Se encuentra usted aquí

Cuando ellas empezaron a llevar los pantalones

En el siglo XIX era extraño ver a mujeres con pantalón en la Ciudad de México; sin embargo, ellas se apropiaron de la ropa considerada sólo para hombres; hoy, después de casi un siglo la lucha sigue
Mujeres con pantalones
14/09/2019
00:00
-A +A

Texto: Janet Membrila
Diseño Web
: Miguel Ángel Garnica
 


Ser mujer y andar en pantalones por las calles de la Ciudad de México era un escándalo en las décadas de los años 20 y 30. La prenda que ahora portan comúnmente las ciudadanas, más que las faldas, provocaba severas críticas.

En textos de la prensa de aquellos años se leían columnas en las que se les juzgaba por ofrecer “un espectáculo de lo más antiestético” y hacer “un papel grandemente ridículo” por querer “imitar” a los hombres.

El pantalón es un invento sencillo que aparece como ropa subversiva en la Revolución francesa (1789-1799). Después de que los hombres de clases altas los portaban, luego marineros, campesinos y artesanos los comienzan a llevar.

la_moda_asi_0.jpg
La palabra “pantalón” proviene del apodo impuesto a los habitantes de Venencia, Italia, que usaban unos calzones largos; a ellos se les  llamaba “pantolini” por rendirle culto a San Pantaleón, conocido como “santo de los enfermos”. Artículo de moda en EL UNIVERSAL ILUSTRADO de 1930.

Pero, los varones eran los únicos que se presentaban en la sociedad con esa ropa. “Desde esa fecha hasta hoy, los hombres han utilizado el pantalón como marca de fábrica de su masculinidad”, dice Margarita Riviére en su libro Historia informal de la moda.

La periodista Margarita Riviére establece: “Todas las prendas, todas las modas, surgen de un conjunto de condiciones técnicas, económicas, políticas y sociales, y expresan, muy ajustadamente, la idiosincrasia de cada época”.

portada_01.jpg
 “¿Faldas o pantalones?”, en la prensa de esos años se leía el debate de qué ropa debían usar las mujeres porque se pensaba que con pantalón pretendían hasta suplantar a los hombres. 13 de octubre de 1927, EL UNIVERSAL ILUSTRADO.

En 1850 la feminista estadounidense Amelia Bloomer propuso un diseño de pantalón bombacho para mujeres, similar a los utilizados por los turcos, que se usaba debajo de una falda, a los que se les llamó “bloomers”. La idea surgió para que ellas se sintieran más cómodas, pero fue rechazada.

La historiadora Christine Bard en su libro Historia Política del pantalón considera que como prenda, “el pantalón es un símbolo” y cuenta la historia de que en el paso del siglo XVIII al XIX “es adoptado por los hombres de las clases superiores, mientras que se prohíbe a las mujeres”.

foto_9_13.jpg
Los pantalones comenzaron a usarse como un símbolo de rebeldía por parte de las mujeres y agrupaciones feministas que estaban en contra de la ropa establecida para el género femenino y masculino. Archivo/ EL UNIVERSAL.

Sin embargo, las extranjeras fueron pioneras en llevar los pantalones en Europa y Asia. El reportero Raúl Talán narra para El Universal ILUSTRADO recuerdos de su estancia en la ciudad de Shanghái, China, en 1934 donde describe la vestimenta excepcional de dos meseras jóvenes.

“Vestían  unas  como  pijamas, unos  pantaloncillos  de  seda  y  unas  blusas con  botones  hasta  el  cuello.  No  hay  que olvidar  que   en  China  las  mujeres  usan pantalones  y  los  hombres  unas  como  túnicas  que  semejan  faldas”, cuenta Raúl Talán.

Las actrices internacionales fueron quienes se atrevieron a portar pantalones e incluso trajes considerados “masculinos”; las más representadas fueron la alemana Marlene Dietrich y la estadounidense Katharine Hepburn.

marlenedietrich_104213427.jpg
La actriz alemana María Magdalene Dietrich, conocida como Marlene Dietrich, nació en Berlín, en el año de 1901. Fue reconocida en el cine de Hollywood en la década de los años 30; era una artista enérgica y polémica por usar trajes considerados masculinos. Archivo/ EL UNIVERSAL.

katharinehepburn_104213681.jpg
La actriz norteamericana Katharine Hepburn por primera vez en la pantalla vistiendo un pantalón, durante la película “Sylvia Scarlett” en el año de 1935. Katharine nació en Connecticut, en 1907 y también actuó para la pantalla grande de Hollywood. Archivo/EL UNIVERSAL.

En la década de los años 30 Marlene Dietrich, en una entrevista publicada en el gran diario de México, respondía a la pregunta de que por qué usaba ropa considerada para hombre: “En  primer  lugar, me  gustan  los  pantalones.  Usted no comprende  que  aquí en  Hollywood  casi todas las  actrices usan  pantalones,  sólo  que  no  me  explico por qué me han atribuido a mí exclusivamente esa moda”.


El pantalón llega a México

En el libro Historia Política del pantalón se menciona que durante las guerras “se produce una masculinización de la ropa femenina”; las mujeres, después de entrar al campo laboral de los hombres que se iban a la guerra -como en la Segunda Guerra Mundial- o asistir ellas mismas a los conflictos bélicos, se apropian de los pantalones.

Tal es el caso de la soldadera, Adela Velarde Pérez, en la Revolución Mexicana, a quien se le ve con pantalón, botas, sombrero y carrillera. Por ello, la frase Llevar los pantalones “es una expresión muy antigua que significa tener el poder, sobre todo en el universo doméstico”, dice la escritora Christine Bard.

mediateca_inah.jpg
Reprografía de Adela Velarde Pérez, soldadera mexicana. Crédito: Mediateca INAH.

Christine Bard menciona el miedo a las mujeres “masculinizadas” porque desestabilizaban la identidad varonil y si bien “se tolera una masculinización moderada, siempre se prefiere una feminidad de buena ley”.

En 1924 un grupo de mujeres de Oklahoma, Estados Unidos, se paseaban en la Ciudad de México vistiendo pantalón y con el cabello corto, de pronto unos oficiales mexicanos les pidieron que regresaran a sus hogares para vestirse con “ropas adecuadas”; el periodista Manuel Horta narra este suceso en EL UNIVERSAL ILUSTRADO, él las consideraba “mujeres marimachos” y sentenciaba: “¡Mire usted que venir con pantaloncitos a tierra mexicana…!”.

Sin embargo, la prenda se metió poco a poco en la vida de las citadinas, empezó a insertarse de forma discreta, con el uso de pijamas y de las “faldas pantalones”, usadas en la privacidad del hogar.  

moda1.jpg
18 de octubre de 1968. Desfile de modas en Paseo de la Reforma número 445. La información de la imagen indica que uno de los modelos que más gustaron en aquella exhibición de modas fue el de dos piezas -quesquémetl de encaje y pantalón; lo luce Alejandra, modelo de Lila Bath. Archivo/ EL UNIVERSAL.

Cuatro años después de la visita de las extranjeras, el semanario cultural reportaba el auge de las “faldas pantalones”, prenda a la que se le describió con la cualidad de “conservar la apariencia de las faldas y de no revelar su corte sino en el andar”.

Amy Linker, modista de Francia, hablaba de esta indumentaria que llegó a la ciudad en el año de 1928: “Una mujer, en un salón, en el restaurant, no importa dónde, no puede sentarse a su gusto sin temor de ser un punto de mira. Con este vestido, se puede permitir todas las poses…”.

Pero actrices y artistas mexicanas dejaron a un lado la simulada falda y comenzaron a mostrarse en público sólo con pantalones, entre ellas se encuentran Susana Guizar, Dolores del Río, María Félix y Frida Kahlo.

mariafelix01.jpg
Foto de la actriz María de los Ángeles Félix Güereña, conocida como María Félix, momentos antes de abordar un avión. Vivió en la Ciudad de México. Su personalidad causaba polémica por su carácter y fue un ícono del cine nacional. Archivo/ EL UNIVERSAL.

El periodista Carlos González Peña advertía en EL UNIVERSAL de 1939 sobre tener cuidado en no confundir, en las claras mañanas, cuando se veía venir a alguien en bicicleta y vestido de hombre porque en realidad podía ser mujer. “Por  lo menos,  en  tanto  que  a  los  hombres no  nos  pique  el  antojo  de  usar  falda;  que  todo  puede  ocurrir,  según andan  las  cosas  en  estos cochinos tiempos”, opinaba.


La falda era obligada

Hace 82 años era inconcebible que las niñas entraran a un plantel escolar si no era con falda. María del Pilar Soto Talonía, actualmente vive en la colonia Guerrero de la Ciudad de México y recuerda cómo le negaron el acceso a la escuela primaria por pretender entrar con pantalones cuando tenía seis años:

“Cuando mi mamá me fue a inscribir en la primaria, que en ese entonces se llamaba Fray Antonio Mástil de Jesús, en la Colonia Anáhuac de la delegación Miguel Hidalgo, no sé por qué se le ocurrió ponerme pantalón. En ese tiempo las niñas no usaban pantalones. La directora, una señora llamada Rosa de la Rosa, no me quiso inscribir, le dijo a mi mamá: vaya y póngale el vestido. Y no me inscribió hasta que lleve falda”.

maria_del_pilar.jpg
La señora María del Pilar con sus hijos en 1965, imagen de la segunda vez que volvió a usar pantalón después de que no le permitieron el acceso a la escuela cuando tenía seis años. Cortesía de la señora Pilar.

En junio de 2019 la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció una medida para que niñas y niños pudieran usar uniforme neutro, sin importar su sexo. De esta manera, las niñas podrían asistir en pantalón a sus clases y los niños portar falda si lo quisieran.

“Yo no me sentía mal de usar pantalón, mi hermano usaba pantalones y era más o menos de mi edad, pero en 1937 la directora se espantó de verme con pantalones”. Después ella no volvió a usar aquella ropa hasta sus 34 años de edad, “ahora digo qué cómodo hubiera sido andar con pantalones cuando yo era joven”, recuerda María del Pilar.

El Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred) declaró que la decisión de la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México para que el uso del uniforme en la niñez sea de libre elección “contribuye a desmantelar uno de los estereotipos de género que aún persisten en las instituciones: la idea de que las niñas deben vestirse de falda y los niños de pantalón”.

moda2.jpg
En la década de los años 60, en México, ya se presentaban modelos de pantalones acampanados para mujer y para hombre, en ese entonces tenían un costo de 119 pesos.

La escritora Clara Obligado habla de la moda en el libro Qué me pongo, en donde la vestimenta sirve muchas veces para diferenciar el sexo, nivel social y edad, “en ella se dibuja el mapa de nuestra época” y en el caso de las mujeres es “un palco desde el que observamos en perspectiva nuestro avance”.

Usar pantalón, vestido o minifalda ha sido parte del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, Clara Obligado lo señala: “La lucha de las mujeres por su emancipación estuvo marcada desde siempre por su actitud frente a la moda”.

moda_actual.jpg
“Mini, Maxi, o Pantalones; ¿hacia dónde irá la moda actual” se leía en las páginas de EL UNIVERSAL del 18 de octubre de 1970.

Nuestra foto principal es una composición retomada de EL UNIVERSAL ILUSTRADO del 27 de marzo de 1930, muestra el advenimiento de la moda a México: pantalones para usarse en casa y llevarlos en las playas.

La imagen comparativa antigua corresponde al artículo “¿Por qué se pretende resucitar esta moda tan antiestética? de EL UNIVERSAL ILUSTRADO de 1930. En la fotografía actual vemos a la joven Marisol Morales Raymundo portando un pantalón contemporáneo. 

Si quieres saber más de temas de moda en otras épocas lee:
 

Opinión

Cuando la mujer empezó a mostrar la pantorrilla

La moda femenina sigue cambiando a lo largo de los años, pero prevalece la presencia de la falda, prenda que en la década de los 20 causó polémica cuando empezó a ser cada vez más corta
Cuando la mujer empezó a mostrar la pantorrilla Cuando la mujer empezó a mostrar la pantorrilla

 

Opinión

Ellas se rebelaron contra el pelo largo

En los años 20 las mujeres se despidieron de las cabelleras interminables y fue todo un escándalo. Algunos estudiantes de la Facultad de Medicina y preparatorianos las acechaban para raparlas como castigo por su atrevimiento
Ellas se rebelaron contra el pelo largoEllas se rebelaron contra el pelo largo
Artículo

Así se sintió Lían, la niña que se atrevió a usar "uniforme neutro" para acudir a la secundaria

Lían Estrella, estudiante de 12 años, cambió la tradicional falda por un pantalón; "muchas veces no podía jugar o en el descanso, como no hay bancas en algunas escuelas, era más difícil sentarse en el suelo", dice
Así se sintió Lían, la niña que se atrevió a usar "uniforme neutro" para acudir a la secundaria Así se sintió Lían, la niña que se atrevió a usar "uniforme neutro" para acudir a la secundaria

Fuentes
Hemeroteca EL UNIVERSAL
Velasco, Laura, EL UNIVERSAL, “Una revolución femenina”, 8 de marzo de 2016, pp. U4.
Bard Christine. Historia política del pantalón, Tus Quets editores: España, 2012, 380p.
Obligado Clara. Qué me pongo, mujeres ante la moda, Plaza & Janés: España, 2000, pp. 24-57.
Riviére Margarita. Historia informal de la moda, pequeña enciclopedia de la moda, Plaza & Janés: España, 2013,117p .
Antes de Eva, “Amelia Bloomer, Por La Comodidad De La Mujer Y Su Derecho Al Sufragio”, 20 de febrero de 2017 [en línea]: http://antesdeeva.com/amelia-bloomer-la-comodidad-la-mujer-derecho-al-su...
Entrevista: María del Pilar Soto Talonía