La aviación mundial después del Covid-19

Gilberto López Meyer

Veremos ajustes importantes, por ejemplo, el modelo de los viajes de negocios podría reducirse sustancialmente por la situación económica

A lo largo del presente año hemos vivido en todo el mundo los efectos devastadores de la pandemia del Covid-19. El problema de salud pública es monumental y los efectos colaterales de la crisis han devastado economías enteras. Dentro de las industrias más afectadas se encuentra sin duda la aviación que es particularmente demandante por su estructura de costos, requerimiento de capital, nivel de exigencia técnica, así como la minuciosa regulación nacional e internacional.

En estos últimos meses, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), organismo especializado de Naciones Unidas encargado de regular la aviación a nivel global, ha realizado esfuerzos sin precedentes para lograr los consensos necesarios a fin de estabilizar y preparar la revitalización de la actividad aeronáutica de la manera más homogénea posible y en el plazo más breve. De la mano con la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales privados y públicos, así como con las principales autoridades aeronáuticas en el mundo, se trabaja intensamente en el desarrollo de estrategias para garantizar la protección de la salud de los pasajeros. El Consejo de la OACI, compuesto por 36 países incluyendo México, aprobó el pasado 9 de noviembre el segundo paquete de dichos documentos; solo con esa garantía se podrá reactivar la demanda de viajes que tanto necesitan las aerolíneas de todo el mundo, de lo contrario, muchas de ellas podrían estar fuera del mercado en los próximos meses.

Es muy probable que veamos una recomposición profunda del sistema de transporte aéreo en el corto y mediano plazo. Veremos ajustes importantes, por ejemplo, el modelo de los viajes de negocios podría reducirse sustancialmente por la difícil situación económica y por la irrupción de las tecnologías de comunicación a distancia que hemos visto crecer y afianzarse de manera impresionante en los últimos meses.

Enfrentaremos una inevitable consolidación de la industria, vamos a tener menos jugadores y quizás también menos alianzas globales de aerolíneas. Aún más dramático será que países, y tal vez regiones enteras, se queden sin aerolíneas que puedan atender sus necesidades, lo que obligaría a una inmediata revisión de políticas como el permitir derechos de cabotaje (viajes entre ciudades dentro de un mismo país) a operadores extranjeros que hasta el momento en muchos países han estado totalmente restringidos.

Probablemente, la única alternativa para mantener operando algunas líneas aéreas será que los gobiernos tomen el control y eventualmente la propiedad de ellas, tal y como sucedía en prácticamente todo el mundo hace 40 ó 50 años, o bien echar mano de la figura de asociación público-privada, que podría jugar un papel interesante en la reconfiguración de muchas empresas que de otra manera llegarían al colapso. Hoy más que nunca será necesario buscar iniciativas creativas y audaces, que permitan que el sector público y los capitales privados se unan en torno a acciones que pudieran salvar de la extinción a sistemas completos de transporte aéreo en muchos países.

La aviación internacional enfrenta un enorme reto en esta difícil coyuntura; para salir adelante es menester la búsqueda conjunta de soluciones y es la OACI el foro internacional más importante de todos porque es ahí donde se articulan todos los actores: Estados y sus autoridades aeronáuticas, aerolíneas, fabricantes, aeropuertos, organizaciones profesionales, proveedores de servicios de navegación aérea. Y es ahí también donde se lograrán los acuerdos inteligentes y visionarios que permitan definir el futuro de la hoy imprescindible actividad aeronáutica para las próximas décadas, tal como se hizo hace 75 años en 1944 en medio de la devastación de la segunda guerra mundial. Saldremos adelante.

 

Vicepresidente de Seguridad Aérea y Operaciones de Vuelo, a nivel global, de la IATA
Guardando favorito...

Comentarios