Suscríbete

Solari y los traumas de los detractores

Gerardo Velázquez de Léon

Que haya dirigido al Madrid, que sea un flamante exseleccionado argentino, no excluye de la responsabilidad que conlleva el América

El nombramiento de Santiago Solari como entrenador del América fue mucho más allá que una simple noticia deportiva, fue el pretexto perfecto para demostrar el encono que se vive en nuestros días.

Puede gustar o no, claro que se puede cuestionar y por supuesto que es válido no estar de acuerdo con que el argentino sea el nuevo entrenador del América, pero de eso a inundar las redes sociales con insultos y adjetivos hirientes para quienes están de acuerdo con su contratación resulta vergonzoso, poco profesional y, sobre todo, una evidente falta de criterio, porque estar viviendo de lo que dicen los demás en lugar de centrarse en uno mismo, es solamente un altísimo complejo de inferioridad.

PUEDES VER: Los expertos opinan de la llegada de Santiago Solari al América
 
Solari dirigió al Real Madrid, equipo que desde su fundación ha tenido 48 entrenadores, algunos con segundas y hasta terceras partes. La exigencia para dirigir a este equipo es grande, no cualquiera lo consigue. Claro que la historia de Solari se debe juzgar por los resultados y no por las circunstancias, aunque su fracaso en Champions League se basó por tomar a un equipo que se desmoronaba por la estúpida decisión de Florentino Pérez de contratar en pleno Mundial de Rusia al entrenador de España, Julen Lopetegui, con lo que no sólo echó a perder a la selección, sino también al Real Madrid. Duró muy poco el vasco y fue Solari quien asumió el mando del equipo en medio de la peor época blanca, la primera temporada post Cristiano Ronaldo. Eliminados de la Copa del Rey por el Barcelona, en octavos de final de la Champions por el Ajax y tercer lugar en la Liga, algo imperdonable para las exigencias blancas.

El América hace bien en su contratación. Este medio tan exigente, pero tan poco estudioso, está siempre lanzando voces de que es un atropello el reciclaje de entrenadores, algo que el América evitó, aunque estuvo cerca de cometer el grave error de llevar a un entrenador que fracasó estrepitosamente con Cruz Azul. Además, tiene en su banquillo a un director técnico que dirigió al Madrid, el mejor equipo de la historia del futbol. No es poca cosa arriesgarse y renovar las ilusiones, tal como lo hizo Chivas hace algunos años cuando contrató a Matías Almeyda, que  fue una apuesta más arriesgada, al venir del modesto Banfield de Argentina.

El futbol mexicano necesita figuras que hagan ilusionar a los aficionados. Ahora bien, que haya dirigido al Madrid, que sea un flamante exseleccionado argentino, no excluye de la responsabilidad que conlleva el América; todo lo que no sea título es un fracaso, eso lo sabe Solari, ya lo palpó cuando pasó por México con el Atlante. Joaquín Balcárcel y Raúl Herrera, los hombres fuertes del equipo deben saber que no es suficiente con Solari, su plantel es de media calidad, lejos de Tigres, Monterrey y hasta de Cruz Azul, por eso esta parece ser una primera etapa de reestructura de un equipo que en dos años ha ido en picada.

Así que más allá de los insultos en redes, a quienes no tienen una vida, un criterio propio y deben ir insultando a quienes no están de acuerdo con sus conceptos, el tema Solari está muy claro.

@gvlo2008
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios