Se encuentra usted aquí

En época de vacas flacas

17/02/2020
01:24
-A +A

Gabriel Casillas con su equipo de expertos de Banorte que dirige Marcos Ramírez y preside Carlos Hank, obtuvo el premio Refinitiv StarMine de la agencia Reuters en cuanto a precisión de las proyecciones económicas en nuestro país. Es de felicitarlos y reflexionar en lo que pronostican, para el año que vivimos y los venideros, que se ven muy cuesta arriba.

Rompieron los de Banorte un poco aquel paradigma de que en esa profesión la mitad del tiempo se pasa pronosticando y la otra explicando por qué no se cumplieron las proyecciones.

Aprovechando el viaje, a mí me parece que en la época actual es muy de tomarse en cuenta entre otros temas, el que una amplia gama de productos y servicios se han trasladado de la era de la producción masiva a la individualizada; la masiva se gestiona con control centralizado y el conocimiento especializado; la individualizada, con la acción descentralizada y autónoma, las ofertas de productos y servicios estandarizados se remplazan por ofertas ad-hoc para cada cliente.

La lógica de organizarse por funciones se mueve a hacerlo por procesos.

Los habilitadores que han provocado el cambio entre otras son las herramientas de tecnología de información que inducen la comunicación al instante; la digitalización de procesos y respuestas más rápidas a los usuarios, según sean organizaciones con o sin fines de lucro y, desde luego; la mentalidad actual que implica tomar decisiones de manera más rápida.

Con todo lo anterior subsisten obstáculos que impiden flexibilidad en las organizaciones entre otros:

Falta de claridad en la dirección, desalineación de los ejecutivos y operarios, pobre rendición de cuentas, lenguaje inconsistente, opacidad, recursos limitados y falta de herramientas y habilidades.

El impacto de las situaciones anteriores se refleja en la gran cantidad de trabajo que no agrega valor a la inversión de tiempo y dinero de la organización, pudiendo relatarse muchas historias de terror, de quienes han invertido cantidades espectaculares para digitalizar los procesos o reorganizarse y al final el resultado pírrico es que el dinero, literalmente, se fue por la tubería o a las manos de quienes no aportaron un ápice a la rentabilidad.

Los fundamentos de la organización se deben repasar:

¿En qué tipo de organización estamos?, ¿Cuáles creencias guían nuestra conducta?, ¿Por qué quisiéramos fuera reconocida nuestra organización?, ¿Cómo definimos las metas con indicadores de resultado?, ¿Cómo medimos los avances en el tiempo en su materialización?

Su clara respuesta, por escrito, mostrará las aspiraciones de la organización en el futuro a corto, mediano y largo plazos.

Muchas de las respuestas tal vez las encontraremos en los procesos contenidos en el modelo de negocio; para hacerlo, algunas organizaciones optan por trazar la arquitectura de su organización e identifican específicamente los procesos sustantivos y los de apoyo. Las actividades funcionan de manera cruzada a través de procesos interdependientes.

Para identificar los procesos de la organización se debe responder ¿qué rutinas de trabajo son en las que debemos ser excelentes al ejecutar para obtener los beneficios que nos permitan afirmar que estamos en el rumbo correcto?

Es necesario definir indicadores para evaluar la efectividad de los procesos sustantivos y los de apoyo, midiendo, entre otros aspectos, tiempo, costo y calidad.

Tener claridad y disposición para cambiar el diseño de una organización que permita tornar la producción masiva en individualizada, pudiera acarrear el éxito.

La reflexión es que cada vez más necesitamos ejecutivos y operarios que asuman decisiones de acuerdo con políticas claras y no quienes esperan permiso para actuar y no tomar responsabilidades, deteriorando la velocidad de acción y competencia.

Lo anterior pudiera impulsar flexibilidad tan necesaria en tiempos modernos y que de acuerdo el equipo económico de Banorte, serán financieramente complejos y alguien dirá y cuando no, ya veremos diría un ciego y Reuters a todo pasado calificará su precisión, que no quepa duda.

Profesor de asignatura del ITAM, Consultor y Consejero de empresas y miembro por varios años del Consejo Internacional de The Strategic Leadership Forum.

Wu 552300 4668
 

Luis Ramón Carazo
Profesor de asignatura del ITAM, consultor y consejero de empresas y miembro del Consejo Internacional de The Strategic Leadership Forum.