Se encuentra usted aquí

Grupos de rock, cronistas de la CDMX y periferia

A finales de los años 80 surgieron en México bandas como Tex Tex, Haragán y compañía o Interpuesto, entre otras. Estos músicos lo mismo le cantan al amor que a la violencia y la vida diaria en las zonas marginadas
Rock nacional
24/05/2020
00:59
-A +A

Texto: Daniela Jurado Cano

En los 80 comenzaron a surgir grupos, sellos discográficos y espacios para apoyar al rock mexicano, como es el Estado de México, donde se ha mantenido vigente el llamado rock nacional como una forma de expresión. Ya en los 90 la radio hizo lo propio.

A continuación, vamos hacer un breve recorrido por la historia de este singular género musical.

En 1985 el señor Octavio Aguilera fundó la compañía discos y cintas Denver. Arrancó la empresa con el grupo Mara, la Banda Bostik y El Haragán y cía.

En entrevista para EL UNIVERSAL el hijo del señor Octavio, Christian Aguilera, comentó que las producciones representativas de este sello son las que van de 1990 a 1992, entre las que está el grupo Trolebús y otras bandas que estaban naciendo.

christian_y_octavio_aguilera_con_transmetal.jpeg
Christian y Octavio Aguilera del sello discográfico Denver con Transmetal. Foto: Cortesía/ Christian Aguilera.

El sello discográfico Denver siempre ha publicado a bandas de rock y de algunos otros géneros hermanados como el metal, el punk y el ska.

“Hace 7 años me dijeron que en 5 años iban a desaparecer los discos, ya pasaron 7 y seguimos de pie y más fuertes que nunca”, dijo Christian al preguntarle su opinión sobre el avance tecnológico y el disco en formato físico.

También enfatizó: “La banda rocanrolera sigue comprando discos, sigue apoyando a sus grupos. No es lo mismo que tu banda favorita te firme un disco a un celular o una funda. Es una tradición que los fans no dejan perder”.

Comparativa de la Banda Bostik (1991-2008). EL UNIVERSAL. Diseño web: Miguel Ángel Garnica.

Cristian creció yendo a conciertos, desde niño expresó que para él los rocanroleros son como cronistas de esta gran ciudad. Está contento de trabajar en una compañía a lado de su familia, no se ve haciendo otra actividad, por eso desea seguir apoyando al rock nacional como lo ha hecho Denver desde hace 35 años.

Marina Mejía, una joven estudiante de la UNAM, contó que desde muy chica se sintió atraída por esta música. Apenas tenía 4 años cuando ya cantaba Abuso de autoridad del TRI.

“Me gusta, porque desde siempre ha sido parte de mi historia. Supongo que debo ese gusto a mis hermanos mayores y a mi papá. Cuando escucho al Haragán me acuerdo de mi hermano Aldo que le gusta mucho; lo mismo me pasa con Tex Tex, recuerdo el día que mi hermana Lucy y yo los vimos en un Vive latino, ella me cargó en sus hombros cuando tocaron ͑Toque mágico.

¡Cómo olvidar el día que fui a ver al Haragán al Centro de convenciones Tlalnepantla sin permiso! Disfruté mucho esa tocada, aunque me hayan dado una regañiza”, nos compartió Marina.

marina_mejia_2010.jpg
Marina Mejía seguidora del rock nacional. Foto: cortesía/ Marina Mejía.

Ella considera que el público que va a estos conciertos se siente orgullosa de la banda a la que van a ver porque son del mismo lugar de donde son ellos. Se crea un sentido de identidad. Esa característica no la tiene cualquier banda de rock.

“Algo que los hace diferentes es la marginalidad. La mayoría de grupos son bandas que son de un barrio en los que hay narcomenudeo, violencia, robos. El Estado de México tenía el primer lugar en feminicidios por arriba de Ciudad Juárez. Eso es lo que se vive cotidianamente por allá, entonces ¿de qué van a ser las canciones?, de eso justamente”, expresó la alumna de la UNAM.

Hijos desobedientes

Después de 34 años ininterrumpidos de estar tocando en toda la República Mexicana y en algunos lugares del extranjero y de haber perdido a dos integrantes, el grupo Tex Tex proveniente de San Juan Ixtenco Tlaxcala, continúa activo.

José Luis Mujica Sánchez, "Chucho Tex", recuerda que desde el 79 él y su hermano Lalo estaban haciendo sus pininos, su ilusión era tocar al lado de Alex Lora y se les cumplió.

tex_tex_1.jpg
Tex Tex en un bar de la zona rosa llamado Osiris alrededor de 1992. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

A lo largo de su carrera también han compartido escenario con Aerosmith y ZZ Top. Nada ha sido fácil. Cuando quisieron tocar en Rockotitlán fueron como 10 veces a pedir la oportunidad hasta que finalmente los dejaron y les fue muy bien.

“Hay quien piensa que el rock mexicano nada más es de rock en tu idioma para acá, pero este rollo tiene una trayectoria desde Javier Bátiz, Three Souls in My Mind, Toncho Pilatos, Enigma, la banda Vago, entre infinidad de bandas”.

Lalo era ingeniero y Chucho estaba estudiando medicina, cuando les llamó el camino de la música. Sus padres pusieron el grito en el cielo al saber que sus hijos dejarían sus carreras y seguirían su pasión. Actualmente Tex Tex tiene grabados alrededor de 25 discos.

“Los hermanos de mi mamá fueron músicos, yo creo que ya era de familia, venía en nuestro ácido desoxirribonucleico el gen de la música. Cuando iniciamos nuestra carrera a la gente no le cuadraba el rollo de nuestra vestimenta, creían que íbamos a tocar ranchero, pero fue parte de tener una imagen, una identidad. Somos una banda que no se ha vendido, gente del barrio, del pueblo sabemos de dónde provenimos”, comentó Chucho.

chucho_tex.jpg
Chucho Tex. Foto: cortesía/ Peko bb.

Al final de la charla el también bajista y cantante de Tex Tex nos dijo que dedicarse a la música tiene sus altibajos, pero si se hace con pasión lo demás se va dando paulatinamente.

Rememoró cuando fueron a grabar el disco Te vas acordar de mí en Londres. Allá escribió la canción Me dijiste,  un tema que, dice con orgullo y agradecimiento, “nos ha dado de comer hasta la fecha como otros de nuestros éxitos”.

La necesidad de documentar

El director michoacano Alberto Zúñiga dirigió en 2016 un documental llamado En la periferia, en el que durante 10 meses acompañó a 8 bandas: Tex Tex, Juan Hernández y su banda de blues, Follaje, Luzbel, Transmetal, Rebel d´punk, Liran Rol y la Banda Bostik.

“Quien piense que el rock mexicano está muerto, no conoce el Estado de México ahí hay una industria muy potente. En un mismo fin de semana puede haber hasta 20 toquines”. Al trabajar directamente con las bandas, Zúñiga se dio cuenta de que los músicos tocan en todo tipo de espacios, a veces no están habilitados como escenarios convencionales.   

Alberto contó que una de las funciones principales del documental, además de la preservación, es la creación de nuevos públicos. “A este movimiento se le ha vilipendiado, se le ha hecho menos. En el Estado de México el rocanrol cumple una función social y cultural importante, es una válvula de escape. La etiqueta de rock urbano es peyorativa, allá hay gente con mucho talento. Los mismos músicos nos dijeron que prefieren que les llamen rock nacional”, añadió el documentalista.

en_la_periferia-322219309-large.jpg
Póster del documental En la periferia 2016. Foto: Cortesía/ Alberto Zúñiga

Esta película ha recorrido varias salas del país y del extranjero, también ha salido en TV UNAM y actualmente está disponible en YouTube para que todos la conozcan. En este documento sale el último concierto de Lalo Tex en Chimalhuacán y han quedado registrados algunos lugares importantes del rock nacional como: el Rincón Brujo, el Puente de fierro y el Centro Cívico de Ecatepec.

Un haragán muy chambeador

Por su parte, un hacedor relevante del rock nacional, Luis Álvarez, El Haragán nos platicó  que desde el inicio del grupo por allá de 1989 han sido una banda muy querida, el público se ha identificado con las letras de sus canciones.

“Los más chavos nos escuchan porque sus papás nos escucharon. Canciones como Él no lo mató, Muñequita sintética, Gran velocidad y Tuve un sueño, han sido simplemente episodios de mi vida que los hago canción”, dice Luis.

haragan03.jpg
Haragán y compañía con su primer disco 1990. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

El Haragán y cia. ha tocado en distintos lugares donde su vocalista ha visto a gente muy agradecida, que se entrega al momento del toquín, cantan, lloran, se desviven. En abril tenían planeado un concierto en el Auditorio Nacional, pero debido a la contingencia actual se pospuso.

el_haragan_1992.jpg
El Haragán y Compañía en 1992. EL UNIVERSAL.

La misa rocanrolera

Juan Carlos Rueda mejor conocido como “El Jinete” es un locutor que desde los años 90 ha buscado ayudar al rock nacional desde los medios de comunicación. Cuando trabajó en Radio 13 en un programa que se llamó “A la una, a las dos y a las tres” con Juan Manuel Hernández al principio y ya después con su entrañable amigo Huicho se dio cuenta que todo en la radio estaba saturado de rock tipo Caifanes, la Cuca y La Lupita. Por eso decidieron dar a conocer lo que nadie pone en la radio.

jinete_con_alex_lora_1994.jpeg
“Jinete” con Alex Lora en Radio 13 en el año 1994. Foto: Cortesía/ Jinete.

“Nos percatamos de que este nicho de música no tenía difusión. Fuimos y somos un mal necesario para la radio en México, porque todo lo que los demás llamaban rock marginal encontró en nosotros unos líderes de opinión. Cuando vino lo de Rock en tu idioma alguien marcó esa división entre el rock comercial y el rock subterráneo”.

El Jinete lleva 26 años de apostarle al rock en español. Cada viernes a las 10 de la noche hace junto con su equipo el programa Presta que se transmite en el 105.7 del IMER.

“Hay grupos nuevos, pero la gente que organiza los conciertos no los deja crecer. Eso ha hecho que el mal llamado rock urbano no crezca al nivel que debería estar. Se cree que son grupos que siguen tocando las mismas canciones, porque no se les está dando difusión en los medios de comunicación, no se les pone a competir a la par con otros grupos”, enfatiza Jinete.

jinete_2008.jpeg
“Jinete” en el IMER año 2008. Foto: Cortesía.

El objetivo principal de este comunicólogo ha sido ayudar a los grupos a crecer, a demostrar que son buenos músicos. Busca motivarlos a salir de su zona de confort. Nos recomendó seguirles la pista a grupos como Sangre Avándaro y Tatuaje vivo. “Si quieres estar fuerte y sano escucha rock desde temprano y así nunca vas a envejecer”, concluye Jinete.

En nuestra fotografía principal aparecen los miembros del grupo Interpuesto, 1991. EL UNIVERSAL.

Fuentes:
Archivo Fotográfico de EL UNIVERSAL.
Entrevistas: Marina Mejía, Chucho Tex, El Jinete, Christian Aguilera y Alberto Zúñiga.