Termina uno de los peores torneos para el arbitraje

Gilberto Alcalá

Ojalá los chicos se pongan las pilas, que sepan que —dentro del terreno de juego— los árbitros son los que deben decidir, no el VAR

Afortunadamente, ya acabó la temporada regular, porque el trabajo de los árbitros fue de gran medianía durante prácticamente todas estas 17 jornadas que se jugaron. En el Pumas vs América, César Ramos fue fiel a su estilo e hizo enojar a todos, desde Santiago Solari —entrenador de las Águilas— hasta a cualquier futbolista.

Y ese es el gran problema al que hoy en día se enfrentan los silbantes, porque la gente, los directores técnicos, los directivos y los jugadores ya no les creen, lo cual va a costar muchísimo tiempo recuperarlo. Hemos visto manos clarísimas dentro del área que el árbitro no alcanza a observar.

Quisiéramos tener una opinión diferente, pero si el arbitraje va a seguir siendo tan inútil, junto con el VAR... Hoy en día, el árbitro que está vestido como tal dentro del campo, no sirve para nada, al igual que los asistentes, porque dejan correr todas las jugadas y después ven si —por ejemplo— fue fuera de juego o no, por lo que considero que se debe tomar una decisión bastante drástica en el futbol mundial, porque el videoarbitraje mal utilizado no ayuda a corregir el error humano, sino que hasta empeora la situación, lo cual no puede suceder.

Puedes leer: "¿Duele más la multa que el descenso?"

Ojalá los chicos se pongan las pilas, que sepan que —dentro del terreno de juego— los árbitros son los que deben decidir, no el VAR, porque —para cualquier cosita— de la cabina están llamando al silbante para poder checar las cosas.

Pasó el lunes anterior, en el Pachuca vs Santos, cuando Diego Montaño estaba claro de que no había penalti, estaba a dos metros de la jugada, pero lo mandan llamar y después cambia su decisión, y eso de estar modificando las determinaciones, cuando el silbante está en el mejor ángulo, deja mucho qué desear en su trabajo.

Ojalá que, en la Liguilla, todos los árbitros tengan la mejor de las suertes, porque vienen de uno de los peores torneos en la historia del futbol mexicano, porque de las 17 jornadas, 16 fueron muy mal dirigidas.

El deseo ferviente es que todo esto pueda revertirse en la Liguilla, cuando es el momento clave para los equipos, que sueñan con llevarse el título sin que algún factor externo haga diferencia.

[email protected]

 

 
TEMAS RELACIONADOS
VAR
Guardando favorito...

Comentarios