Contrarreforma petrolera, salto al pasado... y al vacío

Mario Maldonado

Se busca regresar al monopolio estatal y recuperar para Pemex el control de todas las actividades relacionadas con petrolíferos

En su afán de pasar a los libros de historia como uno de los presidentes más reformadores, Andrés Manuel López Obrador prepara una nueva “expropiación petrolera”, prácticamente idéntica a la que en 1938 concretó Lázaro Cárdenas, según se ve en la iniciativa con proyecto de decreto para reformar la Ley de Hidrocarburos, parte de la cual adelantamos en este espacio el martes pasado.

De la misma manera que en los años 30, el general Cárdenas impidió la participación de compañías como la Royal Dutch Shell en la industria nacional de petrolíferos, López Obrador pretende suspender los permisos de manejo, almacenamiento, transporte, distribución y comercialización de hidrocarburos bajo el argumento de seguridad nacional o seguridad energética.

Al igual que en el caso de la CFE y la contrarreforma eléctrica, se busca regresar al monopolio estatal y recuperar para Petróleos Mexicanos el control de todas las actividades relacionadas con petrolíferos. Es una vuelta al pasado, a los tiempos previos a la reforma de Enrique Peña Nieto y al periodo previo al nacimiento del neoliberalismo.

La iniciativa no cancela de entrada los permisos de los privados, pero entrega al Estado la posibilidad de suspenderlos o revocarlos cuando la operación de estos presente irregularidades o riesgo para el país. Si tomamos en cuenta que la dependencia del sector energético hacia los combustibles del extranjero es muy alta —70% de los combustibles se importan—, el riesgo alcanza para que la 4T no deje un solo permiso en operación.

El discurso de “expropiación” es el mismo que hace 83 años: la defensa de los recursos que pertenecen a la nación. El general Cárdenas sólo expropió la infraestructura de las petroleras que explotaban recursos que el Estado era incapaz de extraer, por lo que la misma historia se augura en esta aventura de AMLO, con un Estado propietario y único encargado de esos recursos, pero sin la tecnología necesaria para sacarles provecho.

Sumado a lo anterior está la pérdida de inversiones por unos 250 mil millones de dólares que se proyectaban para el sector de hidrocarburos durante los siguientes 10 años. Se tendrán a cambios costos elevados por la revocación de contratos, los cuales se calculan en no menos de 50 mil millones de dólares.

En el ámbito laboral, la estrategia para borrar de un plumazo los 30 años del periodo neoliberal se ve igualmente incompleta, pues se ha decidido que las riendas del sindicato petrolero sigan en manos de Carlos Romero Deschamps, el mismo al que el presidente Carlos Salinas entregó la administración del contrato colectivo de trabajo, luego de deshacerse de Joaquín Hernández Galicia.

Los petroleros acusan que se sigue bloqueando el regreso a la otrora paraestatal de los trabajadores que acompañaron a la Quina durante su dirigencia en el STPRM, pese a que existen órdenes del Poder Judicial para proceder a su reinstalación.

Franco Veites Palavicini, subdirector de Recursos Humanos, se ha negado a acatar la reinstalación de Eliel Flores Ángeles, quien fuera destituido en el año de 1989 —como parte del llamado “Quinazo”— y reinstalado en su posición por mandato judicial el 6 de noviembre de 1992, como resultado de la demanda laboral 337/89 promovida ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

Flores Ángeles es el secretario General del Sindicato Nacional de la Empresas Productivas del Estado, mejor conocido como SNEPE, el cual no sólo amenaza con desplazar al STPRM como representación sindical, sino que amenaza la prevalencia de Romero Deschamps como un actor importante de la nueva expropiación.

Sospechas en el Indep

Al presidente López Obrador y al gobierno federal no les gustan las outsourceras que mientras afectan los bolsillos de los trabajadores a costa de sus derechos, ensanchan los propios a raudales. En esta esta tesitura está Asbiin SA. de CV., compañía que actualmente concursa por el aseo del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) con costos que sugerirían futuros problemas para cumplir con las obligaciones operativas y patronales, tanto frente al IMSS, de Zoé Robledo, como ante el Infonavit, de Carlos Martínez.

Pero no es el único problema en torno a la compañía registrada dentro del proceso IA-006HKA999-E54-2021, ya que para que la incluyeran como “posible proveedora” dentro del Contrato Marco que integró la Secretaría de Hacienda para adquirir este servicio a nivel federal, habría mentido al asegurar que se encargó de la limpieza en Grupo Pasatex S. de R.L de CV., ya que un notario público no encontró ninguna señal que lo acreditara al acudir al domicilio, situación que implica la entrega de documentos falsos. Se trata de una averiguación pendiente al interior de la dependencia que lleva Arturo Herrera, pero sobre todo de un fuerte indicio de sospechas contra la firma en el Instituto que dirige Ernesto Prieto.

Vacunas en Puebla

A pesar de las diferencias que existen entre el gobernador Miguel Barbosa y el rector de la Universidad Autónoma de Puebla, Alfonso Esparza Ortiz, la casa de estudios ofreció sus instalaciones para la vacunación contra el Covid-19 de casi 77 mil adultos mayores en la capital de aquella entidad.

La estrategia, que comenzará en la zona sur del municipio, contempla la aplicación de unas 38 mil 25 dosis del fármaco de Pfizer y otras 38 mil 400 de SinoVac en tres sedes de Ciudad Universitario, toda vez que la institución que lleva Esparza Ortiz recientemente concluyó nueve obras de infraestructura, las cuales rebasan los 5 mil 500 metros cuadrados que podrán utilizarse para evitar aglomeraciones y mantener las medidas de sanidad.

Desde el inicio de la pandemia, la BUAP ha trabajado en coordinación con las autoridades estatales y federales para atender la emergencia; de ahí que firmó un convenio con el IMSS para la atención de sus derechohabientes y llamó a su comunidad de las áreas de la salud a capacitarse para participar en la vacunación.

NYCE promueve donación

Con una unidad móvil de donación de sangre, NYCE, de Carlos Pérez, y la organización Blooders de los hermanos César y Javier Esquivel, promoverán la donación altruista del líquido, mediante una alianza que firmaron en donde el organismo mexicano hizo entrega de dicho vehículo que se movilizará por las ciudades del país, a fin de acudir a las empresas y realizar eventos de donación sin necesidad de que las personas interesadas en apoyar tengan que ir a un Banco de sangre.

Las transfusiones salvan vidas y mejoran la salud. Datos de la Organización Mundial de la Salud exponen que los niños y adultos mayores son los que reciben hasta 54% y 75%, respectivamente, de las transfusiones. Sin embargo, en México muchos pacientes que las requieren no tienen acceso a un donante compatible, aunado a que sólo 3% de los donadores de sangre lo hacen con fines altruistas y 97% restante lo hacen por necesidad de un familiar o un conocido, de acuerdo con el IMSS.
 

Twitter: @MarioMa
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios