Ministro Miguel Montes García, en paz descanse

Margarita Luna Ramos

A los 83 años dejó de existir un extraordinario jurista, reconocido académico, político ejemplar, magnífico orador y gran ser humano

El pasado 17 de septiembre, la sesión del Pleno del Máximo Tribunal del país dio inicio con un minuto de silencio, con motivo del sensible fallecimiento del sr. ministro jubilado Miguel Montes García. A los 83 años dejó de existir un extraordinario jurista, reconocido académico, político ejemplar, magnífico orador y gran ser humano.

Desde muy temprana edad concatenó el estudio y el trabajo. Destacó como magnífico estudiante, y al propio tiempo descubrió ser poseedor de un don natural, un timbre de voz modulada, varonil y agradable que le permitió practicar la oratoria. Disciplina que le proporcionó una amplia cultura general y jurídica y en la que obtuvo los primeros lugares en diversos concursos, entre ellos uno organizado por la Universidad de Guanajuato y el Periódico EL UNIVERSAL. Fue el primer locutor de la Radio Universidad de Guanajuato.

EL Ministro Montes vió la luz primera en Jalisco, pero realmente fue hijo adoptivo y predilecto del estado de Guanajuato, en donde estudió la preparatoria, la Universidad e inició el desarrollo de una brillante carrera profesional. Fue procurador de la Defensa del Trabajo, presidente de la Junta Central de Conciliación y Arbitraje, director de Educación Pública y secretario General de Gobierno, dos veces diputado y presidente del Congreso Local y presidente del PRI.

Su personalidad política fue creciendo rápidamente y su prestigio trascendió las barreras Estatales. Fue dos veces diputado Federal, presidente del Congreso de la Unión y procurador General de Justicia del entonces Distrito Federal.

En 1991 fue designado Ministro de la Suprema Corte de Justicia, y adscrito a la 1ª. Sala, en donde realizó una encomiable labor. Su legado en este rubro germinó en su hija Mónica Montes Manrique, quien actualmente es Juez de Distrito en el Estado de Michoacán.

En marzo de 1994, el entonces candidato del PRI a la Presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio fue asesinado. Con ese motivo fue creada una Procuraduría Especial para la investigación del crimen. El sólido prestigio del ministro Montes, determinó su designación para llevar a cabo dicha investigación. Una vez concluida, regresó a la Corte, de donde se jubiló en 1994. Regresó a vivir a León Guanajuato, en donde su experiencia y conocimiento siempre fue aprovechada por la comunidad académica.

Sus pensamientos los plasmaba en una publicación periodística de Guanajuato que el ministro Montes denominó “Apuntes”, de la que retomo un pensamiento que resume su vida plena, honesta que concluyó con la paz que suelen tener los seres humanos justos.

A esta nota el ministro Montes la tituló: “Felicidad. Tengo razones suficientes para considerar que soy un privilegiado, disfruto de la amistad y estimación de muchos amigos talentosos de los que aprendo cada día cosas interesantes y me enseñan también la fácil ciencia de vivir aprovechando las condiciones favorables que nuestra circunstancia vital nos otorga. Tengo una familia integrada por mis hijos, mi esposa y mi hermana, ha sido mi respaldo y apoyo que me ha permitido con tranquilidad dedicarme a mis tareas profesionales y aficiones… Dentro de la relatividad de lo humano puedo asegurar que soy feliz y procuro que lo sean quienes conmigo tratan y quienes de mi dependen. El esfuerzo de mi trabajo me proporciona tranquilidad y alegría”.

Nuestro más sentido pésame a su esposa la sra. Alicia Manrique, su hermana Elisa y a sus hijos: Mimí, Miguel, Mónica, Mily, Silvia, Sofía y José Ramón.

Ministra en Retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
[email protected] @margaritablunar

Comentarios