Primera juez mexicana en la Corte Penal Internacional

Margarita Luna Ramos

A escasos 2 días de la conmemoración del día Internacional de la Mujer, se dio un acontecimiento de gran relevancia para nuestro país y, de manera especial, para las mujeres mexicanas. El nombramiento de la embajadora Socorro Flores Liera como Magistrada de la Corte Penal Internacional (CPI), para el periodo 2021-2030.

Apreciar esta trascendente designación, precisa referirme a cuál es la competencia de esta Corte, así como, a la brillante trayectoria de la hoy magistrada Flores Liera.

La CPI tuvo su origen, en el Estatuto de Roma, tiene su sede en La Haya, Países Bajos, y su competencia consiste en juzgar a quienes presuntamente han cometido: genocidio, crímenes de guerra, de lesa humanidad y de agresión, es decir, actos delictivos que el Derecho Internacional ha conceptualizado como delitos de suma gravedad.

Los intentos de establecer una Corte de esta naturaleza se remontan hasta la conclusión de la 1ª. Guerra Mundial, con el pretendido enjuiciamiento del Káiser Guillermo II de Alemania, por crímenes de agresión. Juicio que no llegó a concretarse. Sus antecedentes más inmediatos son los Tribunales Internacionales de Núremberg y Tokio, en los que se determinaron responsabilidades de militares, funcionarios, dirigentes y colaboradores del Tercer Reich Alemán y de Japón, por las transgresiones cometidas por personas originarias de estos países, durante la 2ª. Guerra Mundial.

La ONU, en sus inicios, realizó estudios para establecer una Corte en materia penal, que pudiera ser semejante o parte de su propio tribunal, la Corte Internacional de Justicia. Después de una serie de encuentros y discusiones, los representantes de los países miembros no llegaron a acuerdo alguno. No fue sino hasta 1998, después de los genocidios de Yugoslavia y Ruanda, cuando se celebró en Roma una reunión plenipotenciaria, en la que, en 1998, se acordó la creación de la CPI.

La magistrada Socorro Flores es licenciada en Derecho por la Universidad Iberoamericana, especializada en Derecho Internacional por la UNAM, ingresó al Servicio Exterior en 1992 y en 2012 fue nombrada Embajadora. Entre otros cargos, se ha desempeñado en la Cancillería: como Directora de Derecho Internacional; Coordinadora de Asesores en la Subsecretaría para Asuntos Multilaterales; Subsecretaria para América Latina y el Caribe. En el extranjero fue adscrita a las Misiones Permanentes de México ante la ONU; posteriormente, ante los Organismos internacionales con sede en Viena. En 2006-2007 fue jefa de la Oficina de la CPI ante la ONU; ha participado en diferentes negociaciones en materia de Derecho Internacional: Público, Penal y cambio climático y, en 2017 fue designada Representante Permanente de México ante los Organismo Internacionales con sede en Ginebra, Suiza. Es parte de la iniciativa Internacional Gender Champions, red que reúne a líderes de ambos sexos para romper las barreras de género.

Su propuesta para integrar la CPI fue ampliamente apoyada por los Estados miembros, sociedad civil y observadores independientes, obtuvo la calificación más alta del reporte de Expertos independientes de la Corte, así como el mayor número de votos entre los 18 participantes.

Acontecimientos que nos llenan de orgullo, pues implican el triunfo de una profesional del Derecho, que, en el tránsito de su trayectoria diplomática sobresaliente, construida con estudio, honestidad, dedicación y profesionalismo, abre camino traspasando nuestras fronteras, para dedicarse a la noble tarea de impartir justicia, como la primera Juez mexicana en integrar la CPI y la primera mujer mexicana en ocupar este sitial en un tribunal internacional. ¡En horabuena!

Ministra en Retiro de la SCJN.
@margaritablunar
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios