De cultura y otros paradigmas...

Irma Vela

¿Qué es cultura? Es el conjunto de creencias, valores, conductas, pensamientos y manifestaciones artísticas de un grupo de seres humanos.

Cada país tiene su propia cultura e incluso subculturas, en función de las tradiciones, usos y costumbres de las zonas que lo conforman.

Y a través del tiempo, las artes, como la pintura, la música, la escultura, el cine y el teatro, reflejan las creencias de cada época.

Es de admirar la belleza de la obra sacra, en la música de Bach, Händel y la pintura barroca, donde la búsqueda divina nos muestra el gran poder de la Iglesia católica durante el siglo XVII.

Conforme los descubrimientos en los continentes, se fueron incrementando, las colonias, conformaron su propia cultura.

Y el mundo se volvió un hermoso pañuelo, con tintes de colores subyacentes a cada lugar conquistado.

El mestizaje del cruce de razas, creó nuevos lineamientos, al conjugar las culturas. 

Un claro ejemplo es Brasil, cuyo mestizaje dio lugar a seres humanos con una belleza muy peculiar, el sonido del portugués como lengua, da origen a una música muy jacarandosa y sensual, creando el bossanova como un estilo de una combinación del jazz y samba.

En fin, la zona geográfica determina en gran manera, las estructuras del pensamiento, como es el caso de Alemania, donde son muy estructurados.

Y si nos vamos a la belleza de las ciudades, ninguna es más bella, que el lugar donde nacimos; ese sentido de pertenencia nos define y marca de por vida, al grado de reconocer el olor de la ciudad, al provenir de otro lugar.

Los hábitos en un mismo país cambian de norte a sur y de este a oeste y a pesar de contar con la misma nacionalidad, las costumbres e incluso las formas de ver la vida son diferentes.

Un claro ejemplo es nuestro país México, en el norte la vida es muy activa, mientras que en el sur la vida es mucho más calmada.

El centro donde está la concentración del poder, crea una subcultura, que vive muy aprisa, resultado de la sobrepoblación.

Mientras que en la costa, la gente es más abierta y como dice la canción: 

" En el mar la vida es más sabrosa".

Son tantas y tantas formas de pensar, que con las redes sociales, los pensamientos corren y recorren el mundo en un segundo, logrando unir los lugares más remotos, como si estuvieran a la vuelta de la esquina.

Lo que crea, que la moda, sea la misma en España, México y cualquier otro lugar, donde se encuentren las franquicias de fama internacional.

Las manifestaciones artísticas pueden ir desde un grafiti de una pared callejera, la melodía de un par de músicos de plaza, hasta los grandes museos que albergan celosamente, las obras de Picasso, Van Gogh y Dalí.

No hay límites.

Cada cabeza es un mundo y cada ser humano, en el proceso de irse convirtiendo en persona, crea cambios culturales en el mundo que lo rodea.

Incluso aquellos que desean ser diferentes, rompiendo enfoques y paradigmas, son los rebeldes, que incursionan en nuevos movimientos del pensamiento.

Y es tan refrescante ver esos nuevos modelos conductuales, que nos invitan a unirnos y seguir evolucionando en conjunto.

No basta con ser distinto, lo que importa, es la perspectiva, la dirección, que marca nuevos rumbos, como es el caso de los tecnócratas, que crean nuevas tecnologías.

Y son manifestaciones de la cultura, donde el cambio, es lo único constante y el deseo de ir a la raíz, nos lleva al pasado. 

Donde tomamos lo mejor del pasado y lo proyectamos a un futuro completamente nuevo.

Resultado de las mentes maravillosas, que se permiten soñar sin límites.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios