Una vergüenza, el arbitraje de la Liga MX

Gilberto Alcalá

Ya se ha jugado más de la mitad del campeonato y los arbitrajes cada vez están peor. Hoy, el arbitraje nos llena de vergüenza a todos

Ya se ha jugado más de la mitad del campeonato y los arbitrajes cada vez están peor, como lo que vimos en el Necaxa vs Guadalajara, en el que estuvo Erick Miranda. A este chico le quitaron el gafete internacional, seguramente por ser un mal elemento, y sigue demostrando incapacidad en los partidos.

Hay árbitros que deben dejarle la oportunidad a los jóvenes, y uno es Miranda, a quien le tienen que corregir la plana en todos los partidos. En el América vs Toluca, en el que estuvo Fernando Guerrero, no te explicas que se den jugadas tan claras de tarjeta roja y no lo llamen desde el VAR, porque para eso —aparentemente— se hizo esta herramienta tecnológica.

Puedes leer: "El paupérrimo nivel de la Liga MX"

En el Pumas vs Atlético de San Luis estuvo Adonai Escobedo, quien marcó falta cada que un jugador se cayó, y —al ver la repetición— te das cuenta de que no existió algo. A Carlos González, delantero de los universitarios, de repente le marcan faltas que no hay forma que uno entienda.

La realidad es que muchos silbantes sancionan algo que no pasó. Es cierto que a varios nos sucedió eso, pero también hay que tomar en cuenta a la gente que está en la cabina del videoarbitraje para que dé una mejor opinión.

En el Tijuana vs Cruz Azul estuvo Óscar Mejía, quien es de esos chicos a los que prefiero ver en el arbitraje, porque hay gente que ya no suma en esto y eso no es correcto. Hoy, el arbitraje nos llena de vergüenza a todos. 

[email protected]
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios