No hay árbitros para los partidos difíciles

Gilberto Alcalá

La realidad es que —hoy— la Comisión de Arbitraje debe estar preocupada, porque no tiene silbantes buenos

Apenas la semana pasada habíamos escrito que los árbitros no habían estado tan mal, pero volvieron a hacer exactamente lo mismo: depender del VAR, no comprometerse, no tener esa personalidad que se necesita para esto.

Es preocupante que en partidos tan serios, árbitros que se dicen de élite, como César Ramos —quien estuvo en el Mazatlán FC-León— o Fernando Guerrero, quien dirigió el Querétaro-FC Juárez, se metieron en problemas con sus decisiones.

Puedes leer: "Aguirre y Vegas se unen a la lista negra del fin de semana"

En el Tigres-Monterrey, Marco Antonio Ortiz tuvo una actuación que fue lamentable, incapaz de controlar la bronca que se generó al final, sin la personalidad necesaria para controlar la situación que se dio.

En el Atlas-Guadalajara, Fernando Hernández demostró que da una de cal y otra de arena, aunque esta vez no tuvo problemas. En el Cruz Azul-Atlético de San Luis estuvo Luis Enrique Santander, de quien ya sabemos que no tiene la capacidad para dirigir en la Liga MX, porque no te va a dar mejores trabajos de los que ofrece.

La realidad es que —hoy— la Comisión de Arbitraje debe estar preocupada, porque no tiene silbantes para los partidos serios, complicados. En el Clásico de clásicos, Guadalajara-América, no hubo problema alguno porque se dio una superioridad muy marcada del América. Marco Antonio Ortiz lo dirigió y aparentemente salió bien, pero porque no pasó algo en el juego. Cuando le sucedió algo, como el sábado en Monterrey, se le hizo bolas el engrudo. La realidad es que no hay árbitros que tengan la capacidad suficiente para lo que se viene en la Liguilla.

Te puede interesar: "Los hechos violentos en la jornada 16 de la Liga MX"

Ahora, en la última jornada de la fase regular algunos todavía buscarán estar en las finales, pero vamos a ver quiénes tienen realmente la capacidad para hacerlo, porque al ver a los que supuestamente son los menos malos, como Fernando Hernández, Fernando Guerrero, César Ramos, Marco Antonio Ortiz, Jorge Pérez Durán (quien suele hacer desastrosos partidos), Diego Montaño (quien nada más no levanta y hoy estará en el Pachuca-Santos), Óscar Macías, quien ayer tuvo un muy mal trabajo en el Toluca-América.

Es increíble que hagan las cosas tan mal, porque para eso les pagan, pero les tienen que estar dirigiendo el partido desde el videoarbitraje. Las jugadas más importantes de todos los encuentros las decide el VAR y casi siempre se las corrifgen, por su incapacidad.
Es lamentable lo que estamos viendo, previo a la última jornada y la Liguilla.

[email protected]

 

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios