Resiliencia de la infraestructura educativa

Jorge Javier Jiménez Alcaraz

Sumando diversas interpretaciones, la resiliencia es la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse para volver, mediante diversas acciones, al estado original de las cosas.

En este punto, la ingeniería tiene asignado un papel fundamental en la revisión estructural y en la resiliencia de los planteles educativos para garantizar la seguridad de los niños, niñas y jóvenes que volverán a clases presenciales gradualmente, como lo plantea la maestra Delfina Gómez Álvarez, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En México se creó, en 1944, por decreto del presidente Manuel Ávila Camacho, una gran institución a la que se le encomendó la responsabilidad de construir escuelas para expandir la educación a todo el país: el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE).

En febrero de 2008, se extinguió al CAPFCE para dar paso al Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), que hoy enfrenta el reto de atender, en coordinación con los gobiernos estatales, a poco más de 262 mil planteles a nivel nacional.

Con el objetivo de establecer una visión estratégica para la atención de la infraestructura física educativa en el país, el Inifed alineó sus programas al Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024; al Programa Sectorial de Educación editado en 2020; a la Ley General de Educación expedida en 2019 y está en proceso de vinculación con la Estrategia Nacional de Ordenamiento Territorial, publicada por la Sedatu el pasado 9 de abril.

El Inifed, ahora en liquidación, tendrá pronto nuevo nombre y rostro, para dar continuidad a los programas de planeación en la rehabilitación y mantenimiento de los planteles educativos.

Ante el impacto en la economía por el Covid-19, las obras no pararon y con los diversos programas y fondeos que operan los estados y el Inifed (FAM, Fonden, PEF, fundaciones, fideicomisos privados, entre otros), se han generado más de 223 mil empleos de 2019 a marzo de 2021, en más de 4 mil 700 planteles.

Este es el nuevo reto del Siglo XXI para los profesionales de la ingeniería, cuya contribución al sector de la construcción, fue fundamental para el incremento de su producción en febrero de 0.5%, según datos del Inegi.

Los ingenieros y arquitectos con muchos años de experiencia, así como el personal afiliado al sindicato nacional de trabajadores de la institución -que ha tenido una actitud muy positiva, ante austeridad y restricciones presupuestales-, seguirán siendo el principal activo para las nuevas estrategias y políticas en infraestructura educativa por venir.

La educación a distancia implica creatividad para modificar espacios. En tanto, los funcionarios cambian y, al igual que las instituciones al servicio de la población, se transforman para servir mejor.

 

Vicepresidente de la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A.C.
Email: [email protected]
Twitter: @Ing_JJimenezA

Comentarios