Defendamos la ingeniería mexicana

Jorge Javier Jiménez Alcaraz

Uno de los fenómenos laborales que ocurren frecuentemente en los procesos de licitación y otorgamiento de contratos a las empresas postulantes ganadoras, es que cuando las compañías son de origen extranjero, normalmente llegan y participan con profesionistas no mexicanos, lo cual disminuye las posibilidades de desarrollo de ingenieros y arquitectos nacionales.

Por ello, es urgente formar un frente común para la defensa de las fuentes de trabajo nacionales mediante la creación de la Comisión de Evaluación de Proyectos Internacionales. Una de las estrategias será vigilar que los profesionales extranjeros comprueben ante las autoridades mexicanas su nivel académico y capacidades.

Otra, es reforzar la legislación vigente en la materia, considerando que las leyes y tratados internacionales sobre los profesionales de la ingeniería están por encima de las mexicanas, al contrario de lo que ocurre en los países de origen de los ingenieros extranjeros.

Tenemos a favor que conforme a la Ley Reglamentaria del Artículo 5° Constitucional, la profesión de ingeniero no es de libre ejercicio, por lo que los títulos obtenidos en el extranjero deben requerir el trámite de equivalencia de estudios, a fin de que se corrobore la igualdad, conforme a los planes de estudio del Sistema Educativo Nacional.

Sin embargo, los ordenamientos jurídicos en materia de contrataciones públicas son poco claros sobre los procesos que deben seguir las dependencias y entidades para corroborar la idoneidad de los especialistas que participan en los procedimientos licitatorios.

Es importante regular la participación de ingenieros de origen extranjero en obras de infraestructura en México, dando preferencia a la ingeniería nacional y promover ante la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) la creación de especialidades en materia de ingeniería para fomentar la internacionalización de ingenieros mexicanos.

Se debe considerar que los colegios de ingenieros y arquitectos son auxiliares de las autoridades en la materia, en virtud de que verifican la experiencia, grado académico y calidad de sus agremiados debido a que una buena parte de ellos tiene funciones de peritos y especialistas que vigilan el ejercicio profesional.
Una buena noticia es que el presidente Andrés Manuel López Obrador determinó que las secretarías de la Defensa y de Marina se encarguen de la administración de los tramos 1, 6 y 7 del Tren Maya, así como de los aeropuertos de Tulum, Chetumal, Palenque y el de Santa Lucía, lo que abre la puerta a profesionales nacionales.

Alternativas existen para defender las plazas de trabajo para los ingenieros y arquitectos nacionales y fomentar la exportación de talento mexicano. Nuestra ingeniería tiene un gran prestigio internacional, lo cual debemos hacer valer.

 

Vicepresidente de la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A.C.
Email: [email protected]
Twitter: @Ing_JJimenezA
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios