Un fin de semana sin complicaciones arbitrales

Gilberto Alcalá

Los juegos están en un tono bastante mediocre y no hay jugadas demasiado comprometidas. Eso sí, los silbantes siguen siendo dependientes del VAR

Fue una jornada sin demasiadas complicaciones para el arbitraje, porque los juegos —en términos generales— están en un tono bastante mediocre y no hay jugadas demasiado comprometidas. Eso sí, los silbantes siguen siendo dependientes del VAR. En el Atlético de San Luis vs Tigres, Diego Montaño no hizo un mal trabajo, pero no hubo grandes problemas.

En el Puebla vs Necaxa, César Arturo Ramos Palazuelos tuvo un partido para dormirse, sin jugadas complicadas en cuanto al tema arbitral. En el Mazatlán FC vs Querétaro, lo mismo para Marco Antonio Ortiz, quien dirigió uno de esos juegos cómodos, sin demasiadas situaciones que verdaderamente lo comprometieran.

El Toluca vs Atlas, en el que estuvo Eduardo Galván, fue un 0-0 terrorífico, sin algo bueno para que sea destacado. Eso sí, el videoarbitraje continúa siendo el protagonista para muchos equipos, como en el León vs Cruz Azul, en el que estuvo Óscar Mejía, quien sacó las tarjetas, pero los jugadores ya sabían que tendrían el apoyo de la gente en la cabinita, como sucedió con Rafael Baca, a quien se expulsó y —tras consultarlo con el VAR— se le quitó y sólo fue una amonestación.

Puedes leer: "Los infiltrados en el futbol mexicano"

En cuanto al gol de La Máquina, parece una buena decisión darlo por bueno, porque no era fuera de juego. Insisto en que los partidos han sido muy parcos y con decisiones muy tranquilas. En el América vs Pachuca, pasó lo mismo con Jorge Isaac Rojas, a quien ya estamos acostumbrados que el VAR le dirija los partidos, tal como sucedió antenoche en el Estadio Azteca.

En el Santos vs FC Juárez, con Luis Enrique Santander pasó lo mismo. Tuvieron que llamarle del VAR para que sancionara un penalti que no parecía tan complicado de sancionar si estuviera concentrado, pero como todos saben que —pase lo que pase— los van a rescatar, siguen arbitrando los partidos con bastante pena, sin más.

En el Monterrey vs Tijuana, Fernando Guerrero volvió a demostrar que es de lo mejorcito del torneo cuando se pone a trabajar, porque siempre ha tenido mucha calidad. Pero lo que llama la atención es que no pueden dejar de ser dependientes del VAR, lo que demuestra la falta de capacidad, personalidad, carácter de los árbitros, porque señalan muchas faltas y se les olvida que el futbol es un deporte de contacto, en el que no todos deben ser señalados como infracción.

[email protected]
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios