Sobreviviente...

Irma Vela

Françoise Gilot, pintora, amante y musa de Picasso, sobrevivió al pintor y a todos sus intentos de cerrarle las puertas, sin embargo, consciente de su talento y de su belleza, supo conjugar sus dones, con su carisma y con su inteligencia.

Y la vida, la llevó a seguir avanzando, con un estilo diferente, al cubismo de su mentor.

Sin embargo, Picasso buscó, por todos los medios, evitar que ella siguiera creciendo, cerrándole la entrada a muchas galerías.

Mujer independiente, muy preparada, educada en la Universidad de Cambridge, no le dio importancia, a lo que dijeran los demás.

Por el contrario…

A todos los obstáculos, les dio la vuelta, escribió un libro y lo utilizó para su beneficio.

Y se convirtió, en una gran guerrera, para poder continuar con su vida y lograr contar con un  renombre.
A pesar de Picasso…

Con su maestro, tuvo dos hijos y al dejarlo, tuvo dos matrimonios, uno con Luc Simon en 1955  y el segundo con el Dr. Jonas Salk, investigador y virólogo, quién, creó la vacuna Salk, contra la poliomielitis.

Nunca se limitó…

Françoise, fue, es y será, una mujer con carácter, que desde su juventud, tomó decisiones de vida, como dejar a un lado sus estudios de leyes y decidir ser pintora.

Y es que cada decisión, nos lleva a nuevos caminos, que nos llevan a abrir a un sinfín de puertas.

¡Y es que son tantas!

Estoy convencida, las oportunidades se presentan todos los días, todos tenemos dones y talentos, lo importante, es saber reconocerlos y usarlos.

Si no los utilizamos,

¿De qué nos sirven?

Por eso, admiro a los artistas, que se enfrentan al mundo, por una profesión, que de entrada, es un sueño…
A diferencia de otros oficios, que se consideran más estables.

Sin embargo, en el mundo del arte, se vive con las emociones a flor de piel, para sentir y percibir, el mundo que nos rodea.

Son personas muy evolucionadas.

El conjugar la sensibilidad y la inteligencia, los lleva a convertirse en seres creativos, que crean, comparten y dan su energía a los demás.

Y es magia pura, el ver, la conjugación de la inteligencia con la creatividad.

Los grandes artistas, que han pasado a la historia, se han convertido en empresarios o incluso en filántropos, al compartir sus logros, con los menos afortunados.

Y a su vez, cada día crecen más.

Y más.

Son como la espuma del mar, que crece y crece y llega hasta lugares recónditos, que no se espera.

Así son los grandes artistas.

Y es que, no es sólo la belleza, es la inteligencia, es la sensibilidad.

Es su esencia…

Por un decir,

Una analogía,

La arena del desierto, es la misma, no cambia…

Así es la esencia de las personas, su propia naturaleza humana y personal.

Tampoco cambia.

Y es la fuerza de la voluntad, la que nos lleva a la realización de los sueños.

Es el deseo, lo que nos mueve a lograr los desafíos.

El fluir con los obstáculos y comprender, que incluso, los podemos usar, a nuestro favor…

¡Y no es manipulación!

Si nos diéramos cuenta, que dentro del caos, el mismo conflicto que nos agita la vida y la convierte en un infierno, nos lleva a un camino nuevo.

Diríamos: Gracias.

Y muy a pesar de eso, cuando vamos atravesando, todo lo que no es de nuestro agrado, nos convencemos, que no hay de otra, que sólo nos queda, el seguir avanzando.

Y si nos preguntamos,

¿Por qué, se está gestando?

¿Todo esto?...

¿Tanto?...

Es que vienen cambios.

Y la misma divinidad, nos viene preparando.

A cada paso y a cada trancazo.

Y como todo en la vida.

Todo pasa.

Por eso no me extraña, que Gilot, sea una sobreviviente, porque, sabe guerrear, incluso, con la misma muerte. 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios