Sube y baja

Héctor González Iñárritu

Es el momento adecuado para volver a la normativa que permitía a cualquier equipo de la Primera División, tener y administrar una filial

Cambios inminentes y radicales se vienen en el futbol nacional, se termina el descenso y el ascenso durante 5 años en la Liga MX y en la de Ascenso.

A muchos no les va a gustar, pero después del diagnóstico real de la precaria situación de la división de plata, ahora viene un tratamiento agresivo. Desde mi punto de vista, este tema tiene dos aristas, el económico y el deportivo.

En el primer punto, todos sabemos de los múltiples problemas que han enfrentado la mayoría de los equipos que han ascendido en los últimos torneos, carecen de un respaldo financiero importante, no tienen la infraestructura adecuada, sus ingresos son mínimos; ya lo demostró el Tsunami que provocó el Veracruz que seguramente fue el detonador de estas decisiones; sin contar a Lobos BUAP y después Colima.

Los 12 equipos recibirán una especie de subsidio anual y con esto deberán mejorar sus procesos y su estructura administrativa para tener un proyecto sustentable. El nombre cambiaría a Liga de Desarrollo y podría negociar en conjunto un contrato de derechos de TV en mejores condiciones, a la vez que el campeón recibiría un premio económico para reinvertirlo.

La Liga MX estaría abierta a una EXPANSIÓN para aceptar a más equipos, siempre y cuando cumplan con todos y cada uno de los requisitos; como la honorabilidad de los dueños, la solvencia, origen de los recursos, capacidad de gestión , ingresos por patrocinios comprobables, etc.

El costo seria de 30 mill. de dólares. Ha sido muy difícil para La Femexfut y La Liga, el poder contar con grupos interesados de invertir en el futbol; dos de los que existían decidieron retirarse con un no muy buen sabor de boca, Grupo Imagen y Grupo Carso.

Leer también: La Concacaf no nos sirve a los mexicanos: Piojo Herrera

A nivel Liga MX, el último lugar de la tabla porcentual pagaría una multa hasta hoy de 120 mill. de pesos; estos cinco años servirían para que algunos clubes verdaderamente implementen una reingeniería para cumplir con los ideales de solvencia, estructura sólida, sustentabilidad, competencia y espectáculo, y no tirarse a la hamaca de la sobrevivencia como algunos.

Desde el punto de vista deportivo, va a ser una desilusión muy grande para la afición de Ascenso, pero deben de tener paciencia y comprender que este impasse será para tener una Liga más atractiva y competitiva.

Hablar de Liga de Desarrollo, significa que será de crecimiento y de fortalecer la última etapa de maduración del jugador. Tendrán que jugar cinco jugadores Sub-23 y seis libres, nacionales y extranjeros (se está analizando el máximo); los cuales aportarían su experiencia y con esto aumentaría el nivel de competencia; tenemos que reconocer que es muy positivo que existan torneos Sub-17 y Sub-20, pero al final, esta última categoría, no le ofrece al jugador una verdadera competencia ya que compite con los de su misma edad, y al llegar a primer equipo, la brecha no es corta y la adaptación no es tan rápida como se hubiera deseado, estamos hablando de la mayoría.

Hoy en el Ascenso, el promedio de edad es de 25.4 años, y esta tendrán que disminuirla con las nuevas reglas y es de esperarse que con jugadores de la Liga MX.

Pienso que es el momento adecuado para VOLVER A LA NORMATIVA que permitía a cualquier equipo de la Primera División, tener y administrar una filial ( Pachuca-Zacatecas); o tener, para el que lo desee, acuerdos o alianzas (America-Zacatepec ) con los equipos de Ascenso para poder tener jugadores jóvenes en esa división y que estos pudieran SUBIR Y BAJAR según las necesidades y objetivos del Cuerpo Técnico.

Se me viene a la memoria por mi paso en Tigres, que Jesús Molina jugaba en Tigrillos (filial) y en el primer equipo; el haber tenido esa competencia, definitivamente aceleró su proceso; todavía me voy mas para atrás y recuerdo a Moctezuma Serratos en mi paso por el América, fue campeón con San Luis (filial) ascendiendo a Primera y al día siguiente estaba en la banca con el América cuando se ganó el Campeonato en 2002, y así como ellos hay varios jugadores que se desarrollaron y crecieron en ese formato.

Hoy se podrían aprovechar a todos esos jugadores que ya no dan por edad en la Sub-20, pero que tienen potencial para terminar su maduración en esta nueva división, que seguro la aceleraría por el nivel competitivo y con esto se sustentaría el nombre de Liga de Desarrollo.

En España, es obligatorio tener filiales, estas están en Segunda A y Segunda B o Tercera donde el nivel competitivo es alto y los jugadores pueden subir y bajar a primer equipo hasta un máximo de 10 veces y a partir de ahí ya se quedan en el primer equipo en La LIGA, como ejemplo está El Castilla del Madrid.

Estos jugadores Sub-19 y Sub-21 de los equipos de La LIGA adquieren un gran nivel por la exigencia donde compiten y esto ha traido resultados excelentes para las Selecciones Menores del Pais Iberico en los Campeonatos de UEFA, ganando muchos torneos, y obteniendo ventaja porque sus rivales no tienen esta regla de filiales y de subir y bajar de division, lo cual les da otra dimension; Carlos Rodriguez de Rayados jugó prestado 2 años en el Toledo de 2da B y regresó con una madurez adelantada. }

Esperemos las resoluciones finales y que estas refuercen el crecimiento que ha tenido nuestra Liga.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios