¿Y el invitado de honor?

Héctor González Iñárritu

Las Águilas volando alto o bajo siguen cosechando puntos, saben ganar, imponer condiciones y van a ser el rival a vencer en la Liguilla

Estamos en la última fase del torneo “Grita México” A21 y los equipos —salvo el América— se encuentran tratando de cerrar lo mejor posible para meterse a la “devaluada” reclasificación, no sin antes ser invadidos por la nostalgia de aquellos puntos que se perdieron en jornadas anteriores. Algunos de último minuto, otros por errores de concentración, cambios que no dieron resultado, la “famosa” falta de contundencia, el “no” merecíamos perder, exceso de confianza o —de plano— un mal planteamiento o un partido mal ejecutado. Hoy los extrañan y el uso de la calculadora se hace más frecuente en estos días, a tres fechas de que termine el torneo.

Las Águilas volando alto o bajo siguen cosechando puntos, saben ganar, imponer condiciones y van a ser el rival a vencer en la Liguilla. Los equipos del norte nada más no convencen; Monterrey lleva tres partidos consecutivos con derrota y jugando con un estilo totalmente desfasado a su plantel.

Independientemente de lo que pasara ayer en los cuatro partidos para cerrar la Fecha 14, y faltando sólo 12 puntos por disputar, existen solamente cuatro unidades de distancia del duodécimo lugar (Santos, 16) al cuarto sitio (Monterrey, 20), y a sólo un punto de distancia de los Guerreros están tres equipos (Pachuca, Querétaro y Juárez), con 15.
 

Para Liguilla directa hay tres equipos (Tigres, Cruz Azul y León) a un punto de distancia de los Rayados, con 19 puntos; un equipo (Puebla, 18) a dos, y tres equipos (San Luis, Chivas y Mazatlán, 17) a tres.

Como podemos ver, el torneo sigue vivo para la mayoría (incluso para Pumas y Necaxa), se vienen partidos que seguro provocarán morbo y emoción, pero sinceramente esperamos que vengan acompañados de más calidad e intensidad. Desafortunadamente, no ha sido un torneo brillante, el gol ha faltado en muchos partidos (promedio bajo por juego) o ha sido muy escaso, y eso nos habla de los planteamientos cerrados de algunos técnicos, buscando incisivamente no perder y tratar —en un chispazo—  poder ganar el partido.

Han faltado más apertura, más intensidad, más riesgo. Hay partidos con ritmo semilento, por no decir somnífero; se necesita más velocidad, ya sea con transiciones verticales rápidas o posesión con cambios de ritmo; la contundencia ha estado por debajo de la media y las oportunidades claras de gol por partido, también.

Un parámetro que no se ha podido mejorar es el tiempo efectivo de juego y eso nos habla de la lenta cadencia y eficiencia en el nivel.

En varias Ligas europeas (sobre todo la Premier) los entrenadores toman más riesgos y la mayoría de sus planteamientos son más ofensivos; no se diga en la Champions, donde hace dos días se anotaron 35 goles en ocho partidos, 4.3 goles por juego, siendo fortuito este promedio, pero confirma e ilusiona saber que cuando se debe salir a buscar el partido, donde no hay mañana o el torneo es corto (Liguilla), y esto va alineado a los planteamientos y el convencimiento de los técnicos de ampliar su riesgo. El espectáculo y la emoción que provocan en la afición es lo que hace al futbol el deporte más hermoso y fulgurante del mundo.

Existen el material y calidad para que esta próxima fase de reclasificación y Liguilla nos demuestre y nos brinde los partidos que todos anhelamos.

Champions.

Partidazo entre el Atlético de Madrid y el Liverpool, cuando parecía que The Reds arrollaban (2-0) en los primeros minutos, se aparecieron los del Cholo e igualaron el marcador; después vendrían las polémicas jugadas de penalti en ambos cuadros, las cuales fueron similares y el VAR sólo dio por buena la de los ingleses.

¡Cristiano Ronaldo y Lionel Messi nos siguen deleitando!

@hginarritu

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios