitad del siglo XX, alrededor de 1960, el trazo de la Avenida de los Insurgentes se parecía al actual y se reconocía como una de las vías más importantes de la capital, tanto por la movilidad como por ser un espacio comercial y de oficinas:

“Esto se puede notar en proyectos como el que diseñó el arquitecto Mario Pani en el cruce de Insurgentes y Reforma, pensado que fuera el nuevo centro de la ciudad, y aunque no se realizó, fue la pauta para crear más adelante la glorieta del Metro Insurgentes, que sigue siendo un espacio público muy emblemático y funcional para la convivencia popular. En varios momentos, esta avenida ha sido el marco perfecto para construir hitos urbanos: la Ciudad Universitaria, el World Trade Center y el Polyforum Siqueiros, el cine Manacar, Perisur, la Torre Insignia, la Villa Olímpica”, explica Rodrigo Hidalgo.

14_hotel_plaza.jpg
El Hotel Plaza, ubicado en el cruce de Insurgentes y Sullivan, en la década de los 70. Este edificio fue diseñado por Mario Pani en 1945, y es el único que se construyó del proyecto urbano para el crucero de Reforma e Insurgentes. Colección Carlos Villasana / "Mario Pani, arquitecto de su época”.
buenavista_e_insurgentes._cortesia_emmanuel_de_la_vega.jpg
La estación de ferrocarril de Buenavista alrededor de 1960, poco después de su apertura. Hoy este espacio es la terminal del Tren Suburbano y la plaza comercial Forum Buenavista; al frente se ve el cruce de Insurgentes Norte y Mosqueta. Imagen de la revista "Ferronales", compartida por Emmanuel de la Vega.

10_glorieta_insurgentes_70.jpg
Glorieta de los Insurgentes en los años 70. Colección Carlos Villasana.

También lee: La época dorada de la glorieta de Insurgentes


Una vialidad llena de contrastes

El reportero Pascual Salanueva afirmaba que sobre esta avenida se representan los contrastes de la capital, poniendo como metáfora a los altos edificios de oficinas o residenciales en el sur y la decadencia de aquellos que han estado abandonados por años en el centro o norte de la avenida:  

“Después de reptar por entre los abruptos montes, la sinuosa autopista baja rauda e irrumpe exhausta en el Distrito Federal, transformada en la avenida Insurgentes, cuya longitud —a partir del Monumento al Caminero y hasta las estatuas de los Indios Verdes— es de 30 kilómetros y medio; o entre 90 o 100, si se toman como sus extremos las ciudades de Cuernavaca y Pachuca, lo que la convierte en una de las más extensas no sólo del país, sino del mundo”, escribió.

19_indios_verdes.jpg
Uno de los llamados Indios Verdes en los años 50, cuando se encontraban en las en su tercera morada, la antigua Carretera a Laredo, hoy Insurgentes Norte. Colección Carlos Villasana.

Antes del Metrobús —inaugurado el 19 de junio de 2005—, la avenida estaba dividida por un camellón que en tramos contaba con arbustos o flores. Desde aquella época y hasta la actualidad, la avenida cuenta con monumentos, zonas o atractivos que han marcado parte de la historia capitalina.

El cambio más grande que tuvo la avenida fue la aparición de la actual glorieta del Metro inaugurada en 1969.

Glorieta de los Insurgentes en la película “Desafío Total” (1990) protagonizada por Arnold Schwarzenegger.  

Hoy algunos contrastes siguen siendo evidentes en Insurgentes, por ejemplo en la parte sur del viaducto la avenida conserva sus aires corporativos; mientras que el tramo hacia el norte se debate entre la vida cotidiana de las colonias que atraviesa: hay locales tradicionales y también diversos espacios de cadenas trasnacionales.

Esta dualidad es perceptible hasta pasar la Glorieta de los Insurgentes, que en su entronque con Reforma sigue presentando edificios de gran altura y algunos con muestras de la arquitectura de estos tiempos. Cruzando el Monumento a la Madre, la avenida tiene un estilo más “recatado”, con construcciones antiguas y en mal estado en algunas zonas.

En otros tiempos algunos lugares parecían muy lejanos, ahora convierten a Avenida Insurgentes en camino casi obligado para acudir a zonas como Ciudad Universitaria, el Estadio Universitario, al Centro Comercial Perisur o la Villa Olímpica, al tiempo que se disfruta de las esculturas de la Ruta de la Amistad. Así, un recorrido visual por varios sitios que ya no existen puede ser una buena excusa para transitar toda la avenida y redescubrir nuevas áreas de interés.

También lee: Así nació Ciudad Universitaria

17_colonia_roma.jpg
Un tranvía recorre la Avenida de los Insurgentes con rumbo al norte en 1972. A la izquierda, se encuentra la esquina con Tuxpan, donde se aprecia un espectacular de la cinta "La madrastra"; en el fondo destaca el edificio de Insurgentes 465, con un anuncio del desaparecido Banco Longoria. Archivo El Universal.

18_roma.jpg
 En esta escena de la película “Roma” (2018), se puede observar una recreación de la vida sobre Avenida de los Insurgentes, cuando existía el cine “Las Américas” en esta avenida y Baja California. Archivo EL UNIVERSAL.

  • Fuentes:
  • Rodrigo Hidalgo, investigador y cronista.
  • Archivo Hemerográfico EL UNIVERSAL.

Comentarios