El ridículo no sólo fue de Óscar Macías; también del VAR

Gilberto Alcalá

El trabajo de Macías fue lamentable, pero también dejó en claro lo que hoy es el arbitraje mexicano y el VAR, que son una vergüenza

Desde jueves, viernes y sábado, hubo arbitrajes de pena, vergonzosos, lastimosos, con falta de coordinación, compañerismo y profesionalismo por parte de la gente que trabaja en el VAR.

Ayer, en el videoarbitraje estuvo Diego Montaño, quien también es árbitro central, y dejó morir solo a Óscar Macías, quien es un potencial rival suyo en la lucha por recibir mayores designaciones.

En el Pumas vs FC Juárez, Macías tuvo una actuación de pena, junto con Andrés Hernández y Eduardo Acosta, porque la culpabilidad es compartida. Macías sí es el máximo responsable y estaba perdido, pero ¿qué hicieron sus asistentes?, y —lo más lamentable— Montaño, quien también es juez internacional y nunca apoyó a sus compañeros en las jugadas importantes. De los dos, no se hace uno.

PUEDES LEER: Los técnicos que rondan en Chivas para llegar al banquillo

El trabajo de Macías fue lamentable, pero también dejó en claro lo que hoy es el arbitraje mexicano y el VAR, que son una vergüenza. Basta con saber quiénes son los instructores, porque los mismos árbitros siguen dirigiendo.

Hoy en día, son seis árbitros por partido y ninguno tuvo la capacidad de decirle a Macías que lo estaba haciendo muy mal. Si esto no le sirve a Macías, deben darle las gracias.

[email protected]

 

 

TEMAS RELACIONADOS
VAR

Comentarios